Uber ya gana más por traernos la comida a casa que por llevarnos de un lugar a otro: la pandemia nos ha cambiado

Uber ya gana más por traernos la comida a casa que por llevarnos de un lugar a otro: la pandemia nos ha cambiado
Sin comentarios

Uber podría ser un espejo de los cambios de hábitos que una pandemia que hace años dos años se estaba asomando nos trajo. Esta empresa, que llegó al mercado con la intención de revolucionar el transporte de pasajeros frente al sector del taxi, encontró con el confinamiento de 2020 un descalabro económico, que pudo compensar con otra unidad de su negocio: Uber Eats, su propuesta de delivery que nos trae a casa la comida (u otras cosas).

En los últimos resultados presentados por la empresa, este mismo mes, Uber dijo que el aumento de los ingresos y el retorno de los pasajeros en los últimos mese de 2021 mostraron que su negocio se estaba recuperando de la desaceleración causada por la pandemia. Pero donde vio su fortaleza fue en su servicio de entrega a domicilio.

Uber dijo que Uber Eats consiguió sostener el negocio durante los picos de casos de coronavirus, cuando su negocio de transporte en coche disminuyó. Uber Eats informó de que finalizó 2021 con 118 millones de usuarios durante el cuarto, un aumento del 27% respecto al año anterior. Todo esto a nivel mundial.

La evolución del negocio de Uber para pasajeros frente a Uber Eats se ve claramente en este gráfico, dividido por trimestres, hecho por BusinessofApps con datos de la empresa:

Firefox Xppqnoavqu

Aunque Uber ha sumado más usuarios cada trimestre desde el verano de 2020, los ingresos por movilidad no han vuelto a los niveles anteriores a la pandemia. Uber ganó 10.400 millones de dólares en 2019 con la movilidad, en 2021 el segmento generó un total de 7.300 millones de dólares.

Una tendencia pandémica que es ahora una apuesta

Uber

Cabe recordar que en verano de 2020 Uber Technologies registraba unas pérdidas de casi 1.500 millones de euros entre abril y junio, en los meses duros de la pandemia. Y mientras, el negocio de reparto de Uber Eats, creció un 103% sus ventas, hasta 1.211 millones de dólares llegando a ser por primera en el principal motor de ingresos de la plataforma. Ahora, con el paso del tiempo y con muchísimas menos restricciones que en primavera de hace dos años, la tendencia parece mantenerse.

Y no solo la tendencia, sino la apuesta por la firma: durante la final de la Super Bowl de este 2022, el evento estadounidense que más atención consigue atraer de todo el año y donde las marcas se engalanan e invierten mucho dinero en publicidad, esta empresa publicitó su servicio de delivery y entrega a domicilio, no su servicio de pasajeros.

Hay que ver cómo otros sectores, como por ejemplo el de la educación, ha notado un cambio con los hábitos de las personas y empresas. Los resultados económicos y el crecimiento de usuarios de plataformas de educación por Internet como Coursera (incluso en meses de apertura y libertad) son un claro ejemplo de que nuestros hábitos han cambiado.

Situación en España

Si hablamos de nuestro país, podemos encontrar que Uber Eats parece tener una regulación más clara que el sector que ocupa Uber. Hay que recordar que tras una primera incursión en Barcelona durante 2015 que cerró sus puertas antes de terminar el año, UberEats volvió a España en 2017. Recomenzó en Madrid con la intención de conseguir establecerse de una vez en el mercado Español para ir expandiéndose por el resto de la geografía y lo ha hecho. El pasado año, en España entró en vigor la Ley Rider que presenta un marco legal para la contratación de los trabajadores.

En el caso de Uber, no solo hay que gestionar el asunto de los empleados de la firma, sino que al competir con un sector muy tradicional como es el de los taxis, encuentra un escollo extra. Y, además, gobierno central y ciudades no siempre están de acuerdo. En el pasado año, se dictó una nueva ley donde donde establecieron nuevos tipos infractores en el servicio de arrendamiento de vehículos con conductor, conocidos como VTC: la nueva ley trajo multas más duras para Uber y Cabify, dictando, por ejemplo, que recoger un cliente que no ha precontratado será infracción muy grave.

Por su parte, en Madrid, dos meses después, la Comunidad de Madrid (CAM) publicó un Anteproyecto de ley de medidas urgentes al respecto que incluye una modificación en la Ley de Transportes para regular las VTC. Y de acuerdo con las organizaciones de taxistas, incumple sus acuerdos con el gobierno regional y reclaman cambios e indemnizaciones millonarias.

Temas
Comentarios cerrados
Inicio
Inicio