Así está el panorama en España de las aplicaciones de reparto a domicilio en el año de la Ley Rider: un resumen a 2021

Así está el panorama en España de las aplicaciones de reparto a domicilio en el año de la Ley Rider: un resumen a 2021
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Este año 2021 que ya está a punto de acabar comenzó con un borrador de ley sobre la mesa en España que planteaba un gran cambio en uno de los sectores tecnológicos más crecientes (en España y en el mundo), el del 'Delivery' o reparto a domicilio.

Este sector, a través de apps, no solo ha cambiado nuestra forma de consumo (alguien nos trae cualquier comida, y ya no solo una pizza, a casa) sino el modelo de trabajo, con miles de personas ejerciendo como autónomas y sin serlo realmente, mientras son controladas por un algoritmo (como Amazon hace entre sus repartidores de Estados Unidos).

La Ministra de Trabajo del gobierno de España, Yolanda Díaz, decidió que había que regular este sector que cuenta con muchos empleados y se había reunido con sindicatos y patronal para sentar las bases de una bautizada como Ley Rider que se aprobó finalmente en el mes de mayo.

Muchos y muchas pusieron el grito en el cielo por las propuestas de Díaz. Como ya sucedió en el pasado con la regulación de Uber y otras apps similares de servicios VTC, por la posibilidad de que tanta regulación echara para atrás la llegsada de empresas tecnológicas con nuevas ideas de negocio.

También algunos de los riders o repartidores protestaron contra el borrador de la Ley a comienzos de este 2021, alegando que se traduciría en pérdidas de empleo o en la falta de opciones de trabajar solo unas horas al día, ya que la jornada pasa a regularse y es que muchos son autónomos por elección. Aunque en el pasado había habido protestas en muchas ocasiones por la situación de explotación que estaban viviendo.

De hecho, la marcha de Deliveroo, una de las principales empresas del sector a nivel internacional, sirvió para reforzar este discurso, a pesar de que la empresa mantuviese públicamente la postura de que se iban porque ellos solo quieren mercados donde son líderes frente a la competencia y ese no era el caso en España.

Con todo el panorama hubo otras noticias positivas para el sector que mostraron que la situación no se presentaba tan pesimista y de hecho, desde la Unión Europea anunciaron hace unos días, que se quieren impulsar una ley similar en todo el territorio y llegar a regularizar a hasta más de 4 millones de trabajadores autónomos. Analizamos cómo está la situación del sector de las apps de reparto a domicilio a día de hoy en España.

Un vistazo a…
Cómo solicitar el CERTIFICADO DIGITAL de PERSONA FÍSICA de la FNMT

Un mercado en crecimiento y atractivo para la inversión

delivery reparto

Tras la aprobación de la Ley Rider, llegaron nuevas noticias al sector del reparto a domicilio que demuestran que, a pesar de la regulación, este sigue siendo un sector el crecimiento y con oportunidad de negocio. ¿Qué noticias? Pues por ejemplo, a pesar de la partida de Deliveroo, una nueva empresa aterrizó en España. Gorillas, que es una startup alemana que consiguió 1.000 millones de euros de financiación para crecer en más mercados, también en España.

Además, en un año como este 2021, en el que las startups españolas han recibido el triple de financiación que en todo 2020 y solo en los primeros nueve meses del año, también Glovo, la firma española del sector de "Delivery" ha sido muy atractiva para la inversión.

Un mes antes de la aprobación de la Ley Rider y aún sabiendo que esto iba a suceder, Glovo cerró la que fue la mayor ronda de financiación de la historia de España a una startup al menos hasta ese momento recibiendo 450 millones de euros.

No hay que olvidar que aunque este mercado arrancó con muchas marcas nacionales y globales (probablemente recuerdas La Nevera Roja, que luego fue comprada por Just Eat) con las diferentes compras que se han realizado en los últimos años es más una guerra de multinacionales que buscan su amplio pedazo de unas ganancias millonarias.

Situación para los trabajadores

ley riders

Cuando llegó la Ley Rider, el Ministerio de Trabajo había detectado 18.000 trabajadores que ejercían su labor en calidad de falsos autónomos, algo prohibido en nuestro país. Varias sentencias, incluso desde el Tribunal Supremo ya lo habían dictaminado anteriormente desde la primera sentencia al respecto en 2019.

Según cálculos presentados a final de 2020 UGT explicaba que las empresas de reparto esquivaban el sueldo fijado por el convenio sectorial. Mientras, se calculaba que los 14.000 riders empleados por el sector en aquel momento no superaban los 10.800 euros de media anual. En lugar de pagar 247 millones al año, estaban pagando 154,8 millones a los trabajadores (además del ahorro en los salarios, también se ahorraban el pago de impuestos que recaía en el trabajador autónomo, lo que privaba de entre 50 y 74 millones de euros a la Seguridad Social).

Como mencionamos unas líneas más arriba, hay repartidores que prefieren mantenerse como autónomos. Que quieren, por ejemplo, compaginar otras labores con esta para obtener un ingreso extra. O que quieren libertad, aunque estaba comprobado que las plataformas no ofrecen un modelo de trabajo que no da libertad real.

Respecto a esto y también para tener que contratar a menos personas, el pasado verano, la española Glovo planteó que los riders dejen de estar "sometidos a las franjas horarias, sino que tendrán libre elección de jornada-, sean quienes fijen los precios del servicio o que puedan subcontratar a otros trabajadores" y, de este modo, justificar la inexistencia de dependencia laboral, como asesoraron dos firmas legales.

Hace apenas unos días y para concluir este año, Just Eat y los sindicatos UGT y CC.OO firmaban el primer acuerdo de una empresa de 'riders' en España. Un acuerdo que ambas partes califican como «histórico» para el sector de reparto de comida a domicilio y que podría derivar en el futuro en un convenio del sector, según ellos mismos han dicho.

Las negociaciones han durado año y medio y entrará en vigor el próximo enero. Los repartidores que estén contratados directamente por Just Eat cobrarán un salario de 15.200 euros brutos al año (esta empresa no solo tiene repartidores contratados directamente u otros que operan con empresas logísticas a los que la plataforma contrata el servicio).

Temas
Inicio