Compartir
Publicidad
Publicidad

Datos móviles. Diez tecnologías que cambiaron el mundo (X)

Datos móviles. Diez tecnologías que cambiaron el mundo (X)
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Tras nueve completas entregas, es turno de cerrar nuestro especial sobre las tecnologías que cambiaron el mundo y las personas que, con su visión y su esfuerzo lo hicieron posible. Empezamos esta colección de artículos con conceptos amplios pero imprescindibles, y hemos ido centrando cada vez más el foco al acercarnos a nuestros días para terminar con algo que forma ya parte de nuestra vida de una manera irreversible: los datos móviles.

Aunque para hablar de esta tecnología en serio hemos de desplazarnos a la expansión de la redes digitales de telefonía móvil, es obligatorio hacer una parada en la primera generación de equipos que sirvieron de rudimentarios antecedentes. Tecnologías como Mobitex o DataTAC ya ofrecían servicios con increíbles velocidades máximas de 19,2 kbit/s, y algunos estándares de telefonía analógica como NMT también permitían una limitada transferencia de datos. ¡Hasta mensajes de texto podían mandar si se añadía un componente necesario!

Como ya digo, la cosa se puso seria de verdad con el paso a la generación de la telefonía digital, popularmente conocida como 2G. Aquí fue donde ya hizo acto de presencia el universalmente conocido GPRS (también llamado 2,5G) como verdadero salto al acceso a Internet desde el móvil, aunque por el camino cayeron competidores como CDPD. En este caso ya empezamos a hablar de canales de descarga moviéndose entre 56 kbit/s y 115 kbit/s, así como múltiples servicios integrados.

Algunos de estos servicios tuvieron una aplicación comercial más amplia antes que el acceso directo a Internet, como es el caso de las famosas aplicaciones WAP o los mensajes multimedia MMS. Aunque aquí en España se recuerde dicha época más bien como un juego y en cierto modo también como un malgasto de dinero, las aplicaciones profesionales en otros países eran una realidad dominada por los productos de compañías como Blackberry o Palm.

Del 2G al 3G, y tiro porque me toca

RIM 850

Antes de pasar a la tercera generación propiamente dicha encontramos una tecnología intermedia llamada EDGE, conocida como 2,75G, mejorando las prestaciones de las redes existentes para alcanzar transferencias de hasta 236,8 kbit/s. Pero la cosa se pone realmente seria con la famosa 3G, que comercialmente empezó a extenderse por Europa en 2003, con el estándar UMTS (Universal Mobile Telecommunications System) como principal referente.

Al frente del desarrollo de esta generación encontramos el proyecto 3GPP (3rd Generation Partnership Project), del cual participan seis asociaciones de todo el mundo, cuatro de ellas asiáticas, una europea y otra americana. Es aquí cuando los smartphones tal y como hoy los conocemos empezaron a hacer acto de presencia en el mercado, enfrentando compañías clásicas del sector como RIM y sus Blackberry con recién llegados de mucho músculo, como Apple con su iPhone o Google con su ecosistema Android.

En su versión primigenia, UMTS es capaz de alcanzar 384 kbit/s, velocidad que ha permitido el florecimiento del mercado de aplicaciones móviles, de la interacción en redes sociales, servicios de mensajería instantánea y otras herramientas que hoy en día consideramos tan habituales. Naturalmente, en estos terminales la transferencia de datos cuenta con el inestimable apoyo de la tecnología Wi-Fi, capaz de llegar allí donde las redes de telefonía no pueden.

El uso de estas tecnologías no se ha quedado en los teléfonos, pues durante los últimos años hemos visto que el uso de los datos móviles también ha llegado a ordenadores mediante modems preparados para ello, a los ya asentados tablets e incluso a libros electrónicos. De la mano de esta ubicuidad en la conectividad ha ido extendiéndose el concepto de la nube, y cada vez más la prioridad con nuestros datos es poder acceder a ellos desde cualquier sitio y en cualquier momento.

La próxima generación que se hará esperar

Samsung 4G

Mucho se ha hablado ya de la cuarta generación, pero al presente 3G aún le queda mucho futuro con evoluciones que están por extenderse en el mercado. Tal es el caso de tecnologías como HSDPA (High-Speed Downlink Packet Access), que ya está teniendo aplicación comercial en algunos países y es capaz de ofrecer hasta 14 Megabit/s de descarga en las mejores condiciones. Iteraciones aún más avanzadas como Mobile WiMAX o HSPA+ son capaces de alcanzar unos impresionantes 84 Megabit/s, pero de nuevo encontramos que su extensión comercial está en las primeras fases.

La lenta expansión de estas tecnologías tiene una simple y evidente explicación: el dinero. Los costes que implica la renovación de toda una red son gigantescos, y es lógico que las compañías responsables quieran exprimir al máximo la rentabilidad de cada inversión antes de embarcarse en la siguiente.

Aunque hay quien habla de LTE como 4G, y de hecho se comercializan algunos equipos que incorporan dicha denominación como reclamo publicitario, lo cierto es que esta tecnología no cumple los requisitos de la organización ITU-R para merecer tal calificativo. Sí que se espera que sea capaz de cumplirlos la evolución LTE Advanced, que puede situarse por encima de (agarraos) 1 Gbit/s. Eso sí, podéis esperar sentados porque de aquí a que cualquiera de nosotros lleve en el bolsillo un terminal capaz de soportar esta locura pasarán muchos años.

Especial | Diez tecnologías que cambiaron el mundo






Ahora es tu turno de cambiar el mundo con Imagine Cup. La competición de Diseño de Software de Imagine Cup 2012 se basa en el desarrollo de aplicaciones y soluciones que puedan lograr convertir el mundo en un lugar mejor. La final mundial que se celebrará a principios de Julio en Sidney, Australia.


Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos