Publicidad

Microsoft y Adobe dejan claro que la transición de sus apps de macOS a Apple Silicon no será el desastre que fue con la de Intel
Mac

Microsoft y Adobe dejan claro que la transición de sus apps de macOS a Apple Silicon no será el desastre que fue con la de Intel

El mundo Mac en Apple está inmerso en una transición que durará dos años según la compañía. Es el plazo en que la compañía promete que todos sus Mac se venderán con chip propio Apple Silicon M1 en lugar de con un procesador de Intel. Esa transición requiere trabajo por parte de los desarrolladores para poder aprovechar al máximo el nuevo hardware, y antes del anuncio había dudas de qué plazos manejarían. Sin embargo, la mayoría de dudas se han despejado.

Apple hizo otra transición que comenzó hace 15 años, de arquitectura PowerPC de IBM a la que ha tenido desde entonces, x86 de Intel. Aquella transición fue agridulce, pues por una parte tuvo la parte buena de que la emulación de Rosetta permitía ejecutar apliaciones de PowerPC en equipos con chips Intel, pero por otra, desarrolladores grandes como Adobe y Microsoft tardaron muchísimo tiempo en lanzar sus apliaciones para ejecutarse de forma nativa. Y la emulación no era lo suficientemente buena con aplicaciones como Photoshop o Excel. Ahora, todo eso ha cambiado desde el día uno.

Más de dos años y medio para que Office fuera compatible con Intel

En la WWDC 2005, Jobs anunció que era cierto, Apple llevaba mucho tiempo ejecutando Mac OS X en arquitectura Intel de forma secreta, y en una transición que duraría dos años, dejaría de utilizar procesador PowerPC para usar Intel. El motivo del cambio estaba, sobre todo, en que IBM no cumplió las promesas hechas con la arquitectura G5 en cuanto a frecuencia de reloj y en rendimiento por vatio, lo que hizo que nunca llegara a usarse en portátiles.

En cuanto a hardware, la transición fue muy aplaudida, porque llegó sin grandes problemas y con muchos beneficios en eficiencia y potencia. Apple también lo hizo muy bien ofreciendo la emulación desde el principio y durante años, pero como decíamos, el rendimiento que esta ofrecía no era nativo (y se emulaba la arquitectura G4, no la G5). Esto hacía que al ejecutar Photoshop CS2 o Microsoft Excel 2004, las versiones que había en el mercado en el momento de la transición, los tiempos de apertura fueran muy lentos, y el rendimiento en general de las aplicaciones fuera errático, hubiese más cierres forzados, etc.

La solución pasaba por que Adobe, Microsoft y otros lanzaran su suite de aplicaciones con binarios universales, de forma que pudieran ejecutarse nítidamente en los equipos viejos y en los nuevos. Esto era algo que podrían haber hecho incluso desde antes del lanzamiento de los primeros equipos con Intel. La keynote en que Jobs anunció la transición fue el 6 de junio de 2005, y desde ese momento, Apple ofreció kits de desarrollo para que se pudiera ir trabajando en hacer el port a Intel x86.

Adobe y Microsoft tardaron casi dos años o más en tener listas sus aplicaciones para Intel.

En total, desde el momento del anuncio de la transición en la WWDC hasta que el MacBook Pro (primer equipo con Intel) llegó al mercado, pasaron más de ocho meses. Ni Microsoft ni Intel tenían su software listo, pero el problema no era tanto ese como que durante mucho más tiempo esa situación no cambiaría.

Adobe tardó un año y nueve meses en lanzar su suite con soporte nativo para Intel, algo que hizo al estrenar Adobe Creative Suite CS3. Hablamos de un plazo muy largo para una empresa de ese calado y para la penetración que tenía Adobe en el mundo Mac, siempre relacionado con el diseño. Pero peor fue lo de Microsoft, que nunca adaptó Office 2004 a Intel, por lo que hasta que no lanzó Office 2008 en enero de 2008, no hubo posibilidad de sacar partido en rendimiento a la suite ofimática. Dos años desde el lanzamiento del MacBook Pro, y dos años y ocho meses desde el anuncio de la transición. Ahora la situación es muy distinta.

Office Este test de Anandtech muestra que durante más de dos años, el rendimiento de Microsoft Word fue tres veces más lento en equipos nuevos de lo que podría haber sido con soporte nativo.

Esta vez todo es diferente en cuanto a aplicaciones: Apple es otra y el Mac es otro

Excel 1

La situación de partida en esta transición es totalmente diferente. En 2005, Apple era una empresa que todavía se encontraba en reconstrucción tras el regreso de Jobs, aunque ya cosechaba grandes éxitos como el iPod. Sin embargo, le faltaba el impulso que más tarde le daría el iPhone. En cuanto al Mac, la cuota de mercado de Mac OS X era de menos del 5%. Todo eso hacía que a sus decisiones no se les diera el peso que da ahora, cuando se venden más Mac que nunca y cuando la cuota de mercado es superior al 10% frente al coloso Windows.

Todo ha cambiado para Apple, y eso cambia el trato que le dan los grandes desarrolladores. Microsoft ya tiene disponible, desde el día uno de Apple Silicon, la beta de Office 365 para la nueva arquitectura. Es cierto que es una beta, pero hay que recordar que en la anterior ocasión fueron dos años. Es un avance impresionante para los usuarios que adquieran equipos nuevos.

Muchas de las grandes aplicaciones se podrán ejecutar nítidamente (en beta o en versión final) desde el momento en que los nuevos equipos con chip M1 lleguen a las manos de los usuarios

Por parte de Adobe también había dudas, pero Apple las despejó el pasado martes: la versión de Adobe Lightroom llegará el mes que viene, y la de Photoshop a principios de 2021. Sí, es cierto que no se ha dicho nada de Illustrator, Indesign, Acrobat, Premiere o After Effects, pero la situación ya es radicalmente distinta a la de 2005-2007, y Apple ha dicho que algunas de ellas llegará con Photoshop.

A esto hay que sumar, por supuesto, que todas las aplicaciones de Apple, incluyendo las profesionales (Xcode, Logic y Final Cut Pro) se ejecutan nativamente en Apple Silicon desde el primer día. Y no faltan otros grandes actores de la industria que o bien ya han anunciado que tienen listas sus aplicaciones para los equipos de Apple con chip propio M1, como Affinity, o bien ha prometido betas compatibles o versiones finales pronto.

Todo esto unido a que Apple promete que dada la potencia gráfica de los primeros equipos frente a sus predecesores, aquellas aplicaciones que dependan mucho de GPU pueden ir mejor en Apple Silicon que en Intel, pese a que aún no estén adaptadas. De acuerdo a los primeros benchmarks no nativos, la pérdida de rendimiento con Rosetta 2 (la capa de traducción de Intel a Apple Silicon) podría ser de un 20%, aproximadamente. Algo que no debería notarse mucho en el uso real, pues los nuevos equipos son mucho más potentes que ese 20%.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios