Publicidad

España (y Firefox) son la prueba perfecta de por qué es tan importante preservar software antiguo
Navegadores

España (y Firefox) son la prueba perfecta de por qué es tan importante preservar software antiguo

Con Firefox hay una constante, y es que cada vez que sale una versión nueva, Mozilla siempre la publica en su repositorio. Hoy mismo he entrado en él tras leer que el soporte FTP que aún queda en Firefox se irá por completo en Firefox 90. Y, en previsión de que el repositorio probablemente siga vivo tras el adiós del navegador al viejo protocolo, lo he admirado (una vez más).

Y lo he hecho porque es de los pocos lugares en Internet de software tan masivo que me permiten no solamente volver atrás en el tiempo y recordar cómo fue instalar Firefox 1.5 en 2005 cuando tenía 13 años (qué epoca aquella de los navegadores en que los números de las versiones significaban algo), sino, de hecho, poder hacerlo de nuevo hoy. Porque Mozilla tiene en el repositorio absolutamente cada versión que ha lanzado del navegador hasta la fecha, incluyendo todos los sistemas operativos e idiomas.

Para quien quiera algo parecido en Chrome, esto es lo más parecido que he encontrado, y no es oficial ni usar versiones antiguas es tan fácil.

Un regreso al pasado que es útil mucho más allá de la nostalgia

Firefox

Entrar en un servidor de descargas como el de Mozilla puede parecer algo arcaico, pero es tremendamente útil según el caso y una de las grandes pruebas de por qué la conservación del software antiguo y el fácil acceso a este es algo muy importante más allá de lo que un nostálgico del software de hace dos décadas como yo pueda pensar.

En España tenemos el ejemplo perfecto de por qué es tan importante poder acceder a versiones antiguas de programas, algo tan difícil en estos días de tiendas de aplicaciones que actualizan automáticamente sin posibilidad de ir atrás. Y lo tenemos de la mano de la propia Mozilla.

Firefox 68 fue una versión del navegador lanzada en julio de 2019 y relevada por Firefox 69 en septiembre de ese mismo año. Sin embargo, en España muchísima gente tuvo que recurrir a distintos métodos para instalar Firefox 68 debido a la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre (FNMT), que al tratar de obtener un certificado digital rezaba "Navegador no soportado, vuelva a la versión 68 de Firefox".

Firefox 68

La razón fue que Firefox 69 dejó de soportar un elemento del estándar HTML llamado "keygen" que facilitaba la generación de claves. La FNMT tardó un año en lanzar la solución que hizo a Firefox innecesario. Y gracias a poder volver a encontrar fácilmente una vieja versión de Firefox y a poder instalarla en cualquier sistema operativo, el caos de los certificados en España fue menor de lo que podría haber sido, en un año tan importante para las gestiones telemáticas.

En las tiendas de aplicaciones esta realidad es dramática

Remote App Store Mac Este es el mensaje que lanza la Mac App Store al tratar de instalar Microsoft Remote Desktop.

Fue precisamente en 2020, a la hora de ayudar a un familiar a instalarse en casa para el teletrabajo, cuando me di cuenta de lo problemático que es depender de tiendas de aplicaciones para todo. Por su trabajo, le pedían Microsoft Remote Desktop. Y claro, en el equipo que tenía en casa, un viejo iMac de 2007 que seguía funcionando a la perfección, no pudo instalarla porque Microsoft no proporciona instaladores fuera de la Mac App Store.

En principio la Mac App Store cuenta con la posibilidad de instalar versiones viejas del software cuando el sistema no está soportado en la versión más nueva (en el caso de Remote Desktop, el mínimo es macOS Mojave 10.14, y el máximo sistema soportado por el iMac de mi familiar era OS X 10.11 El Capitan). El caso es que pese a tener un ordenador más que capaz para realizar dicha tarea, y a haber versiones de Remote Desktop funcionando con esa misma versión del sistema operativo, nunca pudimos usarlo para lo pretendido, y hubo que traer un ordenador del trabajo. Solo porque una función de la tienda de aplicaciones no funcionó.

Y lo mismo ocurre con dispositivos con iOS. En este sistema también se ofrece instalar una versión antigua, pero en muchas ocasiones la instalación falla. Por ello, lo mejor es guardar los instaladores .ipa (antes se hacía con iTunes) si tienes un dispositivo antiguo, porque si lo restauras y no puedes descargar oficialmente la aplicación de la App Store, te quedarás para siempre sin poder sacar el partido anterior a un móvil o tablet.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio