Publicidad

Google pone fecha a la expulsión de Chrome Webs Store de aquellas extensiones maliciosas o de baja calidad de su navegador

Google pone fecha a la expulsión de Chrome Webs Store de aquellas extensiones maliciosas o de baja calidad de su navegador
7 comentarios

Publicidad

Publicidad

Pese a la rivalidad de Mozilla Firefox, la superviviencia de Opera, el auge de Microsoft Edge y el desembarco de nuevas opciones como Vivaldi y Brave, Google Chrome sigue ostentando con comodidad el trono de los navegadores.

Pero un gran poder conlleva una gran responsabilidad, como diría Spider-Man, y esto obliga a los desarrolladores de Chrome a poner especial cuidado en aspectos como la protección de la privacidad de su navegador... o en la política de aceptación de extensiones en la Chrome Web Store.

Por eso, la compañía ha anunciado un cambio en esta última para el próximo 27 de agosto, momento en el que piensa decretar el exilio de su tienda de extensiones a aquellas de las mismas que resulten "engañosas" o hagan gala de su "mala calidad", un problema que lleva ya unos meses en boca de los usuarios.

Eso facilitaría a los usuarios buscar y navegar entre el actual maremágum de 200.000 extensiones que aloja actualmente la CWS, muchas de ellas no funcionales o meras imitaciones de otras más reconocidas.

Las nuevas normas de la Chrome Web Store

De modo que ¿qué médidas tiene pensado adoptar Google para 'enseñar la puerta' de la Chrome Web Store a esta clase de extensiones? Pues bien, según esta nueva norma (que podemos consultar aquí), quedarán excluidas aquellas extensiones

  • Que cuenten con metadatos engañosos, irrelevantes, excesivos o en un formato no estandarizado.

  • Cuyo único fin real sea instalar/iniciar otra extensión, o una página web.

  • Que abusen de las notificaciones, los anuncios o los mensajes no deseados, cayendo en el spam y/o degradando la experiencia del usuario.

  • Que envíen mensajes en nombre del usuario sin darle a éste la posibilidad de confirmar el contenido y/o los destinatarios de los mismos.

  • Que ofrezcan funcionalidades duplicadas (como aquellas que, aun presentando distintos metadatos, cambian el fondo de la pantalla del navegador introduciendo una misma imagen).

  • Que manipulen el modo y/o el orden en que la Chrome Web Store las muestra (a través, por ejemplo, de la multiplicación de 'palabras clave' en su descripción), o que ofrezcan incentivos para que los usuarios las usen ("Por ejemplo, un juego no debe otorgar bonus por instalar una determinada extensión").

Imagen | vía Tsahi Levent-Levi

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios