Compartir
Publicidad
Ocho preguntas que nos hacemos sobre las promesas de Zuckerberg en cifrado y privacidad en Facebook
Redes sociales y comunidades

Ocho preguntas que nos hacemos sobre las promesas de Zuckerberg en cifrado y privacidad en Facebook

Publicidad
Publicidad

2018 fue el año terrible de Facebook. Tras comenzar Mark Zuckerberg el año hablando de cómo quería arreglar la plataforma, el consenso general al acabar el año no es que hubiera hecho lo contrario, pero sí que la reacción de la compañía había sido casi siempre errónea. Pedir perdón, y no actuar en consecuencia. En la siguiente ocasión, volver a pedir perdón, solo para que a la siguiente se observe que no se ha actuado en consecuencia. Un círculo que parece no tener fin.

Sin embargo, ayer "todo cambió", cuando en un extenso comunicado, Mark Zuckerberg habló de privacidad y cifrado como máximos objetivos de la compañía de cara al futuro.

El CEO ya había presumido anteriormente de que "la gente prefiere sus servicios, especialmente WhatsApp, por su historial en privacidad", algo que en su momento generó risas. Lo de ayer, como declaración más calmada, es distinto, aunque viniendo de donde viene, el escepticismo a la hora de afrontar su lectura y encontrar vínculos con la realidad es enorme. En Genbeta nos hacemos estas preguntas.

Facebook quiere comunicaciones más privadas y cifradas pero, ¿cómo ganar dinero con ello?

Facebook

Uno de los aspectos donde Mark Zuckerberg habla de que Facebook quiere centrarse en los tiempos venideros es en las comunicaciones privadas y cifradas. Y pone como ejemplo a WhatsApp. Ahora mismo es el servicio de mensajería más popular de su red, y desde que implementó su cifrado es considerado muy seguro. Pero hay una realidad, y es que salvo por los datos de perfiles que hayan podido cruzarse con Facebook, WhatsApp no da dinero, y es por ello que se ha lanzado WhatsApp Business y su API para diversificar el negocio.

Zuckerberg ha hablado del futuro de Facebook, pero no de lo que lo posibilita: el funcionamiento de la publicidad en el nuevo contexto

Con Messenger la idea un día fue lograr una gran red social que más que eso fuera "Internet al completo", es decir, que los usuarios no tuvieran que salir del servicio para casi nada. Fue en la época de la fiebre de los bots, y en esta plataforma la recopilación de datos sería enorme, lo que posibilitaría aportar muchos a los actores publicitarios. Finalmente no ha sido para tanto, y Messenger sigue siendo mensajería. Más pata de Facebook que WhatsApp, peor mensajería.

Si el gran negocio de Facebook pasan a ser plataformas cifradas, conocer la idiosincrasia de los usuarios se complica. Sabemos que WhatsApp comenzará a mostrar publicidad en los Estados. Quizá ese sea el destino de todas las aplicaciones, más publicidad aunque todo sea más privado. En ese caso otra pregunta será ¿cómo brindar publicidad "de calidad" que haga el negocio sostenible"? Sobre todo esto, Zuckerberg no ha dicho nada, de momento.

¿Sabe Facebook tanto sobre nosotros que los datos que generamos a partir de ahora son menos relevantes?

Una de las ideas que más se han leído en las últimas horas. "Facebook sabe tanto de nosotros que aunque deje de ser ella en cuanto a la recopilación de datos, quizá ya es más que suficiente para seguir ofreciendo información precisa y válida a los anunciantes para sus anuncios".

Esta sería una de las posibles causas que explicaría que hasta ahora no se hubiera dado este paso, tanto de privacidad como de interoperabilidad, confirmada por Zuckerberg en el comunicado, entre WhatsApp, Instagram Direct y Messenger (e incluso SMS más adelante). Otra visión es que la compañía dependerá menos en el futuro de la publicidad, y se centrará en comercio online, como en China ya está haciendo Wechat.

¿Por qué no se ha centrado en el cifrado y privacidad de Messenger e Instagram Direct hasta ahora?

Whatsapp

Que a los usuarios les importa la privacidad en sus conversaciones no es nada nuevo. De hecho, Facebook lo sabía cuando en 2016, dos años después de comprar WhatsApp, implementó en este servicio el cifrado de extremo a extremo, hecho que hizo que cesaran las constantes críticas de falta de seguridad (un sniffer en Android podía acceder fácilmente a todas los mensajes que se enviaran y recibieran estando en la misma red). En Messenger se ha implementado, pero de forma muy parcial, no de forma obligatoria como en las conversaciones de WhatsApp.

Sabiendo esto, ¿por qué no ha hecho Facebook lo mismo en Facebook Messenger, que cuenta con una base de usuarios parecida a WhatsApp o en Instagram Direct, que también crece a gran ritmo? Si la opción existe y es activable, no debería ser el usuario, que puede desconocer estas ventajas, quien lo active, si además no es algo que se publicite.

Este giro sobre la publicidad es además muy polémico, porque hasta hace dos días, como quien dice, la compañía espiaba a sus usuarios (aunque de forma consentida) con el VPN de Onavo, lo que le llevó a que Apple bloqueara su sistema de aplicaciones interna. ¿Qué ha cambiado en tan poco tiempo para centrarse en ser el adalid de la privacidad?

¿Puede Facebook seguir siendo Facebook sin centrarse en Facebook?

Facebook

Uno de los puntos clave del comunicado de Zuckerberg es que quiere tomar "las interacciones privadas como un pilar" de la compañía. Con ello se refiere a apoyar algo que cada vez parece que se está haciendo más y que reconoce: están creciendo los grupos temáticos privados donde la gente habla de un tema sin estar expuesto de forma pública. Es algo que conocemos con los grupos de WhatsApp o Telegram, que llegan a integrar a miles de personas.

Sin embargo, esta visión no parece demasiado compatible con los servicios que hasta ahora han dado más dinero a Facebook y que le identifican: el Feed de Noticias e Instagram. No suena demasiado creíble que en aras de mejorar la privacidad Facebook no sólo mejore en ese área, sino que centre sus recursos fuera de lo que hasta ahora le ha hecho grande.

¿Dónde quedaron los principios de apertura, de conectar a millones y de contenidos compartidos por ellos?

Siguiendo con lo anterior, entre los principios de Facebook siempre han estado hacer crecer la apertura de la sociedad y los contenidos compartidos para todo el mundo, aunque como sabemos, las listas de amigos se hayan convertido en cámaras de eco que en muchos casos solo propagan los pensamientos ya existentes en estos grupos.

Sin embargo, cerrando y haciendo más pequeña la conversación, esos principios parece que también se hacen más pequeños, a la vez que las cámaras de eco se hacen más grandes. El mundo se contrae y los nichos de los que hablábamos en grupos de mensajería instantánea se expanden. En cuanto a conectar a millones, quizá es pronto para saberlo, pero quizá Zuckerberg se haya rendido en cuanto a poder controlar el abuso infantil, el terrorismo o la extorsión a través de su plataforma. Quizás fue demasiado poder pero la responsabilidad nunca estuvo a la altura

¿Cómo van a luchar con las crecientes demandas de gobiernos poderosos de acabar con el cifrado?

Australia

En el comunicado, Zuckerberg habla de que con el cifrado, sufrirán la contrapartida de que no podrán acceder a la información para evitar males, como hacen hoy. En este sentido, reconoce que hay muchas preguntas abiertas, y que pese que están tratando de identificar malas prácticas en base a patrones, consultarán con expertos en seguridad y gobiernos para asegurarse de que implementan las nuevas medidas de forma correcta.

Sin embargo, el CEO tampoco repasa cómo van a luchar por preservar el cifrado fuerte que quiere, cuando gobiernos como el de Australia han aprobado una ley para rebajar o eliminar el cifrado. A ello se suma una poderosa alianza internacional en la que además de la gran isla están Estados Unidos, Canadá, Reino Unido y Nueva Zelanda.

No hablamos de dictaduras autoritarias como la de China, sino de algunas de las democracias más maduras del mundo occidental. Si todos estos países llegan a establecer en leyes que el cifrado no es una práctica legal, Facebook tendrá problemas, como los presentes en India o Brasil, y de momento no hay ni una palabra en este sentido. En el comunicado se habla de que no almacenarán datos en ciertos países, y que asumirán el riesgo de no operan en ellos, pero más en referencia a dictaduras o democracias débiles, no por ejemplo en relación a su país natal.

¿Es legal unir todos los servicios de la forma en que planea Facebook?

Facebook Apps

La compra de WhatsApp por parte de Facebook pudo llevarse a cabo tras la luz verde dada por la Comisión Europea tras no ver problemas de competencia, un movimiento que años después se ha criticado muy duramente.

Por ello mismo, en 2017, Facebook recibió una sanción de 110 millones de euros por haber proporcionado datos incorrectos o engañosos durante el proceso de compra. En ese momento, Facebook afirmaba que WhatsApp y Facebook no podrían compartir datos, algo que más tarde comenzaron a hacer al vincular los números de teléfono y datos de los usuarios de ambas plataformas. El propio fundador de WhatsApp, Brian Acton, reconoció a Forbes que "me pidieron que diera que sería realmente difícil integrar o fusionar datos de ambos sistemas".

La pregunta, tras la multa y la confirmación de que WhatsApp, Messenger e Instagram se unirán más de lo que ya lo están es, ¿será la interoperabilidad entre servicios algo legal en base a lo comunicado a la Comisión Europea en 2014? ¿Puede recibir Facebook multas incluso mayores por profundizar en las prácticas en las que prometió no incurrir?

¿Por qué, esta vez sí, tenemos que confiar en Facebook?

Mark Zuckerberg

Con las novedades presentadas ayer, Mark Zuckerberg volvió a emplear el mismo tono poco autocrítico que tanto domina. Lo hizo, además, con noticias que en principio son positivas para la gente. Sin embargo, cuando se va a cumplir un año tras el "si no podemos proteger tus datos, no merecemos estar a tu servicio" enunciado tras el escándalo de Cambridge Analytica, y cuando durante los meses que le siguieron la situación no hizo sino empeorarse, ¿por qué tenemos que confiar en que el foco en la privacidad saldrá bien?

Si intentando arreglar la compañía todo salió mal, Facebook ya no tiene crédito para seguir solamente prometiendo, y anuncios como el de ayer, que están bien por la parte en que se producen en abierto, llegarían mejor con hechos contrastados sobre como mejoran la salud de la plataforma una vez han hecho efecto. Por ejemplo, en mayo de 2018, prometieron una herramienta para borrar todo el historial de la red social, y sin embargo, todavía no ha llegado. Según David Wehner, su CFO, se lanzará este mismo año, sin dar una fecha concreta.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio