Compartir
Publicidad
Publicidad

MySpace: Crónica de una muerte anunciada

MySpace: Crónica de una muerte anunciada
Guardar
17 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Creo que ya va siendo hora de conseguir esos martillos y esos últimos clavos, y cerrar de una vez definitiva el ataúd en el que reposarán los restos de MySpace. Puede sonar algo macabro, pero lo cierto es que parece que estamos asistiendo al final de la vida de una de las grandes redes sociales que una vez dominaron el mundo de Internet, y parece que se irá con un modelo de suscripción de pago bajo el brazo.

Después de siete años de vida, aunque sumida en una lenta agonía en la última mitad, Rupert Murdoch se ha propuesto intentar salvar a MySpace de lo inevitable. Y ahora lo va a intentar con una nueva estrategia extrapolada de sus negocios de la prensa, la suscripción y el pago, que seguramente no serán capaces de salvar semejante imperio.

Los inicios: una gran idea

Para el que no lo recuerde, los comienzos de MySpace fueron fortísimos dentro del mundo de Internet. Fundada en el año 2003 por una serie de empleados de la agencia de marketing online eUniverse, que después de ver la popularidad de Friendster, decidieron continuar con la idea e intentar darle un enfoque lo suficientemente distinto para atraer a los usuarios.

El trabajo, aunque ayudado por otras circunstancias, tan sólo duró diez días; tiempo que tardaron en poner en funcionamiento la primera beta de aquella red social que en su momento resultó tan novedosa y vino a cubrir una necesidad que en aquellos momentos todavía estaba descubriéndose.

primer-myspace.jpg

El éxito poco tardó en conseguirse, y ya en junio de 2006 era considerada como la red social más popular de los Estados Unidos. Lo cierto es que en Europa nunca llegó a alcanzar el reconocimiento que sí tuvo en su país natal, pero fue, de todas maneras, suficiente para que lo que vino después fuese un caso de estudio a considerar.

La compra de Rupert Murdoch

Un año antes de alcanzar ese pico la empresa fue comprada por 580 millones de dólares por News Group, un gran conglomerado de los medios de comunicación capitaneado por el conocido Rupert Murdoch. Pero las esperanzas que se depositaron en esta gran inversión no tardaron en esfumarse, y los objetivos que Murdoch quería alcanzar se quedaron en nada.

Las culpas no las hay que buscar en otro lado; quizás en el nacimiento de Facebook, pero eso tampoco es una causa realmente directa, porque ya sabemos que en Internet ningún negocio o idea es eterno y que lo que hoy está en el pedestal, mañana puede caer y romperse en mil pedazos.

Eso fue lo que le pasó a MySpace, y es que la visión de Rupert Murdoch nunca ha tenido muchas compatibilidades con el mundo de Internet. Es más, la poca literatura semi oficial que hay escrita sobre él lo pinta como una persona que intentó implantar los modelos de los medios tradicionales en un lugar como Internet, que contrariamente supone una ruptura total con los principios que marcaron épocas pasadas.

Sin ir más lejos, Michael Wolff, persona cercana a Murdoch y autor del libro “The Man Who Owns the News” escribía esto en su momento:

Lo que está pasando en News Corporation ahora mismo es una desesperación total con los temas digitales. Rupert dice: “¿Qué pasa con MySpace?, ¿qué está pasando?, ¿por qué no funciona?. Es imposible explicarle que no funciona porque su tiempo ya pasó, porque esta es la forma en la que los negocios alrededor de la tecnología funcionan. Una vez que se convierte en pasado, es pasado pasado. Apenas hay formas de volver atrás (...) Realmente no tiene ni idea. Si la gente se diese cuenta del poco feeling que tiene hacia estos negocios, se romperían a reír o llorar

Con poco contacto con la red (incluso se dice que no hace mucho que descubrió el e-mail), los choques con la dirección de MySpace no tardaron en aparecer y la caída fue tal, que en menos de un par de años ya había pasado a la irrelevancia.

rupert-murdoch.png

Decía antes que las culpas fueron en gran medida, internas. Aunque funcional en su momento, los sucesivos cambios de diseño que la web fue sufriendo con el paso de los meses hizo que llegase a ser complicado incluso entender el funcionamiento de la misma. Más tarde, polémicas sobre menores y problemas de seguridad formaron la gota que colmó el vaso.

Los últimos pasos

Donde sí ha llegado a tener éxito en los últimos dos años es en lo que se refiere a la industria de la música. Ha servido como plataforma para muchísimos artistas totalmente desconocidos y también es usado por muchos artistas y grupos como una parte accesoria de su web, e incluso algunos como su página principal.

Ahora bien, la probable decisión de decantarse por un negocio de suscripción con MySpace Music:, cuando Facebook crece cada vez más en este apartado con aplicaciones como RootMusic y SoundCloud, podría suponer los últimos coletazos de un gigante que fue muy grande en su momento, pero ya no.

El ciclo continuará, y seguro que muchos que están ahora mismo a la cabeza de la innovación en lo que a redes sociales se refiere también caerán. Al fin y al cabo, la temporalidad es algo intrínseco a todos los negocios en Internet.

Vía | CNet Media Maverick
En Genbeta | SoundCloud, envía y recibe pistas musicales con otros usuarios
En Hipersónica | MySpace Music: la nueva propuesta para escuchar música en la red
Imagen | World Economic Forum

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos