Publicidad

17 de mayo, Día de Internet

17 de mayo, Día de Internet
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

El día de Internet es una efeméride que se celebra en México, Argentina, España, Colombia, Uruguay y en algunos otros lugares del mundo el 17 de mayo, impulsada por la Asociación de Usuarios de Internet y por la Internet Society, respectivamente. Se celebró por primera vez el 25 de octubre de 2005. Poco tiempo después, la Cumbre de la Sociedad de la Información celebrada en Túnez en noviembre de 2005, decidió proponer a la ONU la designación del 17 de mayo como el Día Mundial de la Sociedad de la Información, por lo que se movió el denominado Día de Internet a dicha fecha." - Alguien, en la Wikipedia.

No soy amigo de los días de, pero la ocasión merece la pena. Quizá sea el Día de Internet una de los pocas celebraciones que todavía podemos hacer nuestras las personas sin que nadie las mangonee ni se las apropie, les ponga una pegatina con su firma y las devuelva a la sociedad en forma de producto de consumo. Quizá no. Depende de cada uno de los usuarios que hacemos internet. Depende de cada uno de los ciudadanos de esta nación Red.

He elegido mal la foto, y no porque no tenga atractivo, que lo tiene, sino porque aunque lo parezca no simboliza en nada lo que es internet. No son cables ni conexiones electrónicas o informáticas, máquinas hablando las unas con las otras. Internet va de otra cosa. Personas, usuarios, ciudadanos. Ese es el espíritu de internet, sobre todo en un día como hoy. Sobre todo, a día de hoy.

Internet es ese lugar en el que la plaza pública y la aldea global se han fusionado en una sola cosa. Bendita red. Es el lugar donde uno puede reencontrarse con amigos que lo fueron y descubrir que pese al paso de los (muchos) años seguimos siendo igual que éramos dos décadas atrás, si acaso versiones evolucionadas de lo que fuimos, pero que mantenemos la esencia. Igual que la red que nos une cuando la vida nos separó.

Como le pasaba a aquel de la canción, encontré a un amigo de la niñez. Este no hablaba con nostalgia de la infancia, sino que el otro día recordaba algo que Tracy Chapman nos contó hace muchos, muchos años, antes de que siquiera soñásemos que en un futuro las cosas serían como ella advertía en una canción: 'Talkin' bout a revolution':

Poor people gonna rise up and take what's theirs

Qué grande es internet. Recuerdo una canción de cuando era un chavalote y la recupero con un simple click. Y pensar que los hay que quieren arrebatarnos (también) eso... Sí, amigo mío (diría su nombre, pero lo conozco desde que teníamos 14 años y sé que es muy celoso de su privacidad, no voy a revelar quién es), Tracy Chapman nos dijo que las cosas estaban tan chungas que un día llegaría la revolución.

Un siglo para aprender mucho de él

La Caixa

Bendita red. Otra propiedad humana que tiene internet es la de hacernos amigos de alguien a quien no conocemos de nada, pero que por lo que dice nos va entrando y al final consideramos que podríamos irnos de cañas con él. Es el caso del abogado Almeida. Bueno, quizá con Almeida no me iría de cañas, pero sí que escucharía lo mucho que tiene que contar. Creo que vale la pena y que (de vez en cuando hasta) tiene razón. Sí, otra propiedad de la red: nos acerca los puntos de vista de los demás, a quienes podemos aceptar aunque no compartamos siempre sus ideas.

En Twitter nos recordaba Almeida ayer, con la movida de #occupyMordor (#occupyMordor, qué bueno), que La Caixa, mucho antes de degenerar en Mordor, fue fundada por un abogado para dar cobertura social y económica a la gente obrera en su jubilación. Claro, es que era una "caja de pensiones para la vejez"; luego ampliaron el concepto al campo del ahorro, y fue la "caja de pensiones para la vejez y de ahorros" que yo recuerdo como una pesadilla gramatical de mi niñez, cuando intentaba dilucidar qué quería decir aquella denominación tan gongorina. Al cabo de casi un siglo, hará como 22 años, fagocitaron la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Barcelona y... En fin, Mordor.

Mientras iba el otro día a un cajero (de La Caixa, sí), pensaba en lo que contaba Almeida y en lo que recordaba yo de este asunto, y lo extrapolaba a lo que ha significado el siglo XX a muchos niveles. Tuve un profe que nos contaba en Redacción Periodística que sólo los 80 darían como para un curso completo, así que el siglo XX... como para resumirlo en un tema de un libro de Historia. Con todo, algún profesional de la materia tendrá que hacerlo algún día para enseñar a los niños qué fue el siglo XX. Ay, pobres chavales, la que les espera.

Infantería británica, El Alamein, 1942

El siglo XX entero fue toda una degeneración hacia Mordor como la de La Caixa. Nació entre filantropías, cuando todo el mundo se las prometía felices mientras se superaban los momentos difíciles del XIX a golpe de autoconvencimiento, pero como los momentos difíciles no se superan así como así la cosa fue de mal en peor, y cada uno de los muchos conflict... vamos a llamarlo guerras, que queda más preciso; cada una de aquellas guerras dejó un panorama mucho peor que la anterior. Sumémosle la guerra por el control de la energía y ya tenemos el pack completo.

Nunca me ha gustado demasiado estudiar Historia, porque como le comentaba el otro día a Guillem Solans, administrador de Sistemas de Weblogs SL y grandísima persona (otro que conozco gracias a internet, nunca mejor dicho porque en esto trabajamos, y con el que me iría de cañas por ahí), la Historia no nos enseña nada, que cantaba Sting. Repetimos el mismo patrón una y otra vez, y no aprendemos, hoyga (otra aportación más de la red: la cultura de internet con sus hoyganismos y sus meme... ces - guiño, guiño, trollface).

¿Dónde estamos ahora? Si algo malo tiene internet es que propicia que vayamos de una parte a otra y perdamos el hilo entre digresiones y procrastinaciones, las cosas como son. Ah, sí. Como nunca me gustó la Historia, la resumía. Y en mi resumen personal tengo una idea, esta vez un símil de tintes pseudoartísticos. Veamos, vayamos atrás en el tiempo. Del Renacimiento recuerdo sobriedad, luego a la gente se le empieza a ir la olla y la cosa pasa a ser barroca, y entonces se les va la castaña del todo y pasa a ser rococó. Aquello sólo puede acabar de una forma, que es cortando cabezas. Allons enfants de la Patrie, le jour de gloire est arrivé!

Hoy cumple años mi hermano. Desde hace mucho vive en Francia. Le felicité anoche por Facebook. Internet.

Toma la plaza

El siglo XX llegó a su rococó particular y nos manchó parte de este siglo XXI, pero la burbuja, no la inmobiliaria sino la social, está a punto de reventar, y en este caso la revolución que presagiaba Tracy Chapman no tiene que ver con la toma de la Bastilla sino con la toma de las plazas de todos los pueblos y todas las naciones que componen la nación Red. Internet es el nexo de unión de todos esos ciudadanos que ven que esto no puede continuar así por más tiempo, que hay que acabar con todo ese rococó que nos dejó el siglo pasado, un siglo no para el olvido, sino para tenerlo muy presente.

Aunque la volveremos a liar en el futuro, no nos quepa ninguna duda.

Es por todo esto que aunque para mí no tenga sentido hablar de un "día de", de un día de reivindicación de lo que sea, porque todos lo tienen que ser, hoy me he prestado a hablar del Día de Internet. Celebramos el Día de Internet con la seguridad de que la red no une máquinas sino personas que ven en la revolución digital una oportunidad para el cambio.

Poor people gonna rise up and take what's theirs

Foto | dkpto, Las mentiras..., Juan Luis Sánchez

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir