Compartir
Publicidad
Publicidad

Bradley Manning recupera el ánimo al saber que la revolución democrática está en marcha

Bradley Manning recupera el ánimo al saber que la revolución democrática está en marcha
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

A la gente como Manning en este país se les solía llamar patriotas y no criminales – Ron Paul, congresista de los EE.UU

David House, amigo de Bradley Manning y su visitante habitual, es un jovencísimo investigador (23 años) que trabaja en el MIT y que sufre el permanente acoso del FBI. Es el precio de su amistad y lealtad al soldado Manning, que realmente es un oficial y analista de inteligencia.

El preso de la base militar de Quantico, que antes conocía otra celda en el desierto de Kuwait, y al que se considera el principal sospechoso de ser la “garganta profunda” de WikiLeaks. El joven que esperaba, según le dijo al que luego sería su delator, que “todo esto sirviese para algo”.

Ahora Bradley Manning pasa 23 de las 24 horas del día confinado y permanentemente vigilado en una pequeña celda. Tiene prohibido hacer ejercicio y cualquier otra actividad. Si quiere hablar, leer o escuchar música deberá aprovechar la hora de esparcimiento. Carece de almohada y sábanas ya que se le aplica la observancia por suicidio. No es fácil mantener el buen humor ni las ganas de vivir, pero este domingo, su amigo tenía novedades:

Bradley está en un estado de shock debido a las condiciones de su reclusión, pero su estado de ánimo ha cambiado desde que tiene noticias de los levantamientos democráticos liderados por jóvenes en Egipto y Túnez.

En Nación Red | Una web y un soldado

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos