Compartir
Publicidad
Publicidad

EE.UU envía a un "asesor" cansado de librar batallas para que cumplamos la legalidad

EE.UU envía a un "asesor" cansado de librar batallas para que cumplamos la legalidad
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La Cámara de Comercio de EE.UU es una de las instituciones (?) que más ha presionado en el asunto de la propiedad intelectual y la defensa del viejo modelo. Hace escasas semanas han sido noticia en Australia por la beligerancia que, en compañía de otros, han adoptado para que los países del Acuerdo Estratégico Trans-Pacífico de Asociación Económica hagan cambios en su legislación para endurecer toda normativa relacionada con el dichoso copyright. Alguien escandalizado filtró el documento.

La Cámara de Comercio de EE.UU en Madrid (su presidente sale en WikiLeaks) es un nodo más de ese conglomerado en descomposición y ajeno a los valores del libre mercado que incluye la transparencia y el respeto a la legalidad. Pues bien, los de la Cámara en Madrid han montado un acto para decirnos a los españoles que somos unos piratas y la vergüenza de Europa. Mal estilo y ni media verdad, calumnia con barras y estrellas para impresionar:

Son los otros países europeos quienes están cuestionando a España por lo que está haciendo.

Le ha dicho sin despeinarse, Justin Hughes, asesor del gobierno americano en asuntos relacionados con la Propiedad Intelectual, a El Confidencial. Solo dicen la verdad cuando clasifican la información. Cuando presionan para tapar el asesinato de Couso, los vuelos de la CIA... y eso que Justin es un “intelectual” que ha defendido con brillantez sus posiciones frente a medios liberales que creen que el viejo modelo del copyright está muy desfasado o hay que revisarlo para progresar.

Pero la derrota de la Ley Sinde en el Congreso de los Diputados los ha puesto muy nerviosos. Él mismo reconoce su decepción y por eso ha venido a calentar el ambiente para que en el “segundo tiempo”, que se juega en el Senado, no haya errores:

En Estados Unidos pensamos que el Gobierno español no hace lo suficiente. Claro que estamos decepcionados. Y no nos gustaría ver que la ley se debilita. No se pueden librar batallas de meses para hacer cumplir la legalidad.

Oiga usted, “la legalidad”, el imperio de la ley, la intepretación de la misma y por lo tanto eso que usted llama “legalidad” se debe exclusivamente al respeto de la Constitución Española (ley de leyes) y a la decisión soberana, se entiende, de los representantes del pueblo español (nuestro poder legislativo) y en su caso de los tribunales y no de lo que usted entienda por legalidad. Deje de insultar al pueblo español.

Deje de tratarnos como a una república bananera como cuando su Secretario de Estado dijo que el secuestro de nuestra democracia a balazo limpio (y del gobierno y de los parlamentarios) era un “asunto interno de España”. El 23 de febrero se cumplirán 30 años de aquella ignominia. Las leyes (la política efectiva) que adopta el Congreso de los Diputados y el Senado es la legalidad. Tantas conferencias le han hecho perder el juicio democrático y el respeto a la soberanía de las naciones que visita al intelectual del copyright.

No es el Hughes que brilló en aquel debate londinense. Ayer estaba torpón y vendía muy mal. Dijo que “si todos los países tuvieran la actual legislación española sobre propiedad intelectual, los grandes perjudicados serían las multinacionales estadounidenses”. ¿Google?. Pero lo que demuestra que a estos se les ha parado el reloj en la radio fórmula con la que secuestraron la FM en tiempos de la postguerra es en esta perla para enmarcar:

La piratería no solo perjudica a las grandes compañías estadounidenses. También está provocando más desempleo y pérdida de identidad cultural en España, cada vez hay menos artistas españoles en las listas internacionales de discos más vendidos.

Al Tío Sam ya nadie le cree y se le ha puesto la barba blanca de mendigo pedigüeño. También tomó la palabra el embajador Solomont para decir que “La Ley Sinde es correcta y abona que España tenga una economía sostenible”. Cuantificó en 800.000 los empleos perdidos en los últimos años por la falta de respeto a la propiedad intelectual en España y estimó que un 50% de las exportaciones depende de que se avance en la buena dirección. Ojo, le faltó decir.

Jaime Malet, el presidente de la Cámara de Comercio de EE.UU en España, uno que dice que “hay que reiventar totalmente este país”, explicó que “en el extranjero existe una percepción muy deteriorada de cómo se respeta la propiedad intelectual en España, un sentimiento negativo para atraer inversión exterior”. ¿Amenaza?.

El Comité de Propiedad Intelectual del Senado estadounidense ya decía hace dos años que en España la piratería estaba adquiriendo el formato de epidemia. Qué duda cabe que es un tema grave en la agenda de ambos países. En todas las reuniones bilaterales se aborda la cuestión. Esa es la realidad. Es necesario un cambio cultural en la población española que entienda que “robar ideas es robar.

Sin comentarios. Es mejor dejarlos que sigan hablando en voz alta, como pasa con Sinde. Por cierto el asesor del presidente, así lo presenta Cinco Días (PRISA), tuvo un recuerdo emocionado para la ministra:

Estamos muy agradecidos a los esfuerzos de la ministra de Cultura en tratar de sacar adelante una ley que solucione el problema, somos conscientes de las batallas que se están produciendo para lograrlo.

Foto | subvertirse

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos