Compartir
Publicidad

El Super Wi-Fi de Obama frente al dividendo digital europeo

El Super Wi-Fi de Obama frente al dividendo digital europeo
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Las empresas de telecomunicaciones ven la posibilidad de la liberación de los white spaces como un auténtico desastre, que afirman les haría perder en torno al 40% de la facturación por minutos de telefonía móvil. Por supuesto, lo que no dicen las compañías de telecomunicaciones es que ellas mismas podrían haber desarrollado su propia tecnología para aprovechar los white spaces, y que no lo hicieron porque eso exigía innovación con un destino claramente incierto.

Enrique Dans (26/03/2008)

Cuentan que Obama es un apasionado de la idea y hace tiempo que ha tomado partido. El aprovechamiento del espectro abandonado por las televisiones analógicas puede multiplicar por 20 el potencial de cada uno de los actuales “Hot Spot” diseminados por la geografía de EE.UU.

Como se preguntaba hace unos meses el candidato ganador de las elecciones australianas, respecto al plan de la primera ministra (y perdedora) para abrir en canal Australia con pico y pala, ¿pero el futuro no es inalámbrico?, Obama ha seguido este tema con especial interés y haciendo preguntas a sus asesores. Hasta que se topó con las presiones habituales, no se planteba otra alternativa para los “espacios en blanco” (white spaces) que revertirlos a la sociedad, después de todo de ¿quién es el espectro?. Peligrosa pregunta que estigmatiza al que se atreve a hacerla en público como “socialista” o “comunista” y ojo no te cruces con un Tea Party.

Donde el inquilino de la Casa Blanca intuye – hoy veremos si además lo quiere – un Super Wi-Fi para todos, generado por el aprovechamiento de los espacios en blanco (o el espectro basura) que han dejado libre las televisiones de la concesión, en Europa, nuestros políticos, con Sebastián como modelo, no ven más que gasolina para las operadoras, a las que sirven.

Sería paradójico, pero puede darse el caso, que hoy Estados Unidos le de a Europa una lección universal de aprovechamiento colectivo y social de lo digital. Ya se la ha dado esa lección, desde luego, en el debate que se ha vivido al respecto de los white spaces frente al gris desierto europeo… que avanza. Veremos en un rato hasta que punto han hecho mella las “interferencias”. Las técnicas dicen se han solucionado.

Aquí los demócratas tiene a Google y Microsoft ayudando y la ciudad de Wilmington en Carolina del Norte como laboratorio de pruebas ya consolidado. No se han producido interferencias. Lo comentamos aquí, el super Wi-Fi de esta ciudad ejemplar funciona como un cañón. En todo caso este es el gran escollo, las interferencias técnicas que hoy quiere disipar la FCC. Como es de imaginar se habían exagerado. Trampas contra la sociedad.

Gran expectación se vive allí, escasa aquí, que cuando lo que está en juego no “interesa” pues no interesa. ¿Qué sería de los medios tradicionales, la mayoría al borde del abismo financiero, sin la publicidad de los operadores de la concesión y la que les enchufa del gobierno que aprueba la concesión? Ese es el quid de la cuestión de la escasa información.

Para dos de los cinco comisarios de la FCC, liberalizar las frecuencias que ya no se utilizan para la retransmisión de televisión (white spaces) significa dejarlas libres para que de manera natural la gente pueda tener más y mejor Wi-Fi. Decide en unas horas el presidente. Cuando despierte América, Europa seguirá dormida.

Más Información | El dividendo digital: desafíos, oportunidades y posiciones nacionales
En Nación Red | La guerra por las sobras del codiciado espectro-basura o “espacio en blanco” evidencia su valor
Foto | Florian

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio