Los informáticos de Rusia están escapando en masa. Para evitarlo, Putin les libra de ser soldados en la guerra

Los informáticos de Rusia están escapando en masa. Para evitarlo, Putin les libra de ser soldados en la guerra
Sin comentarios

La Asociación Rusa de Comunicaciones Electrónicas calcula que entre 50.000 y 70.000 de profesionales en informática han abandonado Rusia y se han mudado de país por miedo a ser reclutados por el ejército y por la situación económica que la guerra ha traído a la ciudadanía rusa como consecuencia del bloqueo de muchas empresas extranjeras. Otros 100.000 profesionales planean irse cuanto antes.

Otro motivo que hace a los jóvenes escapar, de acuerdo con lo que considera Natalya Kaspersky, dueña del antivirus del mismo nombre, también muchos se van por ideología. Temen a una intervención del Kremlin en su actividad (algo que no sería raro si tenemos en cuenta que hace tiempo que Moscú trabaja en la soberanía de su software) y al mismo tiempo están habituados a trabajar con software de empresas de Occidente.

Los informáticos no tendrán que ir al frente

moscú

Y con este panorama tan complicado y ante el temor de que haya un apagón tecnológico pronto en Rusia, el gobierno de Moscú ha anunciado que no va a reclutar a informáticos para evitar la pérdida de talento que acarrea que estos profesionales se estén yendo en masa a otros países.

En Rusia el servicio militar es obligatorio entre los 18 y los 27 años, y el próximo llamamiento a filas es este mes de abril que comienza. Y no hay que olvidar que muchas noticias apuntan a que se están perdiendo cientos de vidas cada día de soldados rusos (se calcula que en total han muerto cerca de 15.000 en este mes), aunque el presidente Vladimir Putin está tratando de ocultar esta información entre su ciudadanía.

Ayudar a las empresas

Esta decisión ayudará también a las empresas rusas a retener a sus trabajadores. La larga lista de multinacionales que han abandonado el país están dejando una enorme crisis económica entre la ciudadanía de Rusia.

Además, una guerra del siglo XXI siempre va acompañada de una ciberguerra, un conflicto online, que requiere de protección. Hay un ciberejército de cientos de miles de hackers que tienen a Rusia como objetivo para tratar de meter presión de que acabe con la invasión a Ucrania. Hace unos días Rusia registró ataques de Protestware y la solución de su principal banco fue cpedir que no actualicen el software, en vez de crear una solución real y efectiva.

Temas
Inicio