Publicidad

Microsoft vence a Amazon y se lleva el contrato de 10.000 millones de dólares del Pentágono, con polémica por el papel de Trump

Microsoft vence a Amazon y se lleva el contrato de 10.000 millones de dólares del Pentágono, con polémica por el papel de Trump
10 comentarios

Publicidad

Publicidad

Microsoft ha sido la gran vencedora del gran contrato de Defensa por el que pugnaba junto a Amazon, gran dominadora de los servicios de la nube con Amazon Cloud Services. Que los de Redmond se lleven el contrato JEDI, que en español significa empresa de infraestructura conjunta de defensa, supone un gran varapalo para los de Jeff Bezos, que ven cómo se les escapan los 10.000 millones de dólares que estaban en juego de cara a dar servicio de aquí a los próximos 10 años.

En el proceso, abierto hace un año, han intervenido otros gigantes como IBM, Oracle y Google, que se retiró del proceso de optar al contrato alegando conflicto de intereses. Microsoft tendrá que encargarse de proveer una infraestructura que modernice el uso de la tecnología del Pentágono.

La operación contractual se explica así en palabras de Dana Deasy, directora de información del Departamento de Defensa: "debemos mejorar la rapidez y la eficacia con la que desarrollamos y desplegamos capacidades técnicas modernizadas a nuestras mujeres y hombres uniformados".

Amazon era la favorita de los expertos

Bezos

Amazon partía claramente como la compañía favorita para llevarse el contrato JEDI, teniendo en cuenta el liderazgo técnico y de cuota de mercado (48% vs 15% de Microsoft, según Gartner) del que disponen.

En ese sentido, según palabras de un portavoz de Amazon que recoge Wired, en la compañía de Seattle están "sorprendidos sobre esta conclusión" pues AWS "es el claro líder en computación en la nube, y una evaluación detallada puramente de las ofertas comparativas llevó claramente a una conclusión diferente". En el Washington Post, el columnista Max Boot afirma que "el contrato es tan grande que podría inclinar el lucrativo negocio de la computación en la nube a favor de Microsoft".

En 2013, ocurrió algo parecido entre Amazon e IBM. Los segundos eran claros favoritos para llevarse un contrato para la construcción de la nube de alta seguridad de la CIA, pero los primeros se acabaron imponiendo pese a no tener en ese momento la posición de liderazgo.

En mitad de la polémica sobre si las compañías tecnológicas debían trabajar con el Pentágono, Bezos, frente a Google, se posicionó totalmente a favor, alegando que "si las grandes compañías tecnológicas dan la espalda al Departamento de Defensa de los Estados Unidos este país estará en problemas". Según recogió Business Insider, en Amazon se encuentran "evaluando opciones", tras conocer

En Estados Unidos se acusa a Donald Trump de intervención en contra de Amazon y Bezos

Trump

La sorpresa del portavoz de Amazon encaja con la del resto de analistas en cuanto a la parte técnica. Sin embargo, desde el punto de vista político, encaja menos, pues en el mes de julio, Trump se posicionó en la pugna, hablando de que estaban recibiendo muchas quejas (de compañías como IBM, Oracle o Microsoft) sobre el contrato del Pentágono con Amazon. Dicha intervención en forma de declaraciones visualizaron que el proceso sería más complejo de lo que aparentaba y podría acabar de forma distinta a lo esperado.

De hecho, Mark Esper, secretario de Defensa de la Administración Trump, se inhibió de la elección del contrato JEDI alegando que su hijo trabajaba en una compañía que solicitó formar parte del proceso del contrato. Anteriormente, su posición había levantado suspicacias, pues tras la aparición de Trump en escena, hizo unas declaraciones que daban a entender que el proceso ya estaba "contaminado". "Vamos a echarle un vistazo. Lo veremos con mucha atención", dijo el político.

La oposición de Trump al Washington Post, el periódico que Jeff Bezos compró, es conocida públicamente. El presidente considera al periódico como uno de esos medios que están en su contra y que manipulan a la opinión pública. En este sentido, Guy Snodgrass, que trabajó junto al antiguo secretario de Defensa Jin Mattis, contó en su libro cosas como:

Trump llamó a Mattis en el verano de 2018 y le ordenó que "jodiera a Amazon" por la oportunidad de pujar por un contrato de red de nube de 10.000 millones de dólares.

En un encuentro con el equipo, cuenta Snodgrass**, la postura de Mattis fue la de no aceptar esa supuesta orden de Trump. "No vamos a hacer eso"**. Esto se hará según las reglas, tanto legal como éticamente". Mattis comunicó su decisión de dejar el cargo en diciembre de 2018, y abandonó el barco en febrero de 2019.

Desde el Departamento de Defensa defienden (valga la redundancia) que "el proceso de adquisición fue conducido de acuerdo a las normas y regulaciones aplicables", así como que todos los aspirantes "fueron tratados con equidad y evaluados de acuerdo con los criterios de evaluación establecidos en el pliego de condiciones".

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir