Compartir
Publicidad

El programa de vigilancia de la NSA está vivo pero "inactivo", y su fin definitivo parece estar cerca

El programa de vigilancia de la NSA está vivo pero "inactivo", y su fin definitivo parece estar cerca
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Años después de toda la polémica desatada tras el hecho de que Edward Snowden denunciara las prácticas de espionaje de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) estadounidense, el programa sigue existiendo, aunque puede que por poco tiempo. Según el Consejero de Seguridad Nacional Luke Murry, que sigue órdenes de Kevin McCarthy, líder de la mayoría de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, el programa ha sido detenido de forma silenciosa.

Según el consejero, la agencia estatal ya no está recogiendo detalles de llamadas y mensajes de texto, y añadió que la Administración Trump no ha utilizado la vigilancia durante los últimos seis meses del mandato. Otro aspecto clave alrededor del programa es que la autorización para la recolección de datos caduca en diciembre, y según Murry, es poco probable que el Congreso la renueve.

La NSA ya estaba muy debilitada desde hace años

Facebook

El programa que denunció Snowden podía obtener información de llamadas de ciudadanos extranjeros, pero también estadounidenses. La reacción de los medios y de la ciudadanía siempre fue crítica, pese a que las autoridades defendieron que todo lo que hicieron fue defendiendo la seguridad nacional.

Aun así, Obama firmó en 2015 una ley (USA Freedom Act o Ley de la Libertad de EE UU) que debilitó enormemente la capacidad de acción de la NSA, tras ser aprobada en el Senado y en la Cámara de Representantes. Con ella se retiró a la agencia gubernamental la capacidad de almacenar datos sobre las llamadas y fueron devueltos a las operadoras. A partir de ese momento, sería necesario contar con autorización judicial para cada caso.

Mientras todo pasa, Snowden ya lleva más de cinco años exiliado en Rusia

Más tarde, durante 180 días, una sentencia judicial permitió que la NSA activara de nuevo los programas de recolección de datos. La posición de Trump al comienzo del mandato parecía favorable a buscar reforzar la vigilancia masiva, pero finalmente han sido otras sus máximas prioridades.

En los últimos tiempos, en junio de 2018, la NSA informó de que eliminaría los registros de datos telefónicos obtenidos de operadoras desde 2015, tras el descubrimiento de "irregularidades técnicas" (con datos de ciudanos estadounidenses y residentes tratados sin garantías) en los datos proporcionados por estas.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio