Publicidad

La UE demanda a Valve, Bandai Namco y otras que no impidan a los usuarios adquirir sus juegos desde cualquier país miembro

La UE demanda a Valve, Bandai Namco y otras que no impidan a los usuarios  adquirir sus juegos desde cualquier país miembro
11 comentarios
HOY SE HABLA DE

Publicidad

Publicidad

Pese a que nos aproximamos a las elecciones europeas de mayo, la actividad de la Comisión Europea no cesa, y en particular la de la comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager. El organismo del que forma parte ha enviado un pliego de cargos a Valve, por Steam, y a cinco empresas de desarrollo de videojuegos como Bandai Namco, Capcom, Focus Home, Koch Media y ZeniMax por las prácticas de geolocalización que aplican a la hora de comercializar los videojuegos en PC.

Estas son las palabras de Vestager:

"En un verdadero mercado digital único, los consumidores europeos deberían tener el derecho a comprar y jugar los videojuegos de su elección independientemente de donde vivan en la Unión Europea. A los consumidores no se les debe impedir comprar entre Estados miembro para encontrar la mejor oferta. Valve y los cinco desarrolladores de videojuegos de PC tienen ahora la posibilidad de responder a nuestras preocupaciones".

Steam y sus códigos de producto, en el punto de mira

Comision

La acusación a Steam esta vez no tiene que ver por prácticas monopolísticas frente a compañías, sino ante los consumidores, pues acusa de forma preliminar a Valve y a los desarrolladores de haber alcanzanzado acuerdos bilaterales para impedir que los usuarios adquieran y jueguen a los títulos en el mercado en que deseen y fuera de su país de residencia, algo contemplado por la Unión Europea. Steam, como la mayor plataforma distribuidora, incurre junto al resto de compañías en prácticas que van en contra de las leyes antimonopolio de la Unión Europea.

En primer lugar, la Comisión expresa su preocupación en que esos acuerdos existan con los códigos de producto de juegos para que sólo funcionen en ciertos países miembros y que los ciudadanos de otros vean su oferta limitada. Los países más afectados por códigos que no funcionan en otros mercados serían República Checa, Estonia, Hungría, Letonia, Lituania, Polonia, Eslovaquia y Rumania. En segundo lugar, la Comisión ve indicios de que Bandai Namco, Focus Home, Koch Media y ZeniMax han incluido restricciones de exportación en contratos con Valve, lo que impide que se comercialicen ciertos juegos fuera de dichos Estados miembros.

Las multas pueden llegar al 10% de ingresos anuales totales de Valve y del resto, que en caso de propietaria de Steam serían 430 millones en 2017

De momento es un aviso y una petición para que modifiquen sus prácticas, pero si se confirma que estas prácticas han particionado el mercado en base a las fronteras, irían en contra del Artículo 101 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea:

Serán incompatibles con el mercado interior y quedarán prohibidos todos los acuerdos entre empresas, las decisiones de asociaciones de empresas y las prácticas concertadas que puedan afectar al comercio entre los Estados miembros y que tengan por objeto o efecto impedir, restringir o falsear el juego de la competencia dentro del mercado interior[...].

En ese caso, las compañías se exponen a multas de hasta el 10% de sus ingresos a nivel mundial, y a ver prohibido su comportamiento. Habrá que esperar al veredicto de un proceso de investigación que se abrió en febrero de 2017. Valve y el resto pueden examinar los documentos de la investigación, alegar y solicitar una vista oral para mostrar su visión sobre las acusaciones ante los representantes europeos y autoridades de la competencia.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir