Compartir
Publicidad

Touch ID, la punta del iceberg para una nueva revolución de Apple

Touch ID, la punta del iceberg para una nueva revolución de Apple
36 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Al final los rumores eran ciertos: el iPhone 5S, el nuevo buque insignia de los teléfonos de Apple, lleva un sensor de huellas dactilares incorporado en su botón frontal. Es capaz de leer varias capas de piel de nuestros dedos, y una capa de zafiro nos previene de casi cualquier ralladura que pueda estropear el sensor.

Las intenciones de Apple son totalmente claras. Por el momento este sensor no está incluido en el iPhone 5C ni en ningún otro terminal iOS y sólo sirve para desbloquear nuestro teléfono y comprar aplicaciones con una capa de seguridad extra, pero eso significa que la compañía sólo ha dado el primer paso. El primer paso de lo que puede ser toda una revolución en el mercado de los pagos móviles.

h2. Todos los obstáculos están aparentemente cubiertos

Hay que decir que, a priori y siempre teniendo en cuenta que el veredicto final será cuando probemos el sensor con nuestras propias manos (nunca mejor dicho), parece que Apple ha pensado en todo. El sensor tiene un grosor de apenas unas micras para que quepa sin problemas bajo el botón frontal del iPhone y no haya que hacer hueco dentro de la circuitería interna, pero es capaz de leer incluso las capas subcutáneas de nuestro dedo a una precisión que ni siquiera nuestras retinas son capaces de reconocer. Además, para evitar desperfectos por caídas o rascadas, el sensor está cubierto por un cristal de zafiro que no va a ser nada fácil de dañar.

Otros aparatos como algunos portátiles e incluso algunos teléfonos con Android ya llevan un sensor incorporado, pero no han conseguido llamar mucho la atención y que yo haya oído no es que funcionen muy adecuadamente. Si Apple ha decidido incluir uno en sus dispositivos a estas alturas significa que deben haber dado con un modo efectivo de reconocer nuestras huellas dactilares, algo que sea capaz de reconocer eficientemente nuestro dedo.

¿Y si queremos que el sistema sea capaz de reconocer más de un dedo de nuestras manos? Ningún problema, iOS está preparado para hacerlo. Y como sólo se podrá usar con iOS 7, Apple aquí ya tiene un buen atractivo para que los usuarios se actualicen (aunque a ver quién renueva teléfono con esos precios). Insisto que falta que lo probemos, pero a primera vista tiene pinta de que Apple ha salido preparada.

h2. Una API, el único ingrediente que se necesita

huellas

Ahora mismo, este sensor del nuevo iPhone está cerrado para su propio ecosistema, pero eso es lo que quiere Apple ahora mismo: tener el iPhone 5S como conejillo de indias para ver qué tal se desenvuelven los usuarios utilizando este sensor dactilar. Si el "experimento" sale bien, el camino a seguir pasa por una API para que todos los desarrolladores puedan sacar provecho de esta tecnología y lanzar más y más dispositivos con esa tecnología. iPod touch, iPad mini, iPad, todos los iPhone... Y de ahí a todos los negocios sumándose a un 'Pay With iTunes' es cosa de tiempo.

Y es cosa de tiempo porque no creo que Apple quiera ignorar una oportunidad de negocio tan enorme para sus 500 millones de usuarios, todos ellos con tarjeta de crédito y con fondos. Quizás hemos pecado de impacientes esperando que todo esto apareciera ayer y de sopetón. Quizás en Cupertino quieren probar suerte, viendo cómo los usuarios se adaptan al sensor dactilar con este nuevo iPhone 5S y preparándose para colocarlo en futuros productos una vez que el camino sea ya completamente obvio y claro.

En Genbeta | Cuatro formas con las que el reconocimiento dactilar de un futuro iOS puede encontrar grandes beneficios En Applesfera | Touch ID, todo sobre el reconocimiento dactilar del iPhone 5S

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio