Publicidad

Cómo guardar un juego Flash en tu disco duro para seguir jugándolo cuando deje de ser compatible con tu navegador

Cómo guardar un juego Flash en tu disco duro para seguir jugándolo cuando deje de ser compatible con tu navegador
1 comentario
HOY SE HABLA DE

Cada vez se ve menos contenido en Flash durante nuestras sesiones de navegación por la WWW, y lo poco que aún se ve no será algo que echemos de menos... con una excepción: los juegos en Flash.

Fueron muy populares hasta hace sólo unos años, pero en menos de cuatro semanas estarán condenados al olvido cuando los sitios web que los alojaban dejen de funcionar en los principales navegadores. ¿O no?

Si eres de esos gamers que no quiere renunciar a sus juegos favoritos, tienes una alternativa para que nadie te impide seguir usándolos: descargarlos.

Primer paso: acceder al juego

En este tutorial usaremos como referencia el navegador más usado (Google Chrome), aunque los pasos no se diferencian demasiado de los que deberemos utilizar con otros navegadores.

En primer lugar, debemos desplegar el menú de Chrome y seleccionar 'Configuración'. Una vez ahí, accederemos al apartado Privacidad y seguridad > Configuración de sitios web.

Ahí, en el apartado 'Contenido', encontraremos el elemento 'Flash' con el estado actual de la configuración del mismo. Casi con total seguridad nos indicará la configuración por defecto: 'Impedir que los sitios web ejecuten Flash'; para cambiarla deberemos hacer clic y mover el seleccionador a la opción 'Preguntar antes'.

Screenshot 18

Hecho esto, el navegador nos preguntará si queremos activar Flash cada vez que entremos en una página con esta clase de contenido. De modo que estamos listos para empezar a descargar juegos.

El siguiente paso será acceder a la web que esté alojando nuestro juego favorito. A efectos del presente tutorial, utilizaremos como ejemplo 'Crimson Room', uno de los primeros juegos de 'escape room' virtuales (y al que muchos jugamos sin conocer aún siquiera el concepto).

En el paso anterior impedimos que Chrome bloquease la carga del objeto Flash, pero aún no hemos logrado que cargue. Para ello, una vez accedamos a la página en cuestión, haremos clic en el icono del candado que aparece a la izquierda de la URL de la web: ahí podremos habilitar Adobe Flash para el dominio en cuestión, tal como se ve en la siguiente imagen:

Screenshot 13

Una vez habilitado, el navegador nos pedirá que recarguemos la web.

Segundo paso: descargar el juego

Y será entonces cuando podremos dar el siguiente paso: hacer clic con el botón derecho en la web que hayamos abierto, y seleccionar la opción "Ver código fuente".

Recurriremos entonces a la combinación de teclas Control + F (o Cmd + F, en el caso de los Mac) para buscar una cadena de texto muy concreta: ".swf", la extensión de archivo de los objetos Flash.

Si tenemos suerte, la búsqueda nos llevará a un enlace marcado en azul. En ese caso, sólo tendremos que hacer clic con el botón derecho sobre el mismo y selección 'Guardar como'.

En algunas ocasiones encontraremos más de un archivo SWF en la misma página: en tal caso normalmente el que nos interesa tendrá el mismo nombre que el juego.

Otra situación que se puede dar es que la ruta del archivo no esté completa; es decir, que no comience por "https://dominio.com/". En tal caso, sólo deberemos añadir esa parte a la ruta relativa insertada en el código:

Screenshot 17 Ejemplo de ruta relativa o incompleta.

Una vez introduzcamos la URL en el cajetín de búsqueda de Chrome, se mostrará un mensaje de aviso en la barra de descargas al que deberemos contestar indicando que sí queremos bajarnos el archivo SWF.

Screenshot 15

En algunos casos, los webmasters pueden haber buscado formas de ocultar por completo la ruta del SWF. En esos casos, introduciremos la URL de la página donde está inserto el juego en la siguiente herramienta online: File2HD.com; y, de nuevo, procederemos a buscar el ".swf".

Tercer paso: ejecutar el juego

Screenshot 16 Hemos podido jugar sin problema al 'Crimson Room' en un reproductor multimedia. Pero será mejor que usemos el programa oficial de Adobe.

A estas alturas ya tenemos el archivo del juego descargado en nuestro disco duro. Pero... ¿qué hacemos con él? Necesitamos un programa capaz de ejecutarlo. Varios reproductores multimedia (como Windows Media Player o Pot Player) son capaces de hacerlo, pero algunas funciones (como la entrada de teclado) pueden dar problemas en algunos juegos.

Por ello, la mejor opción pasa por instalar el programa oficial de Adobe, el Adobe Flash Player (si no lo teníamos instalado ya). Descarga la versión 'Flash Player projector content debugger', disponible para Windows, Linux y Mac y, una vez instalada, nos permitirá ejecutar el juego en nuestro PC y jugarlo igual que lo hacías en su página web. Listo.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio