Compartir
Publicidad
¿Ya tienes claro a quién sigues? Así es cómo algunas cuentas imitan ser oficiales sin llegar a serlo
Redes sociales y comunidades

¿Ya tienes claro a quién sigues? Así es cómo algunas cuentas imitan ser oficiales sin llegar a serlo

Publicidad
Publicidad

Si usas Twitter a menudo, seguro que recordarás los primeros momentos que tuviste con esta red social. Tras crearte la cuenta, empezaste rápidamente a enviar mensajes cortos para probarla y a buscar cuentas de personajes famosos y amigos para ir generándote un buen timeline.

Hace unos años, ese proceso no comportaba ningún obstáculo. Pero todos los que os estéis creando una cuenta de correo ahora mismo y queráis hacerle follow a cuentas de medios o personajes famosos os podéis encontrar con un problema: muchas de esas cuentas parecen ser oficiales pero no lo son.

El objetivo de siempre: conseguir tráfico engañando a los usuarios

¿Quiénes son los responsables de esas cuentas falsas y por qué lo hacen? La idea que hay detrás de esto es conseguir tráfico, como muchos os habréis imaginado. Imaginaos, por ejemplo, que hay un tal Pepito Gutiérrez que de repente triunfa en algún reality de músicos y saca su primer disco. Llega la hora de hacerse una cuenta de Twitter oficial y claro, se intenta coger el alias @pepitogutierrez.

Todo gira alrededor de tener un nombre de usuario de Twitter que pueda confundir y engañar a los internautas

Pues va a ser que no: alguien astuto vio ese triunfo antes de que el propio Pepito reaccionase y ya ha reservado la cuenta @pepitogutierrez antes que nadie. Y esa cuenta, naturalmente, puede venderse a un precio muy alto para el Pepito que ahora tendrá recursos para comprarla.

Ante esto, Pepito no tiene más remedio que desembolsar mucho dinero para tener esa cuenta o hacerse otra cuenta de Twitter con alias como @PepitoGutierrezOFFICIAL o @REALPepitoGutierrez. Algunos actores de Hollywood han acabado recurriendo a esa solución. Y eso provoca que los seguidores de esos personajes tengan que mirar bien las cuentas que siguen, porque a lo mejor @pepitogutierrez empieza a publicar como si fuese el verdadero Pepito mezclando enlaces clickbait para monetizar su tráfico.

"Copias" benignas y malignas: cómo diferenciarlas

De todas formas, algunas cuentas no tienen tanta mala intención. Algunos de estos alias aparentemente oficiales dejan claro en su descripción que no son quien parecen ser, y si tenemos en cuenta ese detalle podemos distinguir bien quien es real o no. Siguen beneficiándose de los usuarios que se confunden, pero como mínimo indican lo que son pasando parte de la responsabilidad a los propios incautos.

Aparte, siempre podemos buscar la insignia de las cuentas de Twitter verificadas. Es garantía de que estamos siguiendo a la persona que creemos que seguimos, aunque ya ha habido alguna ocasión en el que estas verificaciones también han resultado estar equivocadas.

Algunos ejemplos de cuentas "oficiales"

Gran Wyoming

Las series o artistas de éxito, los famosos más mediáticos o un tipo de contenido que por sí solo pueda generar audiencia son los objetivos más usados por este tipo de cuentas. @JuegodeTronosTM, por ejemplo, hace el juego de colocar las siglas TM (Trade Mark) en su nombre para simular oficialidad de la serie Juego de Tronos sin tenerla.

Otro gran afectado de estas prácticas es El Gran Wyoming, quien ya ha dicho varias veces que no tiene ninguna cuenta de Twitter. Pero tenemos a las cuentas @thegreatwyoming y a @big_wyoming, que a primera vista parece que sean realmente las del presentador de El Intermedio. En su descripción dejan claro que son parodias, pero más de uno de sus decenas de miles de seguidores no se habrá dado cuenta.

Luego tenemos ejemplos con grandes ejecutivos de tecnológicas internacionales: La cuenta de Twitter de Bill Gates es @BillGates (un nombre deducible y además verificado por Twitter), pero hay cuentas como @billgates_s, @BillKingGates, @BillGates_es o @Bill_Microsoft que intentan conseguir followers y tráfico aprovechando la reputación del antiguo CEO de Microsoft. El último ejemplo es más extremo: dos tuits, pero 58.300 followers.

Todavía más: hay cuentas que simulan ser las oficiales de algunas compañías. Sólo de Apple tenemos a @appleesp, @appleespana, @appleespanya, @apple_noes y @applespain. Luego está @ES_Google y @paisajes_es, quien coge el nombre de National Geographic y viraliza imágenes de retuit fácil (y algunas son candidatas a alguno de nuestros Cazadores de Fakes).

La moraleja que podemos sacar de esto es, una vez más, que miremos bien qué tipo de cuentas seguimos. Sólo hace falta ser fan de alguna celebridad para caer en algunas de estas cuentas falsas al intentar seguir a la verdadera, y aunque muchas declaren sus intenciones se sigue siendo víctima de alguien que lo único que quiere es popularidad y tráfico.

Imágenes | Wikipedia, Pascal
En Genbeta | En Steam Greenlight puede haber juegos falsos con malware: cómo evitar caer en ellos

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio