Compartir
Publicidad

Si te pasas con el spam te pueden caer dos años de cárcel

Si te pasas con el spam te pueden caer dos años de cárcel
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Todos somos víctimas del spam en mayor o menor medida, pero el caso de Sanford Wallace es un punto y aparte en la historia de los correos basura. Wallace acaba de ser condenado por un juez federal de California a una pena de dos años y medio de cárcel como castigo por enviar más de 27 millones de mensajes de spam.

Sí, has leído bien: Wallace llegó a enviar más de 27 millones de mensajes de spam entre noviembre de 2008 y marzo de 2009, tras comprometer medio millón de cuentas de Facebook y acceder a sus datos y listas de contactos. No en vano se apodaba a sí mismo "el Rey del spam".

El método de Wallace consistía en enviar a usuarios de Facebook un enlace a una web externa que, cuando entraban en ella, conseguía robarles sus datos de usuario y contraseña en Facebook, así como su lista de amigos. Wallace usaba entonces esa lista de contactos para enviarles mensajes con enlaces a otras webs, y ganar dinero con el tráfico que dirigía a ellas desde Facebook.

En 2007 y 2009 se enfrentó a demandas civiles por parte de MySpace y Facebook respectivamente, y acabó perdiendo ambas. El resultado fue de casi mil millones de dólares en multas de las dos compañías, que lógicamente fue incapaz de pagar. Pero no ha sido hasta 2011 que Wallace fue finalmente acusado de cargos penales, lo que ha dado lugar a esta nueva sentencia - la primera en la que se le condena por un delito.

Lo curioso del caso, además, es que la historia de Wallace como "Rey del spam" empezó incluso antes de Facebook, en los años 90. Por aquel entonces, el spammer se dedicaba a enviar mensajes publicitarios no solicitados vía fax.

Una condena ejemplar

Frente a las acusaciones actuales, Wallace se ha declarado culpable de un delito de "fraude y actividades relacionadas en conexión con correo electrónico", y otro de "desacato criminal", por los que se le condena a una pena de 30 meses de prisión y a pagar una multa de más de 310.000 dólares (unos 276.000 euros).

Con todo, la sentencia final es menos de los tres años completos a los que Wallace se enfrentaba como pena máxima para un delito de este tipo.

Según escriben los fiscales del caso en la propia sentencia, "una pena de 36 meses en prisión ayudará a que el acusado sea consciente de la seriedad de sus acciones, y puede servir como medida disuasoria para que no vuelva a tener un comportamiento similar en el futuro".

Vía | Ars Technica
En Genbeta | 7 servicios de email temporales para evitar spam y otros problemas

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio