Publicidad

"Es imposible deshacerse de algo en Microsoft": el creador de Windows 8 explica por qué lo mejor de Windows es también su lastre

"Es imposible deshacerse de algo en Microsoft": el creador de Windows 8 explica por qué lo mejor de Windows es también su lastre
101 comentarios

Steven Sinofsky fue el responsable de desarrollo de Windows 8, por lo que es una de las personas que puede hablar con más propiedad de lo que supone trabajar en la creación de un nuevo sistema operativo de Microsoft. Para muchas personas, también será de las personas con menos autoridad para hablar del asunto, por el fracaso que supuso el sistema de 2013 en muchos sentidos. En cualquier caso, como insider de la industria, siempre es interesante leerle por toda la experiencia que atesora.

Recientemente, escribió sus impresiones de todo lo presentado por Apple a nivel de software (e integración con cambios de hardware) en la WWDC20, y además de ser una lectura muy interesante en general, lo es especialmente por cómo explica la forma de trabajar en Windows en el seno de Microsoft. Sobre todo, en una de las cosas que más se suele alabar del sistema, y también criticar: la retrocompatibilidad.

"Es literalmente imposible deshacerse de algo en Microsoft. No puedo deciros cuántas veces lo intenté (o lo intentamos). Un chiste interno fue el tiempo que el equipo de Excel siguió corrigiendo bugs en el Excel de OS/2 para un banco europeo. Fue mucho tiempo después de que nadie usara OS/2 (excepto ese banco). Lo más difícil para mí fue deshacerme de algo que nadie usaba (¡MediaCenter!)".

Amada retrocompatibilidad, odiada retrocompatibilidad

Sinofsky

La retrocompatibilidad que menciona Sinofsky con elementos antiguos del sistema, y todo el tiempo que se les da soporte, es una de las grandes ventajas que para muchas personas tienen Windows y en general mucho software de Microsoft respecto a otros sistemas. En comparación con Apple, la diferencia es abismal.

A día de hoy, en Windows 10 es posible ejecutar software muy antiguo como Internet Explorer 2.0, pero en macOS es imposible ejecutar nada de la época de Classic, de PowerPC o, literalmente, de 32 bits, tras perder el sistema soporte desde macOS 10.15 Catalina. Algo que fue realmente "dramático" para muchas usuarios de aplicaciones viejas en la plataforma.

Por otra parte, toda esta retrocompatibilidad supone un lastre para Microsoft en cuestiones como hacer avanzar realmente al sistema a buen ritmo. Como ya hemos comentado, tras casi 5 años, Windows 10 sigue siendo un sistema inacabado y que no acaba de dar el salto en unificación que se esperaba. Su mayor ventaja es a la vez lo que hace que sea imposible dar grandes saltos, algo que a Apple no le supone tanto esfuerzo.

Sinofsky alaba cómo Apple ha sido capaz de llevar a cabo los planes, sobre todo en cuanto a su ejecución:

"Me quedé boquiabierto cuando Tim Cook comentó la transición a Apple Silicon (ASi) como una travesía de dos años. En primer lugar, es como si no fuera tiempo. En segundo lugar, es un plazo increíblemente largo para comunicar cuánto tiempo llevará y que se debe ser paciente. Pero en realidad eso es increíblemente valiente cuando tanto podría cambiar, o lo que es más importante, podría salir mal. Todas las grandes empresas planifican a varios años visto (lo hice), pero todos saben que esos planes significan poco después de un año fiscal. Apple es completamente diferente en ese sentido".

Y dentro de esa "valentía", profundiza en los motivos que según él explican que sea así:

"Lo grande de esto es cómo el modelo de Apple permite que esto funcione. Cada aspecto del sistema tiene que unirse para crear un entorno en el que se puedan tomar y apoyar decisiones que permitan que estos planes tengan integridad."

"Lo que quiero decir con el modelo de Apple es que no se trata de su negocio directo al consumidor o de integración vertical, sino de la cultura de tener un "punto de vista". Apple fabrica productos que los clientes adoran y que les encantan, pero los hace estudiando la tecnología, el mercado y el uso para llegar a planes y estrategias. A diferencia de lo que lees en los libros de texto, Apple tiene mucho menos que ver con responder a micro cambios, ciclos de hype o incluso "feedback". De hecho, puedes ver a menudo cómo el modelo de Apple no funciona tan bien cuando lanza productos al mercado con prisas o lo escucha con demasiada atención (por ejemplo, HomePod). Apple es una compañía que tiene un punto de vista: cuando el punto de vista se alinea con un gran producto que la gente ama, se puede convertir en una fuerza imparable."

Como ejemplo de lo que le cuesta a Microsoft ejecutar planes, Sinofsky repasa la transición a los 64 bits en Windows, y lo que permite que no esté acabada: "Llevó 20 años. Todavía no ha acabado. Por otra parte, Excel 2.2 todavía funciona en Windows de 32 bits, igual que WordPerfect de MS-DOS, lo que es un logro milagroso, y honestamente, muy valorado por grandes clientes. Mundos distintos". Aquí se vuelve a ver lo mejor de esa Microsoft amante de la retrocompatibilidad. Para utilizar software así de antiguo de Apple tienes que recurrir a emuladores o a hardware antiquísimo.

La lentitud de Microsoft aplicando cambios y dejando atrás viejas tecnologías es muy apreciada por grandes clientes, según Sinofsky. Y Microsoft no se entiende sin estas normas no escritas.

La transición de ambas compañías a los 64 bits no tiene nada que ver: "[En Windows] La paciencia mostrada para mantener la compatibilidad ha sido notable. Incluso hoy, Office instala la versión de 32 bits de forma predeterminada y lo recomienda. Nuestro equipo tomó esa decisión en 2003. [...] Apple comenzó a requerir aplicaciones de 64 bits en 2017. Dos años más tarde, las aplicaciones de 32 bits ya no eran compatibles.". Aquí, Sinofsky puntualiza que, en realidad, la transición de Apple comenzó en 2009 con Snow Leopard.

Es un repaso a una estrategia con claroscuros, de la que salen muchas cosas buenas:

"No hicimos [Microsoft] nada malo. Muchos argumentan que el compromiso con la compatibilidad y el avance de los clientes hicieron que Microsoft fuera única. Estoy acuerdo y lo creo. Sin embargo, lo que hace es que sea mucho menos interesante / importante para los clientes seguir contigo". Se refiere en esto a que los incentivos para actualizar son mucho menores.

Y, de nuevo, lo opuesto en una Apple actual que también le encanta:

"Al ver la WWDC, puedes ver una priorización clara e implacable de esa estrategia de varios años en un equipo de desarrollo de productos MASIVO. Es realmente increíble de ver y realmente creo está infravalorado. [...] Es increíblemente claro que todos en Apple ponen los requisitos de estrategia por encima de cualquier cosa "local"".

Sinofsky se refiere con local al trabajo en un producto concreto frente al todo en una estrategia. "Microsoft operaba mucho más localmente y, por lo tanto, era mucho más resistente, en muchas otras empresas, y atendía a muchos tipos de clientes diferentes. Algunos incluso dirían más receptivo a los clientes. ¿Actividad frente a progreso?"

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios