Publicidad

Basta de que solo las empresas se beneficien de tus datos, 'mydatamood' quiere equilibrar la balanza a favor de los usuarios
A fondo

Basta de que solo las empresas se beneficien de tus datos, 'mydatamood' quiere equilibrar la balanza a favor de los usuarios

Publicidad

Publicidad

Ha pasado más de un año desde que entrara en vigor el cumplimiento obligatorio del Reglamento General de Protección de Datos (GDPR) y sin embargo, la sensación que nos queda es que poco o nada ha cambiado más allá de aquel aluvión de emails que recibimos y los avisos de cookies y nuevas políticas de privacidad.

Si los mismos expertos no ven que se haya producido una mejora sustancial en ningún aspecto, y creen que la normativa no ha sido entendida ni aplicada por la mayoría de las empresas, los usuarios están aún más lejos de comprender del todo cuáles son sus derechos y cómo los protege la ley frente a la inmensa recolección de sus datos a la que se ven sometidos a diario. De este predicamento ha nacido el proyecto mydatamood.

Este sitio funciona como un intermediario para que cualquier usuario pueda ejercer a través de ellos sus derechos sobre los datos que las empresas recolectan.

Hagamos un nuevo contrato

Mydatamood Es

La iniciativa de mydatamood fue creada por un grupo de profesionales españoles especializados en el área legal, de marketing e ingeniería, como una solución para aquellos usuarios que están preocupados por la privacidad de sus datos personales.

Bajo la propuesta de lo que han llamado el #NewDataDeal, el equipo conformado por Dany Bertolín, Sabina Guaylupo, y Ángela Álvarez buscan ayudar a establecer un nuevo contrato social entre las empresas y los usuarios.

En Genbeta hemos hablado con sus creadores y hemos conocido en detalle qué es lo que buscan, cómo pueden ayudarte a obtener más control sobre tus datos haciendo valer tus derechos legales, y qué esperan obtener a cambio.

Ayudar a los David que se quieren enfrentar a un Goliat

Mydatamood

Si bien la GDPR llegó para proteger a los ciudadanos europeos de las empresas que hacen un mal uso de nuestros datos, siguen existiendo empresas que se resisten a seguir las reglas. Como usuario tienes derecho de acceder y gestionar todos los datos que cualquier tercero haya recolectado por ti, pero en muchos casos el proceso es tan complicado, y las empresas colaboran tan poco, que muchos se rinden o ni siquiera lo intentan.

Es una clásica historia de David contra Goliat, ¿quién tiene el tiempo, los recursos y el conocimiento para luchar contra una empresa gigante? La misma OCU lleva más de un año intentando demandar a Facebook para que pague a los españoles por el escándalo de Cambridge Analytica.

Ángela Álvarez, licenciada en psicología y una de las fundadoras de mydatamood, nos explica: "Esto surge de lo que le preocupa a todo el mundo, que es qué pasa con mis datos, pero que cae en un grupo de personas que tenemos más información que el resto sobre lo que está pasando con los datos".

"La normativa de la GDPR no sirve para nada si los ciudadanos no ejercen sus derechos"

Ángela nos cuenta que con el proyecto tienen como objetivo principal la sensibilización masiva, puesto que necesitan que haya una masa crítica de gente que sea consciente de lo que está pasando con sus datos, de que sepan el valor que tienen sus datos y de que las empresas se están aprovechando de ellos y de que eso es algo que al final tendrá consecuencias a largo y mediano plazo.

"La normativa de la GDPR no sirve para nada si los ciudadanos no ejercen sus derechos. A Movistar, que una persona individual le diga que tiene derecho a saber que están haciendo con sus datos, le da lo mismo. Ahora, si tiene a cien mil personas detrás, entonces ya tienen un problema".

Básicamente, en la unión está la fuerza. Mientras más usuarios se unan a la iniciativa del #NewDataDeal, más presión colectiva se puede ejercer. Ellos suman el conocimiento y la experiencia, y tú sumas a los números.

Actualmente no hay equilibrio, las empresas controlan todo este enramado y los ciudadanos ni se enteran, ni saben cómo cambiar esa situación, porque no saben qué derechos tienen ni cómo ejercerlos

Newdatadeal

Por supuesto, mydatamood también busca un beneficio en todo esto, no un proyecto filantrópico, también es un negocio, porque necesita serlo para poder ser sostenible. En eso han sido muy transparentes: "Lo que nosotros queremos hacer, para que funcione, necesita de esa masa crítica de usuarios, necesitas hacerlo bien y necesitas dinero".

El plan para hacer rentable mydatamood es el de encontrar un equilibrio entre sensibilizar al público y ofrecer un servicio viable económicamente. Ellos facilitan de forma gratuita una serie de recursos que te ayudan a ejercer tus derechos, pero si quieres ir más allá y llevar acciones legales, puedes disponer de sus servicios pagando.

Si al final quieres poner una reclamación a la Agencia de Protección de Datos, o si quieres que le insistamos a una empresa para que borren algo, habrá otra serie de derechos que quién quiera que le ayudemos a ejercerlos, pues tendría que pagar. Como cualquier plataforma de negocio escalable, vas a pagar mucho menos si lo haces a través de una plataforma que se dedica especialmente a ello y que tiene un sistema automatizado, que si te vas a un despacho de abogados

Por ahora, si te unes a mydatamood como un "mooder", te regalan 50 de lo que han llamado "mooins". Con esos mooins puedes reclamar tus datos (10 mooins por solicitud). Con eso puedes empezar, y proximamente ofrecerán más servicios como rectificación de datos erroneos, eliminación de datos, y hasta formas de rentabilizar tus propios datos.

La ventaja aquí es que si no sabes cómo reclamar algo, ni a dónde acudir, ni qué derechos tienes, mydatamood pone todo eso a tu alcance a través de un equipo especializado y prometen hacerlo con una "oferta muy barata, muy tarifa plana".

En estos momentos solo las empresas se benefician de los datos que recolectan, en mydatamood tienen claro que esos datos tienen valor, especialmente valor ecónomico, y si logran amasar una buena cantidad de usuarios para ejercer suficiente presión utilizando los recursos legales que dominan y que escapan al usuario individual, podrían lograr crear ese nuevo acuerdo en el que se beneficien también los usuarios.

La recolección de datos no va a detenerse pronto o probablemente, nunca. Pero hoy, la balanza está completamente del lado de un bando.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir