Compartir
Publicidad

El registro informatizado de los trabajadores y parados alemanes queda suspendido

El registro informatizado de los trabajadores y parados alemanes queda suspendido
0 Comentarios
Publicidad

El proyecto ELektronischer EntgeltNAchweis (ELENA), una tarjeta electrónica mediante la que el Estado alemán hace un almacenamiento masivo de datos personales de los trabajadores y los beneficiarios de prestaciones sociales, ha quedado en suspenso.

Recordar que ELENA fue un proyecto impulsado por el primer gobierno del socialdemócrata Gerhard Schröder, que evolucionó a peor después de la experiencia de la “gran coalición” y que ahora dividía al centro-derecha. Los liberales incluso participaron en las manifestaciones contra la deriva de ELENA junto a piratas, verdes y organizaciones en defensa de las libertades y los derechos civiles.

ELENA es el acrónimo de ELektronischer EntgeltNAchweis (comprobante electrónico de la remuneración) que recopila los datos sobre retenciones y salarios enviados mensualmente por los empresarios a un banco de datos de la Administración para calcular las prestaciones del subsidio parental, la ayuda para vivienda y la prestación por desempleo no contributiva, pero también datos relacionados con el absentismo laboral, bajas, enfermedad, faltas o amonestaciones, participación en huelgas y motivos de la rescisión de contratos.

Desde el Partido Pirata alemán se celebra el indudable éxito de los críticos de ELENA, "estamos muy contentos de que este almacenamiento masivo de datos finalmente se detenga". Además los piratas alemanes recuerdan y denuncian el despilfarro ocasionado a las arcas públicas con el juguete digital para el control social, "sólo la Agencia Federal de Empleo ha pagado por la introducción de ELENA unos 31 millones de euros".

Por su parte, el presidente de la Comisión de Protección de Datos, que también ha celebrado la suspensión de ELENA, ha recordado que ya había avisado de la desproporción de los datos que almacenaba el invento. Desde el principio ha sido como utilizar "un martillo para cascar una nuez", ha explicado con un ejemplo muy gráfico que retrata bien a los legisladores obsesionados por el control social.

En Nación Red | 7.500 manifestantes en Berlín contra la retención de datos

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos