Compartir
Publicidad
Publicidad

La doctrina del Destino manifiesto [por Josep Jover]

La doctrina del Destino manifiesto [por Josep Jover]
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Avatar de Josep Jover

Josep Jover es el abogado que le ganó el pulso del canon digital a las entidades de gestión españolas ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE). Un infatigable defensor de la sociedad digital abierta que además preside APEMIT (Asociación Española de Pequeñas y Medianas Empresas de Informática y Nuevas Tecnologías).


Ahora también es colaborador de Nación Red.


La doctrina del Destino manifiesto (en inglés, Manifest Destiny) es una frase e idea que expresa la creencia en que los Estados Unidos de América (EE.UU.) está destinado a expandirse desde las costas del Atlántico al Pacífico, también usado por los partidarios, o para justificar, otras adquisiciones territoriales. Los partidarios del Destino manifiesto creen que la expansión no sólo es buena sino también obvia (manifiesta) y certera (destino). Se le puede comparar con la teoría del Lebensraum que impulsaban los nazis para justificar su expansión hacia el este de Europa y Asia Central. Sólo que éstos perdieron cada guerra en la que se enfrentaron.

La frase pasó a convertirse con el tiempo en un cliché, teniendo una connotación ideológica y posterior doctrinaria.

Esta definición extraída de la Wikipedia explica muy a las claras lo que ha pasado con la Ley Sinde, y sobretodo las enérgicas descargas de “autoridad” y de “responsabilidad” de nuestros políticos que han sufrido nuestras costillas.

Para tener una visión, creo que debemos responder una pregunta esclarecedora ¿Qué pasó en esa reunión, para hablar de la Ley Sinde, en la Academia de Cine?, que tanto revuelo ha causado, que tantos cuellos ha cortado.

Pues simplemente, fue que se sentaron una serie de señores, del país, capaces de verbalizar sus visiones del conflicto y capaces de entender las posturas de los demás, aunque no forzosamente obligados a compartirlas.

Por la Industria de Contenidos Cinematográficos, nominal promotora de la susodicha Ley estaban representados a su máximo nivel los tres sectores de la industria. : Los cineastas, los productores y los exhibidores cinematográficos.

Postura de los cineastas: Cada vez hay que hacer películas con menos presupuesto. No hay financiación adecuada, y si no la hay, no se puede competir en el mercado.

Postura de los productores: Producir en España, no es negocio. Si esto sigue así, se acaba.

Postura de los exhibidores: “El dinero lo ganamos con las palomitas”. Salvo los grandes estrenos …. poca rentabilidad dan las películas. El espectador del cine prefiere una película americana antes que una española.

Se puso sobre la mesa un primer axioma: Sólo tienen descargas las películas que son éxito de taquilla. Las demás... es que ni las encuentras en internet.

A partir de ese momento se dejó de hablar de “piratas” y se empezó a hablar, entre nosotros, de cómo sentar las bases del modelo de la industria de contenidos para el Siglo XXI, modelo en el que los internautas se beneficiaran de los contenidos a precios razonables y los industriales ganen dinero. Hablamos de un diálogo directo entre el agricultor y el consumidor, para poner el ejemplo tópico. Y ese mensaje se lanzó a la sociedad

Y ese fue el mensaje que alarmó y escoció.

Expliquemoslo: . Las “Major” los grandes estudios norteamericanos tienen para los “países colonizados” la misma política. La producción se compra por lotes de películas, Para comprar un exitazo, el exhibidor viene obligado a comprar entre 13 y 26 films de los llamados de “serie B”. La finalidad es clara: dar salida económica a muchas películas de segunda fila al mismo tiempo que colonizan los gustos de los espectadores y ahogan la producción nacional al ocupar las salas de proyección. Es un “circulo virtuoso”.

Pero negocio más grande aún, es el negocio de las series de TV. Las Majors estaban acostumbradas a vender en lotes, series y películas de las productoras americanas a las TV nacionales. Hasta ahora, las televisiones compraban a precio de oro “estrenas” de películas y series que exhibían y reciclaban... y volvían a exprimir. El ciudadano tenía que esperar a que las emitieran en algún canal de la cadena en cuestión y tragarse toda la publicidad. Esta es la base del concepto multicanal de TDT, actualmente en quiebra.

Hoy, los fans de las series, las visionan por internet prácticamente en tiempo real, sin publicidad, a su estreno en los canales norteamericanos... y cuando llegan a España... ya son viejas. La Ley Sinde es la “Wiki-imposición” de “la Majors”.

La norma se aplicará pues, en resumen, en la medida que al “amigo americano” y a su filosofía de “destino manifiesto” le interese en cada momento. La industria nacional, en este velatorio, es mera comparsa. Los indígenas son los equivocados y cualquier acción para eliminar la resistencia está bendecida por el “destino manifiesto”

De ello que al día siguiente de la primera aprobación en el Senado nuestra “Trini” fuera recibida por la Secretaria de estado “Sra. Clinton”. La Sra. Sinde ha sido y es, como se ve, una mera lobbysta, como lo ha sido en otro orden de cosas Mubarak en Egipto.

John L. O'Sullivan, en un artículo publicado en la revista Democratic Review de Nueva York, en el número de julio-agosto de 1845. decía:

“El cumplimiento de nuestro destino manifiesto es extendernos por todo el continente (mundo) que nos ha sido asignado por la Providencia, para el desarrollo del gran experimento de libertad y autogobierno. Es un derecho como el que tiene un árbol de obtener el aire y la tierra necesarios para el desarrollo pleno de sus capacidades y el crecimiento que tiene como destino.”

Es lo que hay

Foto | Wikipedia

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos