Compartir
Publicidad

Tifatul Sembiring, el ministro indonesio obsesionado con el sexo, internet y la revolución

Tifatul Sembiring, el ministro indonesio obsesionado con el sexo, internet y la revolución
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Es una de las estrellas de la red en Indonesia. Un bocazas que se llama Tifatul Sembiring y es el ministro de Información. La última provocación de Tifatul es acusar a las redes sociales de desempeñar un papel desestabilizador en lo político, lo moral y en la salud de los jóvenes. Lo primero por estar a favor de las revoluciones de los países árabes y lo segundo por fomentar las relaciones sexuales y los abortos entre la chavalería.

Este discurso contra las redes sociales y a favor del control de la red tuvo como escenario una escuela de primaria de Yakarta en la que aleccionó a los niños sobre lo mucho que sitios como Facebook o Twitter han contribuido a los movimientos de protesta en Túnez, Egipto, Siria y Libia.

“No dejemos que ocurra lo mismo que en Túnez o Libia, cuyas autoridades no lograron controlar medios sociales como Facebook o Twitter, provocando el caos. La gente tiene derecho a expresar sus opiniones, pero debe ser responsable”, afirmó Tifatul. Los niños, imagino, no entenderían nada. Según se aprecia en estas imágenes parecían muy pequeños para seguir el discurso del "estadista".

Al salir de allí, mientras los niños jugaban con los globos, el "carismático" Tifatul aportó a la prensa algunos datos de su particular cosecha: "El 92% de los estudiantes de secundaria en Indonesia han mantenido relaciones sexuales. Un 62% ha practicado sexo oral y el 22% han abortado" y todo por ser usuarios de un Internet sin control. También citó una encuesta que señala que al 97% de los jóvenes les gusta el porno y a unos expertos que aseguran que está afición puede dañar las células cerebrales de los niños.

Lo curioso es que que el personaje pertenece a un partido islamista que se reconoce en los Hermanos Musulmanes que han estado "fuera de la ley" y más o menos perseguidos hasta la revolución que Tifatul Sembiring aborrece y teme.

Otra paradoja es que Tifatul, además de licenciado informático, es un hiperactivo y polémico usuario de Twitter donde ya la ha liado muchas veces, por ejemplo citando a Hitler o negándose a felicitar las pascuas a los cristianos.

También fue noticia el polémico Tifatul cuando aprovechó el caso Irham, una estrella de pop condenada a tres años y medio de cárcel al difundirse por la red varios vídeos sexuales caseros en los que aparecía con dos amigas, para pedir controles más estrictos de Internet, incluyendo exigir a los proveedores que impidieran el acceso a la pornografía (entiéndase desnudos para Tifatul) bajo la amenaza de cierre de los servicios de navegación. Research in Motion, fabricante de las populares Blackberry, fue el primero en cumplir con el censor al bloquear el acceso a páginas "subidas de tono" desde sus dispositivos.

Internet y en especial las redes sociales están expermientando un fuerte crecimiento en Indonesia, país donde se restableció la libertad de expresión en 1998 con la llegada de la democracia más o menos formal. A Susilo Bambang Yudhoyono, exgeneral de 61 años y presidente desde 2004 se le viene acusando en los últimos meses de allanar al camino para que alguno de sus familiares cercanos lo suceda en el puesto en 2014. El presidente dice que son acusaciones infundadas pero por lo pronto ha nombrado a su cuñado jefe del Ejército. Tal vez por eso su popularidad ha descendido entre una población cada vez más desencantada por la radicalización de los extremistas religiosos y la corrupción.

Afortunadamente el partido de nuestro protagonista, Tifatul Sembiring, no supera el 10% de los votos y la mayoría de los jóvenes se lo pasan en grande tomándole el pelo en la red. Aunque otros se toman muy en serio sus exageraciones o advertencias. Cierto que siempre las matiza vía Twitter con el clásico y universal "se me ha malinterpretado".

Más Información | rossrightangle.wordpress.com; GlobalVoices; VIVAnews

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos