Tras reenviarse masivamente el PDF de la exclusiva de Tamara Falcó, ¡HOLA! pide a WhatsApp que censure contenidos. Pero no es posible

Tamarafalco
4 comentarios Facebook Twitter Flipboard E-mail

La boda entre las 'celebrities' ('socilités', si eres de la vieja escuela) Tamara Falcó e Iñigo Onieva, que tuvo lugar el pasado fin de semana, llevaba meses captando la atención de millones de españoles, y se ha convertido ya uno de los grandes eventos del año en el mundillo 'del corazón'.

No es un logro menor en un mundo como el actual, basado en la 'economía de la atención'… pero esta economía exige contar con mecanismos para rentabilizar de manera eficaz dicha atención, y parece que la mensajería instantánea y formato PDF le han estropeado a la revista ¡HOLA! esa oportunidad.

Esta publicación había llegado a un acuerdo con la pareja Onieva-Falcó, pagando para ello una suma estimada en medio millón de euros. Sin embargo, la publicación se ha visto perjudicada por la masiva difusión no autorizada del contenido de su último número en PDF a través de WhatsApp antes de que muchos potenciales compradores tuvieran ocasión de adquirir la revista…

Hola E1689006221821

…lo que ha desatado ahora una polémica sobre la protección de la propiedad intelectual en el ámbito editorial. Y es que la Asociación de Medios de la Información (AMI) ha emitido un comunicado oficial en el que carga las tintas contra Meta, la compañía propietaria de WhatsApp, por su "inacción", y califica lo ocurrido como "la mayor acción de piratería de la historia de la prensa en nuestro país".

AMI y '¡HOLA!' se posicionan contra Meta

Por su parte, la propia revista describía así lo ocurrido:

"Aunque en los quioscos se ha agotado la primera edición y los responsables prometen otra para mañana, el especial de ¡HOLA! ha llegado a más gente de la que ha comprado la revista a través de la red social WhatsApp, propiedad de Meta, donde ha sido distribuido de forma masiva. Meta ignoraba así el legítimo derecho de la revista ¡HOLA! de hacer suyo el fruto de su trabajo".

La AMI ha expresado su solidaridad con ¡HOLA!, y ha exigido a Meta que tome medidas:

"La piratería de contenidos editoriales pone en peligro el trabajo de los periodista. AMI solicita a Meta un comportamiento responsable de forma que paralice de manera inmediata la distribución ilegítima de contenidos editoriales y ponga los medios necesarios para evitar que estas conductas se reproduzcan en el futuro".

La asociación ha querido recordar, igualmente, que "están cometiendo un delito tanto las personas que se descargan el contenido desde las fuentes de acceso legítimo y lo distribuyen por primera vez como aquellos que lo reciben y lo reenvían".

¿Le dirías al cartero que lea las cartas para evitar que mandemos páginas escaneadas?

Sin embargo, lo que la AMI califica de "comportamiento responsable" también podría considerarse una violación masiva de la privacidad de los usuarios, pues supondría vulnerar el vigente cifrado de extremo a extremo que la aplicación de mensajería ofrece a sus usuarios, de cara a poder analizar qué mensajes y archivos envían los usuarios y a quién, una de las formas de implementar el borrado/bloqueo selectivo de ficheros que parecen estar pidiendo la AMI y ¡HOLA!.

Meta nunca ha podido presumir de ofrecer un gran expediente en el apartado de protección de la privacidad, y los cambios en ese sentido implementados en los últimos años se han considerado más bien un logro atribuible a las constantes quejas de los usuarios. Muchos de ellos encontrarán bastante injustificado utilizar polémicas como ésta para implementar una marcha atrás en dichas medidas pro-privacidad.

La única otra forma posible de bloquear la distribución de un fichero a través de WhatsApp es detectando el 'hash' de un archivo (aunque no es difícil alterarlo), pero es una medida que, a día de hoy, sólo se aplica con un tipo muy concreto de contenidos… las imágenes de pornografía infantil:

Parece exagerado equiparar una exclusiva 'del corazón' con la difusión de material pedófilo.

Además, posiblemente, ¡HOLA! tenga que agradecer a Meta la implementación de otra medida que habrá limitado la difusión del PDF de marras: la limitación de reenvíos de contactos lejanos, pensada en origen para bloquear la difusión de bulos.

En cualquier caso, la existencia de un delito en este caso particular es algo que tendría que establecer un juez; y recordemos que los jueces han fallado en numerosas ocasiones a favor de los usuarios de descargas de archivos.

En Genbeta | La victoria de Series.ly y SeriesYonkis en los tribunales nos recuerda que cambiaron la ley para intentar derrotarles. Era tarde

Comentarios cerrados
Inicio