Unos soldados rusos robaron tractores en Ucrania y su tecnología les dejó en ridículo: John Deere los desactivó y ya no sirven

Unos soldados rusos robaron tractores en Ucrania y su tecnología les dejó en ridículo: John Deere los desactivó y ya no sirven
3 Comentarios

Las tropas rusas, en la Guerra en Ucrania tras la invasión, llevan semanas robando maquinaria y equipos industriales, sobre todo agrícolas, como han reportado medios de comunicación. Pero, tras los robos, la tecnología y contar con objetos conectados a internet ayudaron a hacer esas máquinas agríolas inútiles para los soldados de Rusia.

Concretamente, tras robar equipos agrícolas de un concesionario en Melitopol, que tenían un valor de 5 millones de euros (solo las cosechadoras valían 300.000 euros cada una) y que eran de un distribuidor de John Deere, las tropas rusas que hicieron el saqueo no pudieron usar los equipos.

Control remoto

La marca John Deere es reconocida por tener tractores que pueden ser controlados de forma remota desde el smartphone y que tienen detección inteligente de obstáculos.

Así que a través de John Deere el proveedor los pudo bloquear y los ladrones no pudieron usar ninguno de los equipos porque... estaban conectados a la red y fueron bloqueados de forma remota.

Según la información que conocemos, estos equipos, que tienen una función de bloqueo remoto y también un GPS incorporado, fue localizado a más de 800 kilómetros de distancia de Melitopol, el lugar donde se produjeron los robos.

De todos modos, aunque los robos no han sido productivos para las tropas rusas, sí han ayudado a poner presión sobre la economía y la ciudadanía de Ucrania: esta región produce cientos de miles de toneladas de cultivos al año y sin maquinaria toda esta labor será más difícil.

John Deere y sus curiosos sistemas

tractor

John Deere es una marca muy curiosa que, de hecho, a través de su software, impide que los agricultores reparen sus equipos por sí mismos. Incluso John Deere puede apagar sus máquinas cuando lo desee, aunque ellos han dicho que solo han hecho esto en equipos de construcción en China, cuando los términos de financiamiento lo requerían.

El nombre de la marca ha llegado a ser la referencia que se ha usado en contra del Digital Millenium Copyright Act de Estados Unidos que entró en vigor en 1998 para legislar aspectos que unen hoy en día el hardware y el software. Diferentes sectores, entre ellos el de los vehículos agrícolas, se opusieron a esas restricciones y con esto se llegaron a aprobar excepciones que incluían a coches y maquinaria agrícola.

En 2015, En Estados Unidos se impulsó el debate sobre el concepto de propiedad, cuando John Deere y el gigante de la automoción General Motors anunciaron la puesta en marcha de sus departamentos legales con un propósito singular: modificar la ley y dejar claro que aunque pagues por esos vehículos, no serán tuyos.

Hay que recordar que ya hablamos en 2017 de cómo la marca obliga a los agricultores a firmar una cláusula que prohíbe prácticamente cualquier tipo de reparación y además evita que los compradores (que no propietarios) de sus tractores puedan demandarles por salir perjudicados por esa dependencia de las reparaciones oficiales. Ya en aquel momento se sabía que agricultores estadounidenses importaban software de John Deere descifrado de Ucrania para piratear sus tractores y repararlos y modificarlos.

También con Apple

No es la primera vez que algo así pasa y que un objeto conectado sirve en esta guerra. Tech Times publicó la historia de un hombre ucraniano al que le robaron sus AirPods unos soldados.

Tras esto, ha estado usando la función Find My de Apple, la cual puede localizar un dispositivo que usa señales de Bluetooth que rebotan en otros dispositivos Apple cercanos, para rastrear movimientos de las tropas rusas después de que le robaran sus AirPods.

Temas
Inicio
Inicio