Linux ya es compatible con los chips M1 de Apple tras lanzar su versión 6.2. Windows también podrá instalarse... pero virtualizado

Linux ya es compatible con los chips M1 de Apple tras lanzar su versión 6.2. Windows también podrá instalarse... pero virtualizado
8 comentarios

La versión 6.2 del kernel Linux fue lanzada ayer. "Tal vez no sea una versión LTS sexy como terminó siendo la 6.1", avisa su creador y responsable de desarrollo, Linus Torvalds, en referencia a la versión en que se introdujo el soporte para código Rust.

Sin embargo, los linuxeros están en desacuerdo con esa valoración. ¿El motivo? Que una de las novedades de la nueva versión del kernel es la introducción del soporte para la tecnología M1 de Apple, lo que permitirá a los propietarios de equipos de Apple con chips Apple M1 Pro, M1 Max y M1 Ultra.

Para comprender el camino recorrido por Linux, hay que echar la vista atrás hasta noviembre de 2021. En aquel momento,Torvalds realizaba unas declaraciones en las que hacía saber su deseo de adquirir y usar uno de los nuevos Macbooks M1 que acababa de presentar Apple (sorprendiendo a todos por su magnífico rendimiento)... un deseo que iba a quedarse en eso por el momento porque estos nuevos chips no eran capaces de ejecutar Linux de forma nativa...

O, más bien, porque Apple se estaba guardando para sí aquellos detalles técnicos que hubieran podido ayudar a los ingenieros de Linux a obtener en poco tiempo esa compatibilidad. En el caso de Windows, Apple decía en aquellos días que el que el sistema operativo líder del mercado pudiera ejecutarse en los M1 "dependía de Microsoft", lo que equivalía a "Depende de que Microsoft pague por licenciar nuestra tecnología". Pero Linux no tenía a nadie que pagara por él. Esto decía Torvalds:

"He estado esperando mucho tiempo por una portátil ARM que pueda ejecutar Linux. El nuevo Air sería casi perfecto, excepto por el sistema operativo. Y yo no tengo ni el tiempo para jugar con él, ni las ganas de pelear con empresas que no quieren ayudar".

Sin embargo, había alguien que sí tenía las ganas y el tiempo de pelearse, si no con Apple, sí con los chips M1... y, posteriormente, con los M2: Héctor Martín y el resto del equipo de desarrollo de Asahi Linux, que han estado llevando a cabo grandes avances para lograr esta compatibilidad. Os hemos ido narrando la evolución del proyecto en Genbeta, pero basta decir que ya el pasado mes de agosto, Torvalds realizó el anuncio del lanzamiento del kernel 5.19 desde su MacBook Air M2.

Eso "es algo que he esperado a poder hacer muuucho tiempo y es por fin posible gracias al equipo Asahi", decía entonces el padre del kernel, incluso si la usabilidad de dicho proyecto aún no era la óptima para llevar ese avance a la versión estándar del núcleo de Linux. De forma notable, faltaba el soporte para la aceleración GPU, pero incluso ese pequeño obstáculo pudo solventarse durante los últimos meses de 2022 gracias a la ingeniería inversa.

El equipo de Asahi Linux había obrado el milagro. Y encima, lo habían hecho sin ningún rencor, llegando a notificar a Apple un importante bug que habían detectado durante el proceso de ingeniería inversa, que afectaba a múltiples modelos de equipos Mac, iPhone y iPad.

Un vistazo a…
'Sgroogled.com': cuando MICROSOFT lanzaba anuncios ANTI-GOOGLE

Más allá del M1

Por supuesto, la compatibilidad de Linux 6.2 con los chips M1 no es la única gran novedad del mismo: incorpora, por ejemplo, compatibilidad plena con Intel Arc Graphics, y compatibilidad inicial con la serie 30 de la tarjeta gráfica Nvidia GeForce RTX. A eso se unen numerosos drivers actualizados, como el del gamepad Dual Shock 4.

Ahora, se espera que Linux 6.2 se presente en breve como el nuevo núcleo por defecto del inminente Ubuntu 23.04 y de su rival Fedora 38.

Más allá de Linux

Y si Linux ha alcanzado este logro gracias a la fuerza de la comunidad 'open source', Microsoft ha anunciado en estas últimas horas que Windows 11 ARM dará el mismo paso... gracias a un convenio entre la compañía de Redmond y Parallels Desktop, desarrolladora del producto homónimo que permite una virtualización transparente de sistemas operativos no-Apple para ejecutarlos sobre plataformas M1.

Que Microsoft opte por no lograr una verdadera compatibilidad nativa, por otra parte, le obliga a por ahora a descartar funcionalidades de Windows que dependen de una capa adicional de virtualización, como WSL, WSA, Windows Sandbox, etc. Nada tampoco de DirectX 12 por ahora.

Vía | Slashdot & NotebookCheck

Temas
Inicio