Publicidad

Rebelión contra la alternativa de Google a las cookies de terceros: Brave y DuckDuckGo bloquearán el uso de FLoC en navegadores

Rebelión contra la alternativa de Google a las cookies de terceros: Brave y DuckDuckGo bloquearán el uso de FLoC en navegadores
6 comentarios

Ya hemos hablado en otras ocasiones de FLoC (siglas en inglés de 'Aprendizaje Federado de Cohortes'), la innovadora tecnología que Google está desarrollando con el objetivo de sustituir a las cookies como sistema de seguimiento de la actividad web del usuario, diluyendo a éste dentro de grupos demográficos para salvaguardar su privacidad.

Google ya está probando FLoC en su navegador Chrome, aunque no con todos los usuarios, sino sólo en un 0,5% de los mismos (en AmIFloCed, una herramienta online de la EFF, puedes comprobar si eres uno de ellos). Su objetivo es llegar al 100% de sus usuarios en los próximos dos años.

Tras eso, Google ha anunciado que con el tiempo Chrome terminará bloqueando el uso de las cookies de terceros por parte de otras empresas (lo que, teniendo en cuenta su cuota en el mercado de los navegadores, sin duda supondría la muerte de esta tecnología).

Brave y DuckDuckGo lideran la rebelión

Sin embargo, FLoC no está exento de problemas: uno de ellos es que contribuye a reforzar la centralización de Internet en torno a Google. El otro, según Brave y DuckDuckGo... es que ni siquiera cumple con su objetivo de salvaguardar la privacidad. En palabras de Peter Snyder y Brendan Eich, de Brave,

"FLoC daña materialmente la privacidad del usuario bajo el pretexto de ser amigable con la privacidad. FLoC pone en conocimiento de los sitios web tu historial de navegación, lo que hace que sea más fácil para los sitios rastrearte a través de la web, y promueve una falsa noción de lo que es la privacidad y de por qué la privacidad es importante".

Es por ello que, en una reacción sin precedentes, los desarrolladores de Brave (un navegador centrado específicamente en la privacidad) han decidido bloquear FLoC en las versiones de prueba de su aplicación en escritorio y Android; el cambio llegará a las versiones estables a lo largo de esta semana.

Otra compañía que hace bandera de la privacidad en Internet es el buscador DuckDuckGo, que mantiene también una extensión para navegadores con la que, igualmente, a partir de ahora tratarán de bloquear FLoC.

Los argumentos de su CEO y fundador, Gabriel Weinberg, son muy similares a los expuestos por Brave: "FLoC, sencillamente, no es bueno para la privacidad". Según Weinberg, es un sinsentido pretender que "un mecanismo de seguimiento del comportamiento impuesto sin consentimiento (esto es, FLoC) puede respetar al mismo tiempo la privacidad de las personas".

Desde Brave inciden en esta naturaleza impuesta del FLoC: "Cualquier nueva función que arriesgue la privacidad en la web debe ser opt-in", es decir, debe ser el usuario el que proactiva y previamente acepte participar en ella.

"Uno podría preguntarse por qué Google no está implementando FLoC como opt-in. Nosotros sospechamos que [...] Google sabe que un sistema opt-in que daña la privacidad probablemente nunca alcanzaría el grado de adopción necesario para inducir a los anunciantes a usarlo".

Según la organización de usuarios Consumer Reports, "las cookies de terceros fueron un artefacto accidental de la web que terminó siendo explotado con mala fe, durante décadas, para rastrear a los usuarios. Deshacerse de ellas es bueno, pero reemplazarlas con tecnologías que terminan, a grandes rasgos, ejerciendo el mismo seguimiento no deseado no resolverá el problema".

Los motivos de Google

Desde Google explican que FLoC es sólo uno más de los elementos de su estrategia Privacy Sandbox, con el que pretende lograr un 'equilibrio' entre las necesidades de privacidad de los usuarios y de publicidad de la industria. Según Marshall Vale, el gerente de producto de dicha estrategia,

"Llegamos a la conclusión de que bloquear las cookies de terceros directamente sin alternativas viables para el ecosistema era irresponsable, e incluso perjudicial, para la web libre y abierta que todos disfrutamos".

Curiosamente, una de las personas implicadas en el diseño y puesta en marcha de Privacy Shield es el director de Privacidad y Confianza de la Publicidad de Google, David Temkin, quien hasta enero de 2020 ejercía como director de producto de Brave. Hace poco más de un mes, Temkin escribió un alegato pro-privacidad (y pro-FLoC, claro) en el blog de Google. No parece que haya sido capaz de convencer a sus antiguos empleadores.

Podría alegarse que la principal motivación de Google para poner en marcha Privacy Sandbox radica en el hecho de que todos los navegadores relevantes incluyen ya sistemas para bloquear cookies de terceros y que la disminución de éstas supone un problema para las compañías (como la propia Google) cuyo negocio se basa, ante todo, en la publicidad personalizada.

Pero el problema va más allá: si en algún momento las cookies de terceros terminan siendo reemplazadas por FLoC, Google tendrá en sus manos un modo de rastrear a los consumidores vedado al resto de compañías del sector publicitario, lo que podría situarle en una situación de monopolio: ninguna otra empresa podría cobrar tanto a los anunciantes, porque la información que manejarán será menos valiosa.

Vía | Brave & Consumer Reports

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio