Compartir
Publicidad
Sí, yo sigo usando Opera como único navegador
Navegadores

Sí, yo sigo usando Opera como único navegador

Publicidad
Publicidad

Opera es uno de los viejos rockeros del mundo de los navegadores. Lleva con nosotros desde 1994, aunque en todo este tiempo nunca ha despuntado demasiado y su uso ha sido un poco marginal. Además, en 2013 sus desarrolladores decidieron abandonar el desarrollo de su motor Presto para pasarse a WebKit, un reinicio del proyecto que al venir acompañado de la pérdida de algunas de sus características hizo que muchos usuarios lo abandonasen.

Pero todavía hay muchos que siguen utilizándolo, y no como segunda herramienta complementaria sino como su navegador principal. Con ellos hemos querido hablar para que nos cuenten su experiencia, cuales son las funciones que siguen teniéndoles enganchados a él y por qué creen que todos deberíamos darle una segunda oportunidad.

Son tiempos difíciles para cualquier navegador, pero él tiene presión añadida. Y es que además tener que luchar contra Firefox, Safari o Microsoft Edge por la poca cuota de mercado que les deja el dominio absoluto de Chrome, del descontento por su cambio de rumbo de hace 3 años han nacido proyectos como Vivaldi, un navegador alternativo creado por el antiguo CEO de Opera.

Quienes han colaborado

Ningún miembro de la redacción de Genbeta utiliza Opera como navegador por defecto, pero tampoco queríamos limitarnos a hacer una toma de contacto rápida en la que no tuviéramos en cuenta la trayectoria del navegador. Por eso hemos decidido recurrir a quienes siguen utilizando Opera como navegador principal.

Nos ha costado, pero tras dejar algún mensaje en Twitter finalmente hemos encontrado a varias personas que cumplen con todos los requisitos. Entre ellas hemos seleccionado a tres con diferentes perfiles con diferentes conocimientos y necesidades, de manera que sus respuestas reflejen tanto la opinión de los usuarios de a pie como la de los avanzados.

Quienes han aceptado colaborar contestando a nuestras preguntas han sido Felipe Frank, editor de Microsoft Insider, y nuestra lectora y seguidora en Twitter Judith Nieves. Junto a ellos también ha colaborado nuestro compañero Oscar Bouzo de VidaExtra. A continuación tenéis las preguntas que les hemos hecho y sus respuestas.

¿Cuándo probaste Opera por primera vez?

Opera

Felipe: Creo que alrededor del año 2007 o 2008, principalmente motivado por querer probar todos los navegadores “famosos” o conocidos en ese entonces antes de decidirme por uno. En ese momento no me convenció del todo, ya que lo sentí un poco pesado o sobrecargado respecto a Chrome, que era mi favorito en ese entonces, y también sentí que tenía problemas de compatibilidad con muchas páginas web.

Judith: Más o menos con la salida de Windows 7, creo recordar. Estaba cansada de tanto navegador lento (tengo una conexión lenta en mi casa porque desgraciadamente no llega más) y, aunque somos animales de costumbres, una ya decide romper con las reglas y probar cosas nuevas, así que me decidí por fin por Opera, ya que prometía lo que es, un navegador rápido.

Oscar: Mmm, es difícil precisar con exactitud, pero tranquilamente pueden ser cerca de 15 años, porque ya llevaba tiempo usando Opera antes de estudiar Administración de Sistemas Informáticos. El porqué es simple: probé un montón de navegadores de la época hasta que me sentí más cómodo con Opera, especialmente por todas las características que traía de serie.

¿Qué es lo que te ofrece hoy Opera para que sigas apostando por él?

Felipe: Ahora más recientemente he cambiado de opinión por varios factores: primero, navegadores como Chrome han abandonado la simplicidad que ofrecían en un principio (muchos coincidirán en que Chrome esta cada vez más sobrecargado), segundo, por circunstancias personales tuve que empezar a controlar mi tráfico de datos en PC (ya que ahora uso una conexión móvil) y para ello Opera Turbo me es de mucha utilidad. Tercero, al usar Opera ahora un motor de renderizado más popular, los problemas de renderizado de páginas son menos comunes. 

Son muchas las prestaciones que se han unido a su velocidad y sencillez, como la sincronización entre dispositivos

Judith: Con la llegada del Windows 10, son muchas las prestaciones que se han unido a su velocidad y sencillez, como es que haya sincronización entre distintos dispositivos, la opción Opera turbo que da la opción de poder navegar mejor al simplificar las webs y reducir el consumo de datos, en el caso de dispositivos móviles (genial para conexiones lentas), y la sencillez de la interfaz con esos marcadores visuales en la ventana de inicio.

Oscar: Aquí en realidad tiro más por fidelidad y nostalgia que por otra cosa, puesto que Opera ha perdido mucho fuelle estos últimos años. Creo que fue a partir de la versión 12. Con las siguientes perdió casi la totalidad de las características que le hicieron grande. Una decisión que sigo sin comprender. Por suerte, en sus últimas versiones se han recuperado algunas, y creo que en este sentido, su competencia, con Vivaldi, ha ayudado mucho en este sentido. Al menos, respecto al Opera de hace una década, lo encuentro un navegador más estable y más compatible con cualquier web. Que antaño sí que hubo alguna que se resistía y tenía que ponerle "compatibilidad con Firefox" y similares.

¿Cuales son funciones o características favoritas del navegador?

Turbo

Felipe: Por sobre todo está Opera Turbo, valoro mucho el poder reducir el tráfico de datos al navegar en PC. También me parece que su interfaz es un plus, la siento mucho mejor lograda que la de Firefox, por ejemplo, y recientemente se ha integrado más con Windows 10. También agradezco que su ecosistema de extensiones sea muy parecido al de Chrome.

Son cosas pequeñas, pero en una época en que los navegadores están casi en “paridad de funciones”, creo que es normal que se prefiera a uno por los detalles.

Judith: El Opera Turbo. Si ya de por sí me resulta rápido, con esta opción ni os cuento (¿inutilidades a la hora de abrir una página? no, por favor). Luego está su interfaz, que resalta por el minimalismo más absoluto. Todo a golpe de pantalla. Y para acabar (sólo por decir algunas de las cosas favoritas) está el menú de pestañas (al lado de los botones de miniminar y restaurar), que no solo te muestra las que tienes abiertas, sino aquellas que ya has cerrado ¿Qué te gustaría volver a consultar una web que acabas de cerrar por error? No pasa nada, que ahí la tienes para volver a abrirla.

Oscar: Si tuviese que enumerar las características globales a lo largo de su historia, en primer lugar estaría, sin dudas, su gestor de RSS. Para mí no ha habido un feed igual. Ni siquiera Google Reader en su momento. Hoy en día, por desgracia, ya no se incluye de serie en el Opera actual, en parte porque sus responsables sacaron Opera Mail, el cuál, inexplicablemente, no gestionaba sus contenidos de manera online, sino que seguíamos dependiendo del contenido local (esto dificultaba su portabilidad a otros equipos, incluso aunque exportásemos los datos, ya que sólo mantenía las fuentes, no las noticias guardas o con sus múltiples etiquetas).

Su mejor característica era el gestor de RSS, pero ya no se incluye de serie en el Opera actual.

También me encantaban las Notas. Eran sumamente prácticas, ya que podíamos guardar cualquier texto de manera rápida y directa, conservando incluso la URL de donde lo habíamos sacado. Pero se perdió.

De las actuales, pocas, en realidad. Porque los gestos de ratón están más limitados que antes (me encantaba el poder minimizar cualquier pestaña). Al menos le sigo dando mucho uso al Speed Dial, la personalización de los favicons en la barra superior, o los marcadores. Pero todas estas características son ya comunes para cualquier navegador.

En la versión para móviles, eso sí, le doy uso a Opera Turbo, que me parece muy práctico al ahorrar muchos datos y aligerar la carga de las webs.

¿Y cuales crees que son su mayores carencias?

Felipe: Sinceramente, no hecho nada de menos en Opera. Quizás resolver problemas de compatibilidad que persisten con algunos sitios web. Hubo un tiempo (cuando recién se dio el paso a WebKit) en que el navegador se sentía muy inestable, y habían muchos fallos de experiencia de usuario (lo que más me molestaba a mi era la desaparición del “smooth scrolling”), pero hoy ya han resuelto la mayoría de sus problemas.

Espero ansioso que lleguen al canal estable las nuevas funciones como el ad-blocking y el VPN nativo

Espero ansioso que lleguen al canal estable las nuevas funciones como el ad-blocking y el VPN nativo. Una vez que eso esté disponible, veo muy difícil que vuelva a usar otro navegador distinto de Opera en el escritorio.

Judith: Quizás en las extensiones. Echo de menos “Keepa”, una extensión para consultar precios de Amazon (o al menos no he encontrado equivalente aún). En este caso en concreto uso Chrome. Pero, por lo demás, no echo en falta nada.

Oscar: A lo tonto, ya he enumerado varias. El haber prescindido de varias de sus características más destacadas en su época. Por aquel entonces cualquier usuario de Opera podía presumir de uno de Firefox, por ejemplo, de no necesitar ningún plugin para disponer de varias funcionalidades muy prácticas. Irónicamente, con el paso de los años, Opera incluyó las extensiones, pero a mí nunca me han convencido del todo.

Sus carencias, en resumen: el haber eliminado el, para mí, mejor gestor RSS (pese a que le faltaba un detalle para ser perfecto: ver el contenido desde cualquier dispositivo), eliminar las notas, y otra característica un tanto olvidada, la de poder bloquear cualquier contenido (precursor de lo acabó siendo AdBlock y similares). Esto último era genial, porque podíamos modificar la URL a bloquear, ideal para toda esa morralla publicitaria intrusiva.

¿Cómo crees que ha ido evolucionando el navegador desde que lo empezaste a utilizar?

Op1

Felipe: Mi visión acá es muy parcial ya que no he sido usuario frecuente de Opera por mucho tiempo, solo lo he probado en momentos puntuales (cada 2 años, para ver “en qué estaba” en su estado actual) y finalmente en 2015 lo adopté como navegador principal. Mi lectura a partir de lo que he visto es que ha habido un cambio de enfoque un tanto radical. El Opera de los 2000 era algo que intentaba ser todo a la vez, y al hacer eso no sobresalía en nada. Tenía correo, RSS, creo que hasta tenía un cliente de torrent, pero para cada una de estas funciones uno podía encontrar otras herramientas que funcionaban mejor. Tampoco era el más rápido o liviano.

Ha habido un cambio de enfoque un tanto radical.

Ahora veo que intentan ofrecer “lo justo” para la mayoría de las cosas (es decir, estar en paridad con el resto de los navegadores, ni atrás ni adelante) para centrar sus esfuerzos en unas pocas características diferenciadoras, como ha sido Opera Turbo, o ahora serán la VPN y el ad-blockings nativos. A mi al menos ese enfoque me convence.

Judith: Ha evolucionado de manera distinta a lo que muchos podrías haber esperado, quizás para mantenerse a la vanguardia de lo que siempre ha prometido, ya que navegadores como Chrome fueron lanzando sus versiones más sencillas y rápidas, en vista de lo que demandaba personas como yo, que buscan 3 o 4 cosas para usar en un navegador.

Oscar: Desde que lo empecé a usar, tuvo unos años de gloria en los que mejoró todos sus aspectos, sin embargo fue en picado tras dejar la versión 12, si mal no recuerdo. Se perdieron muchas cosas por el camino (ya no digamos la polémica que hubo al quitar los Marcadores... para recuperarlos mucho tiempo después) y estos últimos años, desde Opera están intentando recuperarse de tantas decisiones fallidas. Al menos, como dije antes, a nivel de compatibilidad ha ganado muchos enteros y sigue siendo un navegador muy cómodo de utilizar.

Y siento curiosidad por probar esa "VPN" (entrecomillo porque ya sabemos que en realidad es un proxy) para poder ver los vídeos de Saturday Night Live sin comerme el tarro.

¿Qué opinas sobre navegadores que, como Vivaldi, se venden como una alternativa para quienes echan de menos "el viejo Opera"?

Vivaldi

Felipe: Descargué Vivaldi y lo terminé desinstalando, por la misma razón que no usaba Opera en los 2000: intenta ser muchas cosas y no destaca realmente en ninguna, al menos a mi no me convence. Claramente habrá gente que opine distinto y prefiera algo como Vivaldi o el antiguo Opera, pero al parecer ese grupo de usuarios corresponde a un nicho muy pequeño.

Judith: Mi opinión sincera (y habiendo visto Vivaldi) es que yo no necesito un navegador con tales características. Tiene cosas muy buenas, pero para un usuario más avanzado, que internet sea para él un modo de vida, por así decirlo. Como mucho tengo abiertas 5 webs. Abro y cierro a destajo y utilizo el menú de pestañas para volver, si lo necesito. Y lo que necesito es lo básico, que todo esté ahí para mí y me prometan una navegación cómoda, rápida y ajustada a mi perfil de usuario.

Vivaldi ayuda a que Opera se pongan las pilas y haga caso a lo que pide la comunidad.

Oscar: Me parece perfecto. Cuando probé Vivaldi, me encantó, porque era como volver a la época de gloria de Opera. Si bien fue una versión aún en desarrollo, apuntaba muy buenas maneras y tengo pensado probarlo más en profundidad ahora que ha llegado a su versión final. Esto también sirve, como dije antes, para que los de Opera se pongan las pilas y hagan caso a lo que pide la comunidad.

Para acabar, ¿cómo animarías a quienes no usan Opera para que le den una oportunidad?

Felipe: Creo que deberían animarse a probarlo todos aquellos que les importe mucho estar en control de su consumo de datos, y su seguridad y privacidad. Además no se pierde nada, como decía antes, algo bueno de este “nuevo Opera” es que está casi en total paridad con los otros navegadores, a la vez que destaca por 2 o 3 funciones clave. En este momento es difícil cambiarse a Opera y terminar echando algo de menos de otros navegadores.

Judith: Pues… diría que los cambios asustan, que nos da pereza cambiar una cosa por otra, pero que muchas de esas veces es para bien, para facilitarnos las cosas. Opera me facilita la vida. Es así. Si utilizan internet de la forma en la que lo hago yo, Opera es la mejor solución. No solo es uno de los grandes sino que además, no te hace perder el tiempo. 

Oscar: Si me hicieséis esta pregunta hace diez años, me sobrarían los motivos. Hoy en día me costaría animar a alguien a que probase Opera. Cierto es que, poco a poco, va recuperando su esencia, pero creo que le falta camino para volver a competir con los grandes. Y eso que me sigue pareciendo un gran navegador, pero ya no cuenta con prácticamente ninguna característica exclusiva.

Lo que sí me gustaría es que se le reconociesen todos sus méritos, porque fue un pionero al innovar en muchos campos. Como dice la Wikipedia, que es más fiable que mi memoria, de no ser por Opera no tendríamos el Speed Dial, el bloqueo de Pop-ups, las pestañas o la navegación privada, entre otras características. Y todo de serie.

En Xataka | Opera no integra una VPN, sino un proxy... que ya no funciona con Netflix

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio