Publicidad

Alemania es la prueba de que Windows 7 no ha muerto, aunque a su Gobierno le costará 800.000 euros mantener el soporte

Alemania es la prueba de que Windows 7 no ha muerto, aunque a su Gobierno le costará 800.000 euros mantener el soporte
3 comentarios

Publicidad

Publicidad

El 14 enero de este año, muchos medios comenzamos a dar por muerto a Windows 7, incluso a sabiendas de que aproximadamente unos 200 millones de usuarios continuaban usando el viejo sistema, con más de 10 años a sus espaldas. La supervivencia del sistema, más allá de su cuota en equipos que no actualizarán, pasa por el programa de seguridad extendida de Microsoft (ESU). Con el, que ya repasamos, la compañía de Redmond cobra a empresas y grandes clientes por un soporte individual de equipos.

El Gobierno alemán, según cuenta el periódico Handelsblatt, lleva un tiempo migrando a Windows 10, pero el fin de soporte no ha llegado a tiempo, y según el Secretario de Estado alemán, Gunter Krings, el país gastará "aproximadamente 800.000 euros".

Unos 33.000 ordenadores pueden seguir en Windows 7

Windows 7 Soporte

Según respondió el Ministerio Federal del Interior a petición del grupo parlamentario de Los Verdes, Windows 7 sigue instalado en, al menos 33.000 ordenadores. Sin embargo, el problema es que admiten que puede haber incluso más casos de equipos en una versión antigua de los que no se ha informado oficialmente, porque según el Secretario de Estado, no existe "una visión general central".

En el diario alemán se dan más números que impresionan casi cinco años después de la llegada de Windows 10, como que en Berlín, 20.000 de los 85.000 equipos administrativos aún utilizan Windows 7. Gracias a un programa de apoyo del Gobierno, hay 30 administraciones de las que 20 ya están en Windows 10, pero en otros casos quizá no sea posible actualizar a la nueva versión.

Desde el partido Die Linke, Victor Perle, miembro del Parlamento Federal, apunta a que quizá quedarse con Microsoft no sea la solución, e insta a "buscar alternativas". Desde Genbeta ya propusimos distribuciones de Linux para seguir utilizando un ordenador de forma segura y con soporte tras el adiós de Windows 7, pero en los últimos años, parece que los planes de usar software libre en la Administración española se van evaporando.

Para un ente público, donde el presupuesto suele ser limitado, gastar 800.000 dólares en algo que podría haberse evitado puede ser un gran drama. ¿Por qué se llega a tanto? Porque el uso de versión Enterprise de Windows 7, la primera que sigue soportada, supone un coste de 25 dólares por equipo en 2020, 50 en 2021, y 100 en 2022. Para la versión Pro, los precios son el doble de caros desde ahora hasta 2022. Será ese año cuando, esa vez sí, Windows 7 deje de recibir cualquier tipo de soporte oficial por parte de Microsoft.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios