Publicidad

Qué implica seguir con Windows 7 tras el fin de soporte
Windows

Qué implica seguir con Windows 7 tras el fin de soporte

Publicidad

Publicidad

A partir de hoy mismo, millones de ordenadores equipados con Windows 7 dejarán de recibir actualizaciones de software o parches de seguridad. Así, finalizará el soporte oficial a una de las versiones de Windows más populares de la historia (su cuota de mercado supera todavía el 25%).

Microsoft hará un último intento (llevan ya 3 años insistiendo) mediante un mensaje a pantalla completa de convencer a sus propietarios para que actualicen a una versión más moderna del sistema operativo. Pero, ¿qué pasará con aquellos a los que no logre convencer, e insistan en seguir utilizando Windows 7?

El peligro de quedar desactualizado

Los ordenadores equipados con Windows 7 seguirán funcionando, claro, pero la propia compañía ha explicado que aquellos usuarios que se mantengan fieles a esta versión de su sistema operativo serán "más vulnerables a los riesgos de seguridad y a los virus", precisamente por no recibir las actualizaciones de seguridad elaboradas por Microsoft.

En resumen: Windows 7 es, a partir de hoy, objetivo prioritario de los ciberdelincuentes, que de pronto se encuentran a 1 de cada 4 usuarios de Windows sin apenas capacidad para protegerse ante posibles agujeros de seguridad. Lo previsible es que la producción de malware específica para este sistema operativo empiece a dispararse, como ya le ocurrió hace unos años a Windows XP.

De hecho, Windows 7 capta ya, desde hace meses, la atención de los creadores de malware, concretamente de la clase más 'popular' del mismo hoy en día, el ransomware: una reciente oleada de ataques se aprovechó de una vulnerabilidad zero-day de versiones antiguas de Windows (entre ellas la 7) denominada BlueKeep.

Por fortuna, en aquel entonces el soporte aún estaba vigente, y Microsoft parcheó la vulnerabilidad, pero ofrece un adelanto de la desprotección en la que vivirán a partir de hoy los usuarios de esta versión de Windows.

Pero eso no es todo: los programas de uso habitual de nuestros PCs también irán abandonando poco a poco el soporte para Windows 7, hasta llegar a un punto en el que no podremos seguir instalando las nuevas versiones de nuestros programas, perdiendo así funcionalidad y obligándonos a trabajar con versiones desactualizadas.

Windows 7 desactualizado

De nuevo, todo un incentivo para los creadores de malware, porque muchas vulnerabilidades zero-day de nuestro software podrían ser explotables únicamente desde Windows 7 (ya ocurrió hace unos meses con Google Chrome), pero sus desarrolladores podrían tardar más en parcharlas (si llegan a hacerlo)... e incluso en detectarlas.

Esto nos obligará a adoptar precauciones adicionales. Es importante que, mientras podamos, mantengamos en el sistema versiones actualizadas de nuestro antivirus favorito (como Microsoft Security Essentials), y que lo analicemos periódicamente con otros programas de detección de amenazas de seguridad.

Otras medidas de seguridad adicionales que deberemos tomar pasarán por limitar las ocasiones en que usaremos la cuenta de administrador del equipo, asegurarnos de que el firmware de nuestra BIOS y nuestro router sigue actualizado, y deshacernos del software más vulnerable o innecesario (Internet Explorer, Adobe Flash... amén de toda clase de 'software basura' que hayamos podido acumular en estos años).

Además, aprovechando que Google Chrome y Mozilla Firefox seguirán a nuestra disposición todavía por un tiempo, podremos usarlos combinados con complementos que protejan nuestra seguridad y privacidad.

El soporte estándar a Windows 7 terminó en enero de 2015. Hoy finaliza el soporte extendido. A partir de ahora, Microsoft deja solos a sus usuarios (excepto a algunas empresas que estén dispuestas a pagar).

Seguirá habiendo parches para Windows 7

¿Cómo? ¿No acabas de leer más arriba lo contrario? Es complejo, pero sí existirá la opción de seguir actualizando por un tiempo Windows 7... si estamos dispuestos a pagar por ello.

Las versiones Professional y Enterprise seguirán pudiendo recurrir al servicio Extended Security Updates de Microsoft durante otros 3 años. Además, el proveedor no-oficial de microparches 0Patch seguirá adaptando actualizaciones para Windows 8 y 10 a su inmediato predecesor, aunque esta opción no estará disponible para los usuarios de su servicio gratuito.

Siempre queda la opción de seguir adelante... y sin gastarnos ni un euro

Han sido más de 10 años de convivencia, y puede ser duro cambiar a tu sistema operativo por otro ahora que está oficialmente jubilado... pero Microsoft todavía nos ofrece una vía gratuita para no quedarnos atrás y avanzar hacia versiones más actualizadas de Windows, gracias a su herramienta de creación de medios.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios