Compartir
Publicidad
Por qué no es buena idea forzar la próxima gran actualización de Windows 10, ni cualquier otra
Windows

Por qué no es buena idea forzar la próxima gran actualización de Windows 10, ni cualquier otra

Publicidad
Publicidad

Cada vez que aparece una actualización de Windows 10 con cosas nuevas, muchos se desesperan un poco por instalarla tan pronto como sea posible, aún cuando no les ha llegado a través de Windows Update, y si nunca has tenido problemas con Windows 10, como nos gritan muchos en los comentarios, probablemente no veas ninguna razón para preocuparte por actualizar como ya lo venías haciendo.

Pero esto es peligroso en muchos casos, y no por ser paranoicos, sino porque existen razones importantes por las cuales unos equipos reciben primero la actualización y otros no. Con la May 2019 Update a la vuelta de la esquina, te explicamos por qué no es buena idea intentar forzar esa actualización ni ninguna otra.

En los próximos días, muchos serán los usuarios de Windows 10 que comenzarán a recibir la más reciente actualización mayor, la versión 19H1 que vendría a seguir a la Windows 10 October 2018 Update, una especialmente famosa por sus numerosos fallos.

Pero sin importar cuántos problemas presente una actualización de Windows, la realidad es que la mayoría de los usuarios no los experimenta porque solo afectan a un pequeño porcentaje de estos, aunque ese pequeño porcentaje sean millones de usuarios.

Cómo decide Windows a quién van a llegar las actualizaciones primero

Windows 10 Posponer Actualizaciones

Desde el 2018, Microsoft ha encargado a una inteligencia articical la labor de seleccionar los equipos que tendrán la mejor experiencia, y es a esos a los que Windows Update envía primero la actualización, un sistema que ha demostrado no ser infalible, pero con más de 800 millones de equipos que tienen Windows 10 instalado, no es tarea fácil, especialmente por la variedad de hardware y configuracioness.

Windows 10 intenta determinar cuáles equipos son los más aptos para recibir una actualización mayor primero, no le lleves la contraria

Es por ello, que este año, y justo por la ultra mencionada actualización de octubre y sus problemas, le han otorgado el poder a Windows Update de desinstalar automáticamente una actualización si esta causa problemas de arranque, e incluso, pasará a impedir que ese equipo instale actualizaciones de forma automática durante los 30 días posteriores al problema.

Microsoft considera que esos 30 días son suficientes para "investigar y corregir errores", aunque la misma actualización de octubre haya dejado claro que ni seis meses son suficientes para descartar todos los fallos de una versión.

¿Qué pasa con la actualización de primavera 2019?

Windows 10 May 2019 Update

Esta es una versión que originalmente conocíamos como April 2019 Update, pero luego pasó a ser la actualización de mayo (May 2019 Update), y para muchos usuarios, probablemente se retrase más.

Apenas ayer, Microsoft publicó información sobre un error bastante extraño que impide la actualización a esta última versión cuando un ordenador tiene conectado un dispositivo USB o una tarjeta SD.

Ya han empezado a aparecer problemas extraños con la actualización, por lo que probablemente la versión tardará en llegar bastante a muchos equipos mientras los resuelven

Es un problema que ya están tratando de resolver, pero mientras tanto, si intentas instalar la actualización de mayo por cualquier razón, deberás asegurarte de desconectar cualquier dispositivo USB externo o tarjeta SD antes.

Y son justamente cosas como estas por las que primero, Microsoft retrasa las actualizaciones, las bloquea en equipos que no son 100% compatibles, y por las que no deberías en definitiva, forzar una actualización, incluso, posponerla todo lo que el sistema te permite en pro de tener la versión cuando sea lo más estable posible.

Posponer, posponer, posponer

Posponer Actualizaciones

El peor enemigo de Windows 10 hasta ahora ha sido el propio Windows Update, tanto así, que tras la debacle de la actualización de octubre, Microsoft decidió que daría más control a los usuarios para que estos pudiesen posponer las actualizaciones por más tiempo, incluso en Windows 10 Home, famoso por no ofrecer opciones para retrasar las actualizaciones como en Windows 10 Pro.

Es nuestra recomendación personal que aproveches esos días de gracia y retrases la actualización lo más posible para prevenir cualquier inconveniente y reducir tus posibilidades de ser afectado por la primera ola de problemas.

Ahora en Windows 10 Home también podrás aplazar las actualizaciones por hasta 35 días, aprovéchalos

Con la actualización de octubre hicieron falta seis meses tras el lanzamiento para que Microsoft considerara esa versión como lista para la mayoría de sus clientes, y aún así, incluso la segunda actualización acumulativa para el sistema, estaba causando hasta cuelgues en algunos equipos.

Si al comprobar actualizaciones a través de Windows Update no te ofrecen la instalación de la May 2019 Update, incluso cuando llegue junio, o julio, o agosto, piensa que es por una razón, tu equipo, según el sistema que analiza las actualizaciones, no está listo para recibirla, así que no empieces a buscar ISOs alternativos, y otras formas de forzar la actualización solo por ver un par de novedades que tarde o temprano podrás probar igual.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio