Windows 11 se adelanta un día, pero probablemente no podrás actualizar todavía tu sistema (aunque sea compatible)

Windows 11 se adelanta un día, pero probablemente no podrás actualizar todavía tu sistema (aunque sea compatible)
Sin comentarios

El 5 de octubre era el día anunciado para el lanzamiento de la versión definitiva de Windows 11, tras varios meses de sucesivas 'release previews' del sistema operativo. Sin embargo, Microsoft decidió adelantarse unas horas, y desde la noche del 4 de octubre (hora española) ya resulta posible acceder al mismo.

Se trata de la actualización más importante de Windows en la última década, y los potenciales usuarios están expectantes… aunque muchos de ellos aún no saben que los requisitos de hardware impuestos por Microsoft les impedirán actualizar sus Windows 10 al nuevo sistema.

Pero, incluso aunque cumplas con todos esos requisitos, es probable que tu equipo no te ofrezca —aún— actualizar a Windows 11. Aclaremos qué criterios está siguiendo Microsoft en este caso.

Los planes de Microsoft pasan por un despliegue gradual y lento del acceso a Windows 11, comenzando con un pequeño porcentaje de usuarios. Qué usuarios en concreto serán incluidos en ese grupo será una decisión que, como en anteriores ocasiones, tomarán tecnologías de machine learning desarrolladas 'ex profeso' por Microsoft.

Mañana también es el día en que los fabricantes de PC's empiezan a distribuir los nuevos equipos portátiles y de escritorio equipados con Windows 11 preinstalado

Cuándo te tocará a ti…

En principio, serán los dispositivos con el hardware más moderno los que tendrán preferencia en este proceso, como forma de garantizar que los primeros usuarios obtengan una buena experiencia de actualización.

Otros factores, como la ubicación geográfica o la presencia de determinado software (antivirus de terceros o de drivers no soportados), también repercutirán en este sentido.

Si eres uno de los usuarios elegidos para la primera tanda de actualizaciones por la IA de Microsoft, verás cómo Windows Update te notifica la existencia de la actualización a Windows 11, pidiendo tu permiso expreso para descargarla e instalarla.

Si la experiencia con las actualizaciones en estos usuarios es satisfactoria (no sería la primera vez que una actualización de Windows genera toda clase de problemas entre los primeros valientes que se animan a instalarla), Windows empezará a mostrar la notificación a un grupo mayor de usuarios.

En cualquier caso, este despliegue seguirá siendo progresivo y controlado hasta la primera mitad del año que viene, que será cuando Microsoft permita que cualquier usuario cuyo equipo cumpla con los requisitos básicos pueda actualizar al nuevo sistema operativo.

Si tienes prisa por actualizar a Windows 11, tu ordenador es compatible y no concibes ni como opción exponerte a esperar hasta principios del año que viene para disfrutar de los bordes redondeados del nuevo Windows, podrás recurrir a la descarga de una imagen ISO para forzar manualmente la actualización.

Si, por el contrario, tu equipo no cumple ni siquiera con los requisitos básicos (o si sencillamente no deseas pasarte a Windows 11), podremos seguir usando Windows 10 en el mismo (a menos durante los siguientes cuatro años).

Temas
Inicio