Compartir
Publicidad
Vida después de la convergencia: ¿qué le espera a Ubuntu tras abandonar Mir y Unity 8?
A fondo

Vida después de la convergencia: ¿qué le espera a Ubuntu tras abandonar Mir y Unity 8?

Publicidad
Publicidad

A primeros de este mes conocíamos que Canonical abandonaba la convergencia y anunciaba su regreso a GNOME. Antes de eso, desde la empresa ya se había anunciado que Ubuntu Touch pasaba a un segundo plano para centrarse en los snaps y en el IoT.

Con esto último ya nos lo tendríamos que haber visto venir, y a pesar de ello ahora parece que va pasar algo muy grave por el hecho de que Unity 8 no se va a activar finalmente. Sin embargo, Ubuntu tiene mucha vida por delante a pesar del fin de la convergencia.

Después de todo, quizá moverse hacia el Internet of Things sea la decisión más inteligente que podían tomar: si no ha habido hueco para los teléfonos con Windows Phone, ¿por qué iba a haberlo para Ubuntu y su convergencia?

Ubuntu abandonará Unity 8, pero...

Unity 8

Fue el propio Mark Shuttleworth el que publicó en Ubuntu Insights el fin de Unity 8. En el artículo se entreveía a una persona dolida (algo que se confirmaba días después), que aceptaba la derrota de la idea de la convergencia y que, al mismo tiempo, intentaba dejar patente que había intentado llevar a cabo su visión:

Consideré que si la convergencia era el futuro y podíamos entregarla como Software Libre, que sería ampliamente apreciada tanto en la comunidad del Software Libre y en la tecnología de la industria, donde hay una frustración significativa con las alterativas cerradas disponibles a los fabricantes. Me equivocaba de medio a medio. En la comunidad, nuestros esfuerzos se vieron como fragmentación y no como innovación.

Cambiaremos nuestro escritorio por defecto a GNOME en Ubuntu 18.04 LTS.

De hecho, Ubuntu nunca ha abandonado GNOME. Unity llegó con la versión 11.10 como escritorio por defecto, y está basado en GNOME. Lo único que cambió fue que se dejó de usar GNOME 2 (renacido posteriormente como MATE), pero lo demás, en esencia seguía siendo lo mismo. Lo que sí recibió Unity en sus inicios fueron críticas por parte de los usuarios, que reaccionaron a él de forma muy negativa.

Sin embargo, pasados los años en algunos medios se preguntaban si Unity era realmente tan malo. En algunos como The Linux Rain concluían que a partir de Ubuntu 12.04 LTS Unity empezó a mejorar y a demostrar que era un escritorio competente.

Por lo demás, Unity 7 seguirá existiendo según apuntan desde medios como ZDNet, al parecer mantenido por la comunidad según dejaba entrever el propio Mark Shuttleworth. Lo que no llegaremos a usar será Unity 8, al menos con soporte de Canonical.

No decimos esto en vano. Un desarrollador llamado Marius Gripsgard, un contribuidor muy activo de Unity 8, dijo en Google+ que no pensaba rendirse:

¡No me rindo! ¡Haré lo que esté en mi mano para mantener Ubuntu Touch y Unity 8 en pie!

Y por lo que parece, está escribiendo código. Incluso hay una página web del proyecto independiente de Unity 8. Este desarrollador también promete que pronto se podrán encontrar builds para descargar.

Mir pasa al Internet of Things

iot

Por su parte, Mir continuará dentro del proyecto para el IoT de Ubuntu, tal y como dijo Mark Shuttleworth en Google+. En sus propias palabras:

Tenemos un montón de proyectos que usan Mir como compositor, de forma que el código continúe recibiendo inversiones. [...] Es un motor de composición gráfica muy rápido, limpio y poderoso, y la gente inteligente lo adora por eso.

Esto se debe a que, según el fundador de Canonical, al volver a GNOME se ven obligados a adoptar Wayland, el servidor gráfico apoyado por Red Hat. Según el empresario sudafricano, usar Mir con GNOME "no es una opción".

Ahora para Ubuntu está empezando una nueva etapa totalmente centrada en la nube y en el Internet de las cosas. Su crecimiento en servidores y en infraestructuras en la nube es donde Canonical puede centrar sus esfuerzos para intentar seguir creciendo. Mark Shuttleworth lo sabe, y así lo reconocía:

Esta ha sido personalmente una decisión muy difícil, por mi fuerte convicción en el futuro de la convergencia, y por mi relación personal con el producto y con la gente, siendo ambos increíbles. Nos sentimos como una familia, pero esta elección esta perfilada por limitaciones comerciales, y eso hace que sea difícil reconciliar esa convicción y esa relación con el producto.

Es una pena que Canonical tenga que abandonar la idea de la convergencia, pero Ubuntu no está ni mucho menos derrotado. Se ha cerrado esta ventana, pero ahora podrán centrarse en intentar desarrollar la mejor experiencia de escritorio posible para su sistema operativo. Además, será interesante ver cómo evoluciona su proyecto para el IoT, y qué papel juega Mir dentro de él.

En Genbeta | 22 trucos para ser un ninja de Ubuntu

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos