Compartir
Publicidad
Publicidad

Egipto y los hijos de la revolución dicen NO a la "transición ordenada"

Egipto y los hijos de la revolución dicen NO a la "transición ordenada"
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad
Vosotros sois los héroes, los que seguís en esta plaza. - Wael Ghonim, ejecutivo de Google y ciberactivista de la revolución egipcia

La "transición ordenada" por Hillary Clinton y que lídera el tenebroso jefe del Servicio Secreto, Omar Suleimán, formado en Moscú y en West Point, no convence a los hijos de la red que impulsaron la revolución que pasó de Facebook a la Plaza de la Liberación y en la que han aclamado al responsable de marketing de Google en Oriente Próximo y el Norte de África después de su liberación tras pasar 12 días con los ojos vendados en una celda.

La plaza que ha vivido hoy la mayor manifestación desde que comenzaron las protestas. Un claro mensaje contra un modelo de transición impuesta que además para hacerla más insoportable incluye la supervivencia política de Mubarak a través del elegido por EE.UU para pilotar esta "transición ordenada", su hombre de confianza, Omar Suleiman.

A este inquietante personaje, el diario británico The Daily Telegraph lo llegó a considerar como "uno de los jefes de espionaje más poderoso del mundo" y la revista Foreign Policy lo clasificó como el más poderoso jefe de inteligencia de Oriente Medio, por delante del jefe del Mosad, con el que mantiene, por cierto, excelentes relaciones.

Para los más significativos ciberactivistas que impulsaron la revolución, cuando Omar Suleimán prometía "abrir un diálogo con todos los partidos de la oposición preparando balas para los recalcitrantes que no aceptasen dialogar bajo sus condiciones". El Vicepresidente que decide y ejecuta mientras que el primer ministro, el general de aviación Ahmed Mohamed Shafiq, presume de controlar la flota que sobrevoló amenazante la Plaza de la Liberación. Es la transición ordenada cuyo auténtico piloto es Omar Suleimán.

Es él quien lleva las riendas de la transición del embajador. Un tenebroso personaje que jugó un papel central en el programa estadounidense de entregas extraordinarias relacionadas con los vuelos de la CIA. Por ejemplo la investigadora Jane Mayer, en su libro The Dark Side, señala el papel desempeñado por Suleiman "acogiendo" secuestrados:

Se autorizaba cada entrega al más alto nivel de ambos gobiernos… El jefe desde hace muchos años de la agencia central de inteligencia egipcia, Omar Suleiman, negociaba directamente con los altos funcionarios de la CIA. El ex Embajador de EEUU en Egipto, Walker, describió a su homólogo egipcio Suleiman como alguien “muy brillante, muy realista”, añadiendo que era consciente que tenía bastante que ver con “algunas de las cosas negativas a las que los egipcios se habían acostumbrado, como torturas y cosas así. Algo en lo que, por cierto, no mostraba muchos remilgos.

También en el cable S E C R E T CAIRO 005924 filtrado por WikiLeaks se evidencia el reconocimiento que EE.UU hace de Omar Suleimán en el "contexto de la estrecha y sostenida cooperación entre el gobierno de EEUU y el gobierno de Egipto para asuntos de contraterrorismo". Con referencia concreta al retorno de tres egipcios detenidos en Guantánamo (sobre los que existen denuncias de haber sifdo torturados por el propio Suleimán) y a los eficaces canales de comunicación en esta cuestión. No hay duda que Suleimán es el hombre de EE.UU en Egipto sea para interrogar secuestrados o para pilotar transiciones, aunque esto no te lo dirán en el telediario. El cable de WikiLeaks es esclarecedor:

La palabra de Suleiman es la garantía del gobierno egipcio, y el historial de cooperación de este gobierno en las cuestiones de contraterrorismo apoya aún más esta valoración

Historial de cooperación que incluye los interrogatorios sufridos en Egipto por el ciudadano australiano Mamdouh Habib, interrogado por el propio General Omar Suleiman, y al que se le sometió repetidamente a descargas de alto voltaje, se le sumergió en agua, se le golpeó, se le rompieron los dedos y se le colgó de ganchos metálicos.

Habib después de su estancia en Egipto, "hospedado" por el actual piloto de la transición ordenada, fue devuelto bajo custodia estadounidense y finalmente encerrado en Guantánamo. Su "confesión egipcia" se utilizó después como prueba en su juicio en Guantánamo. Años después sería puesto en libertad sin cargos.

El de la transición ordenada también dejo su impronta en el caso de otro "huesped" torturado que enviaban a Egipto en uno de esos vuelos de la CIA para interrogar con las depuradas artes del General. Se trata del caso Abu Omar.

Algo no encaja en esta revolución y menos en como nos la cuentan en el telediario, las agencias, la radio y el papel. ¿El torturador de los blogueros y de los "enviados" en los vuelos de la CIA ejecutando la transición?. ¿El hombre de confianza de Mubarak y de los EE.UU retratados en los cables de WikiLeaks?

Los Hermanos Musulmanes y otros "viejos políticos" pueden buscar su parcela de poder (y tranquilidad) pero los blogueros que desencadenaron la revolución y los miles de ciudadanos que han llenado hoy la Plaza de la Liberación quieren justicia y libertad. No tutelas del torturador, sus aliados y políticos amigos.

Wael Ghonim, el ejecutivo de Google que se jugó la vida por un Egipto mejor, lo hizo (y lo hace) del lado del germén revolucionario, democrático y modernizador. Para ayudar a opositores como El Baradei, ahora con más dificultades para hacer llegar sus mensajes a un mundo anestesiado o "encantado" con la transición ordenada.

Con las palabras de un líder, de pronto "olvidado", que muestra el mismo descontento que los miles de ciudadanos que hoy han vuelto a abarrotar la plaza de la Liberación, termina este post:

Un gobierno de transición encabezado por Suleimán sería un gran revés

En Nación Red | Los hijos de Facebook hacen historia pero se quejan de la falta de solidaridad, que sólo les llega de la red

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos