Compartir
Publicidad

Europa pierde la cabeza: todos a la cárcel

Europa pierde la cabeza: todos a la cárcel
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Son dos liberales de ALDE, el grupo que se separaba de la izquierda y permitía con su división que se aprobase el Informe Gallo. Una representante de esa corriente "liberal" que deriva en autoritaria. Es la comisaria de Interior, Cecilia Malmström (foto). Sueca y obsesionada con la protección de los niños y la represión digital.

La otra es o era una esperanza. Es la responsable comunitaria de la discutida Agenda Digital, Neelie Kroes, liberal del derechas del VVD holandés. Su defensa del libre mercado le permite alguna que otra declaración retórica contra los monopolios.

Hoy la pareja liberal ha presentado una batería de medidas para luchar contra los delitos informáticos entre las que se contempla elevar las penas de cárcel. Cinco años, para quienes accedan a un sistema o interfieran en el mismo de manera ilegal.

Mientras estamos aquí hablando, en su propio ordenador se pueden estar cometiendo delitos cibernéticos. Su ordenador se puede usar con otros para bloquear cuentas bancarias, desviar dinero o hacerse con información confidencial. No es ciencia ficción.

Así, la futura normativa propone que las penas de cárcel sean de un mínimo de dos años y que quienes instiguen, ayuden o amparen a los que cometan este tipo de delitos también sean castigados. Una vez adoptada, la directiva elevará formalmente hasta los cinco - en lugar de los dos contemplados ahora - los años de prisión cuando concurran circunstancias agravantes. Todo dentro de un ambicioso plan de control social en el ámbito de lo digital con la excusa de la ciberseguridad.

Pero hay más, La Comisión Europea aprobó, y las comisarias liberales han tenido el "honor" de anunciarlo hoy, impulsar la "Agencia Europea de Seguridad de la Información" (ENISA), que ha estado operativa durante los últimos cinco años y ahora será modernizada y fortalecida (ver último párrafo de este post en Nación Red) para ayudar a los países y a los actores privados a prevenir y combatir los ataques cibernéticos.

El nuevo Reglamento de ENISA daría a la agencia un mandato excepcional para diseñar y coordinar con los Estados miembros y las partes interesadas del sector privado actividades conjuntas en toda Europa, tales como ejercicios de seguridad cibernética, planes de resistencia de la red, análisis económicos y de evaluación de riesgos y campañas de sensibilización.

ENISA proporcionará a los países de la UE asistencia y asesoramiento en materia de reglamentación (¡!). Las comisarias europeas también anunciaron que se extienden las competencias y el mandato de la agencia aumentando sus recursos financieros y un mayor papel de supervisión de su consejo de administración. La sueca Malmström estaba feliz. La holandesa Kroes parecía incómoda.

La propuesta deberá ser aprobada por el Parlamento Europeo y del Consejo de Ministros para que puedan entrar en vigor.

Foto | Saül Gordillo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio