Compartir
Publicidad
Publicidad

La industria del videojuego y la desaparición del mercado de segunda mano

La industria del videojuego y la desaparición del mercado de segunda mano
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Seguro que casi todos los lectores (y seguro que más de dos editores) de Nación Red hemos tenido una o más consolas, con sus correspondientes colecciones de videojuegos.

Bien por el paso del tiempo, o por razones económicas, uno puede irse a cualquier tienda o mercado de segunda mano para vender los juegos antiguos, o comprar alguno por nostalgia (yo mismo ando tras un Super Mario 3 para NES).

Pero este mercado de segunda mano, no el de juegos antiguos y descatalogados, si no el de juegos de estreno reciente, será el causante de la ruina de la industria de los videojuegos, ya que, según los jerifaltes de la misma, la va a canibalizar.

Si contamos que los videojuegos nuevos (precintados) salen a la venta por unos 70 euros, y que en el mercado de segunda mano el precio baja entre 15 y 20 euros, resulta lógico que haya quien prefiera optar por la segunda opción.

Y esto es lo que preocupa a los grandes de la industria, que responsabilizan a la venta de juegos usados de, entre otras maldades, la quiebra de Game UK (aunque parece que al final no cerrará...).

Por eso, los fabricantes intentan por cualquier medio evitar que sus productos vayan a parar a ese mercado. Desde impedir el juego en línea a ‘hacer desaparecer’ personajes o contenidos.

Pero en sus intentos de mantener las ventas, ahora podrían optar por otras medidas mucho más ‘efectivas’: suprimir el formato físico y no dar otra opción a los clientes que comprar juegos descargables, así como ligar ese juego a un dispositivo concreto o que para poder jugar sea imprescindible tener la consola conectada a Internet.

Perdón, ¿dije ‘comprar juegos descargables’? Quería decir comprar licencias de uso de juegos. Con esta opción, muy en boga en el mundo del software, uno no ‘compra’ absolutamente nada más que una licencia que permite usar cierto software por un periodo determinado de tiempo. Por ello sería más apropiado llamarlo ‘alquiler’.

Cuando pasa el tiempo de la licencia, o se produce alguna mejora o actualización, los usuarios deben volver a pagar. Es la diferencia entre comprar una cosa, y comprar una licencia de uso: si lo compras, es tuyo y puedes llevártelo contigo, usarlo, volver a usarlo, e incluso usarlo otra vez en un dispositivo diferente.

Con la nueva idea de las productoras de videojuegos, ya no compraremos más, simplemente pagaremos por una licencia que nos permitirá nada más que usarlo en un sólo dispositivo. ¿Que te cambias de consola u ordenador porque se rompe o queda obsoleto? Pues a pagar otra vez.

Eso si, luego a quejarse todos cuando los usuarios se buscan la vida para resistirse a ser expoliados sistemáticamente.

En Nación Red | aDeSe: “La piratería puede acabar con toda la industria del videojuego en España” ; Esto ya va en serio: la ley Sinde-Wert se cobra sus primeras denuncias en el mundo de los videojuegos

Vía | Meristation

Foto | Seth Werkheiser

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos