Compartir
Publicidad
Publicidad

La última ronda del ACTA era la penúltima: ¡Queda Sidney por 275 y 550 dólares la noche!

La última ronda del ACTA era la penúltima: ¡Queda Sidney por 275 y 550 dólares la noche!
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La llaman técnica con su desfachatez habitual. Objetivo: cerrar definitivamente el texto (pdf) de Tokyo y por lo tanto el ACTA. Se van a Sidney entre cinco y catorce días. No había nada más barato ni más lejos. Los anfitriones son los peores que se puede imaginar un defensor de la libertad digital.

Bon voyage y a gozar de los preparativos que molan casi igual. Véamos. Se insiste a las delegaciones que lleven a Sidney un experto legal y una persona familiarizada con todas y cada una de las negociaciones o rondas, para evitar la reapertura de los temas previamente acordados. Hay que ir al grano. Despejar el camino.

Dicen que es muy bonito y baja hasta el mar. El hotel está en una zona tranquila a 10 minutos de la primera línea de roca y no muy lejos del pujante Distrito de Rocks. 275 dólares por noche. Pero a partir del cuatro de diciembre nos vamos a 550 dólares por noche. Los "nuestros" - la delegación que teóricamente nos representa - ya ha reservado sus catorce noches. Por si acaso. Aquí los tienes:

Comisión ACTA

El arrogante jefe europeo de "nuestra" delegación en las negociaciones del ACTA, el hombre HADOPI, el francés más duro en defensa del copyright que se haya conocido: Luc Devigne (a la derecha), el portugués, como el presidente al que sirve, Pedro Velasco Martins (centro) y la griega Alexandra Iliopoulou (izquierda). Otra que tal. Joven pero con la suficiente edad para adornar su currículum internacional con ciertos "trabajos" que no le conviene refrescar en ciertos "barrios" de su país natal.

Los tres, vaya tres, están coordinando el viaje como han hecho y deshecho el propio texto en nombre de los ciudadanos europeos a los que no representan. Gente con pocos escrúpulos que según fuentes, probablemente contaminadas, estarían ahora mismo buscando topos... de agua. Pobres.

¡Ya ni el correo es seguro!. ¡Ni en la Comisión hay gente decente! ¡¡Alguien ha filtrado nuestros correos!! ¡¡Esto es cosa de WikiLeaks o Zimmermann, seguro!! ¿¿¿No estuvieron juntos en Bruselas???. ¿Te fías de la Comisaria?. ¡¡¡Cuidado con los mails y los puñeteros blogs!!!. En el Observatory hay un spa que no te puedes ni imaginar. Tranquilo, Luc.

Vamos a "imaginar" que se hace más ameno el viaje

Yo llegaré el 29. Oye, yo igual me quedo un día o dos si acabamos pronto y todo sale bien. Yo salgo desde Atenas, es que me llamó el ministro ya sabes como está todo por aquí. ¿Buen tiempo en Sidney?. Sí, si, una delicia. ¡Ok, my friend!. He perdido el teléfono de la chica esa del gobierno de Australia... ¿cómo se llamaba?. ¡Sophie Crosbie!. Ah, ok, thank you. ¿Quieres el mail? Sí, apunta: sophie.xxxxxx@dfat.gov.au.

Lo que sabemos es muy preocupante. Ya no hay debate y está decidido otorgar poderes plenos (ad hoc) al denominado Comité ACTA que se sitúa por encima de los propios gobiernos. Un hecho gravísimo. Tampoco se discute ya la definición nada garantista (diáfana y precisa) de lo que estos señores entienden por pirata:

Pirata es todo acto (infracción) que lesiona los derechos de autor (o derecho conexo) mediante actividades que directa o indirectamente generan una ventaja comercial. Este acto debe ser penalizado (por los firmantes del acuerdo) asegurando, además, que la responsabilidad penal por complicidad está disponible en su derecho (nacional o comunitario).

Pero la gran farsa del ACTA se teje desde hace mucho con los viejos mimbres de la OMC y con el hilo gastado de los ADPIC. Hay que renovarse. Por eso ACTA. Sólo por eso. Para renovarse o morir. Criminalizar la red, favorecer a las multinacionales farmacéuticas y del entretenimiento cuya estirpe no es ajena en algunos casos muy vivos, acuosos y hollywoodenses a la mafia de verdad. Se ha escrito de ello, ya lo sabrás.

Lobbies de antaño que se resisten a morir, lo hacen matando la frescura de la red y el potencial de negocio y prosperidad que representa. Ya han demostrado que son capaces de todo. Enviar a la cárcel a un joven de Zaragoza por enlazar o llevar a un prestigioso inventor al límite y temer por su vida y la de su familia.

¿Hablamos de Olcese, el hombre de Marruecos en España?. ¿Hablamos de los regalos? ¿Hablamos querido Luc de Microsoft? ¿Hablamos de la pensión de Teddy en un país en el que muchos de nuestros abuelos o padres no alcanzan los 500 euros al mes? Una noche en el Hotel Observatory de Sidney.

A ese hotel al que llegarán el 29 o 30 de noviembre ¿nuestros? representantes. Se van con un documento tan estimulante como el hotel elegido. Un texto que se les ha escapado - en compañía de otros - y que hace una valoración de los grandes avances que se han hecho con respecto a lo que "tenemos con los ADPIC".

Y es que había que hacerlo para demostrar a los descontentos del núcleo duro europeo del copyright (Francia, España, República Checa, Grecia, Italia y Portugal) que se habían quejado a la Comisión Europea, para la que trabajan estos tres, de los escasos avances (entiéndase represión pura y dura) que al final se estaban produciendo con respecto de las expectativas iniciales de criminalización total. Luc Devigne, Pedro Velasco Martins y Alexandra Iliopoulou han hecho lo que han podido.

Estos países querían más leña al fuego que prenderá la libertad digital. De hecho los negociadores de la "Comisión Devigne", se supone que neutrales entre las partes, consideran que algunas delegaciones de otros países europeos les han ganado la batalla. Especialmente con el "pueda" (y no "deba") que aparecerá donde se obligaba a los proveedores a facilitar los datos de los usuarios que hayan podido cometer una infracción de copyright.

Sí, el modelo Hadopi, Sinde... Brown, Gallo... se recomienda, pero no se exige. Dicen que hay que darle las gracias especialmente a los holandeses con Neelie Kroes al frente, al supuesto topo, al vicepremier Nick Clegg y al gobierno de Finlandia.

Pero son pequeñas victorias frente a un triunfo casi absoluto de Sarkozy, Zapatero, Berlusconi y compañía. Esto se evidencia en documentos internos cuya lectura o conocimiento permite recrear desde la fidelidad absoluta a los mismos la que es la realidad del ACTA y la posición europea.

Primero: justo es reconocerlo, hay algo que no conviene cambiar y no se cambia. Eso que en la jerga de la OMC "llamamos" el “todo único”. El Acuerdo sobre los ADPIC (TRIPS en sus siglas en inglés) forma parte de ese conjunto de Acuerdos que se aplica a todos los miembros de la OMC. Avisando.

Dos:, se reconoce que "nos vamos a Sidney" porque la UE ha pedido ampliar el alcance del ACTA sobre violaciones de los derechos de autor.

Tres:, recordemos que esto es un Acuerdo Anti-Falsificación, "no nos puede pasar como con los ADPIC" que los bienes confiscados luego vuelven al mercado. Hay que destruirlo todo. Esto queda claro en el texto consolidado.

Cuatro:, hemos conseguido la inclusión de las pequeñas partidas en los bienes de carácter comercial que se deben incautar y destruir en las fronteras. Aunque esto no se excluye específicamente en el Acuerdo sobre los ADPIC, ahora con el ACTA se presenta muy clarito y como compromiso global para actuar de una vez contra las pequeñas partidas (tiendas digitales). "Este es un elemento muy importante a la luz del crecimiento de las ventas por Internet de productos infractores derechos de propiedad intelectual", explica el listo de la Comisión Europea al servicio de los lobbies.

Medidas Penales

Aquí los negociadores de la Comisión Europea, el equipo de Luc Devigne, saca pecho. Primero recuerdan que el éxito es de la Presidencia de José Luis Rodríguez Zapatero. "Las medidas penales no están contempladas en los Acuerdos sobre los ADPIC".

Yo creo que nos quedamos unos días más en Sidney. Hay tanto que celebrar:

Aplicación de medidas penales: [Comentario: Este fue negociado por la Presidencia* en nombre de los Estados miembros y sobre la base de una posición común acordada por unanimidad] *España.

Introducimos el concepto de "ventaja económica indirecta" (artículo 2.14). ¡Bien!. Recordemos que el Acuerdo sobre los ADPIC no exigía este importante y valioso principio. No nos hemos olvidado tampoco de incluir el de responsabilidad penal por "complicidad" (artículo 2.14.4) que tampoco existía. Somos buenos.
Muy importante. Hemos obligado a las partes a prever penas de prisión en su legislación nacional que también era opcional en el ADPIC (artículo 2.15). También la confiscación definitiva de bienes provenientes de estas actividades delictivas (artículo 2.16) que tampoco existía en el Acuerdo sobre los ADPIC. Recuerda.

"Todo lo relacionado con Internet, queridos amigos, es una novedad sin parangón en ningún acuerdo internacional. El Acuerdo sobre los ADPIC era totalmente ajeno a la red. Pero aquí estamos nosotros en el lujoso Hotel Observatory de Sidney para celebrar que eso se acabó". El menú:

"Hemos hecho historia, gracias a nosotros, las infracciones en el mundo digital ya no se diferencian de las infracciones en el mundo físico y se aplicarán a "todo" lo relacionado con los derechos de propiedad intelectual".

Pero es una lástima que nuestros deseos sobre la responsabilidad de los ISP (aunque hemos estado muy cerca de lograrlo) no se hayan hecho una realidad por culpa de británicos y holandeses. También hemos tenido que ceder y permitir que las patentes se excluyan del ámbito de aplicación nacional. ¡Estos americanos!.

"Pero estamos contentos". Para los delitos previstos en los artículos 2.14.1, 2.14.2, 2.14.3, y 2.14.4 cada país está obligado a establecer sanciones que incluyan penas de prisión, así como importantes multas lo suficientemente elevadas para disuadir a los criminales de volver a atentar contra la propiedad intelectual.

Cierto que hemos tenido muchos problemas con los británicos, holandeses (en los últimos días) y finlandeses. Por ejemplo se han negado a sancionar con penas de cárcel las infracciones relacionadas con el camcording. Lo que va a significar que las partes no tienen obligación de introducir la pena de prisión y multas para este tipo de infracciones. Si bien hemos llegado al acuerdo de recomendarlas. La Comisión Europea no puede evitar tener en cuenta la opinión de todos, pero... bueno, ya saben lo que pensamos nosotros.
Otro problema lo tenemos con los métodos anticopia (Technical Protection Measures). Aquí los suecos también se han quejado. Pero sobre todo los ¡¡los británicos!!, que no estaban dispuestos a ir más allá de la actual legislación europea. Aquí hemos cedido. No ha podido ser. Por lo tanto las limitaciones expresadas en el considerando 48 - 2 ª frase de la Directiva 2001/29/CE y la Directiva 91/250/CEE se deben conservar o se abriría una crisis con los países europeos que han amenazado con levantarse de la mesa.

Los países del Sur de Europa, de donde proceden los negociadores europeos, casualidad, han llevado la iniciativa para hacer ACTA peor de lo que es. No es responsable el arrogante jefe de la delegación que insultó a México y humilló constantemente a los eurodiputados, los únicos políticos de la UE elegidos por los ciudadanos. El culpable de todo esto en términos políticos es un portugués, como, casualidad, el segundo hombre de la delegación ACTA, Pedro Velasco Martins.

Se llama José Manuel Durao Barroso.

Más Información | Texto Consolidado del ACTA - Ronda de Tokio (pdf)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos