Compartir
Publicidad
Publicidad

PSOE, PP y CiU confían en que la abstención y el voto en blanco o nulo deje sin efecto el movimiento #nolesvotes

PSOE, PP y CiU confían en que la abstención y el voto en blanco o nulo deje sin efecto el movimiento #nolesvotes
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El “voto crítico” es el de un indeciso que duda entre no votar, el voto en blanco o el temido voto a un partido no señalado por No Les Votes. Ahora mismo el objetivo, ya nada sutil, de las estrategias mediáticas de los tres partidos políticos que aprobaron la Ley Sinde.

Y es que en torno a la movilización en la calle y en la red que ha sorprendido a la mayoría de políticos y periodistas se trazan variables y estrategias desde los medios afines como esa que insiste en el perfil extremadamente izquierdista, antisistema o abstencionista del movimiento que reclama que No Votes o lo hagas en blanco según la nueva versión que se han inventado los tertulianos, aunque tambiés es verdad que algunos supuestos “portavoces” de la movilización defienden ahora la opción del voto en blanco o la abstención al margen de que beneficie a los grandes partidos, lo que aprovechan los medios del tripartito proSinde para incidir en la cuestión y ponerles el altavoz. Es parte de la campaña.

Como lo es, por ejemplo, que la la directora de Hora 25 intente “convencer” a los oyentes sobre el perfil marginal de Izquierda Unida y dañar las expectativas de Cayo Lara, que el tío no se calla y dice cosas que ponen en peligro los intereses de la casa. Es el cuento del voto útil, sobre todo para los amigos de Teddy y su causa.

Nos contaba hace escasos minutos un viejo socialista, al que también le pide el cuerpo, según confiesa, votar a IU (en su caso a ICV), que en Ferraz temen un aumento espectacular del voto a Izquierda Unida que proceda de potenciales votantes socialistas (hasta “ayer”) y que haga mucho más contundente el desplome que ya anunciaban las encuestas, pero ahora “hasta límites insospechados”.

El mismísimo José Bono no deja de repetir en las últimas horas que no se vote a Izquierda Unida, según cuentan los periodistas que siguen su peregrinar electoral. Lo que viene a confirmar por donde van las preocupaciones de los socialistas.

Por su parte en el PP, división de opiniones sobre los efectos de la “revolución”, aunque alguno, con fama de acertar, espera “que el voto en blanco y nulo recoja parte del voto de los descontentos” y permita al PP alcanzar las mayorías absolutas que anuncian todas las encuestas pues una “inesperada movilización extra” a favor de Izquierda Unida o UPyD de aquellos que se inclinaban por no votar o hacerlo en blanco puede producir un inesperado cataclismo electoral al margen del ya asumido en Asturias y Navarra, algo en lo que incidirá el durmiente sector crítico del PP como no se consiga confirmar el resultado que anunciaban las encuestas.

Aunque la inquietud no ha derivado en pánico en las sedes del tripartito (PSOE, PP y CiU), pues más bien se cree que, efectivamente, el voto nulo, en blanco y también la abstención dejarán en “casi nada” los efectos del aparente huracán. ¿Hasta el punto de beneficiar a los que se pretende castigar?.

No será verdad, aunque ya nada se puede descartar, pues la revuelta con origen en la red que impulsó NoLesVotes y recogió Democracia Real Ya, ahora sí, es una prioridad absoluta de la maquinaria de los dos partidos donde siempre hay un listo sin escrúpulos que sabe aprovechar lo que en principio parecía una “tremenda adversidad”. Por eso hay que resaltar que la televisión y la radio está con ellos, en lo que ya es una batalla abierta de incierto resultado entre la partitocracia y las minorías.

Imagen | Jaume d’Urgell

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos