Compartir
Publicidad
Publicidad

Sally no es periodista, no es noticia, pero la han matado

Sally no es periodista, no es noticia, pero la han matado
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Sally Magdy Zahran, la chica de la foto, fue golpeada en la cabeza varias veces con un bate de madera. Su nombre ya aparece entre los asesinados en la Plaza de la Liberación (Tahrir).

Mientras, el presidente del gobierno de España, delante de Angela Merkel, defendía ¡ayer! una transición a la española – ¿confunde a Mubarak con Adolfo Suárez y al Vicepresidente torturador de Mubarak con Gutiérrez Mellado? – llegaban los perfiles de los hijos de la revolución asesinados por los matones del represor Mubarak.

Ese canalla al que ayer Europa y EE.UU le volvían a pedir una “transición ordenada” en lugar de señalarle la frontera. Pero días después del asedio a la Plaza de la Liberación y el intento de impulsar una transición democrática (sin Mubarak) por las fuerzas laicas, la noticia es la no-noticia:

¿Cómo es posible que los viejos medios de los Editores no hayan convertido en la noticia, la noticia de la complicidad de los gobiernos occidentales con Mubarak y el abandono de la oposición laica y democrática?.

Lo han preguntado estos días desde El Cairo jóvenes laicos y liberales. Ya es tarde. Game Over. Sally Magdy Zahran ha muerto. Ha sido asesinada. ¿Transición a la española? ¿Con los asesinos de Sally? ¿Aceptó el PSOE una transición con Arias Navarro? Debe pensar el señor Presidente que España es un erial sin ciudadanos informados. Igual como el PP piensa que son cuatro gatos y una mayoría enganchada a la televisión basura, cuyas siglas son TDT, que no se entera de nada y a la que se le puede equiparar transición española con la transición que él le reclama a Mubarak mientras los matones del faraón le revientan la cabeza al personal.

¿Por qué los demócratas que se han jugado la vida (y algunos la han perdido) tienen que aceptar una transición con Mubarak y Omar Suleimán? Los hijos de Facebook tienen memoria, pero sobre todo tienen presente a:

Hossam Mohammed El-Din, estudiante, 25 años. Asesinado en Plaza Tahrir. Su hermano explica que le dispararon 10 veces cerca del edificio del Ministerio del Interior.

Basuney Ahmed, Profesor de Arte de la Universidad de Helwan, pintor y músico. 31 años. Era padre de dos niños.

Kareem Banouna, herido de bala en la cabeza por un francotirador (fallecía horas después), 29 años, padre de dos niños.

Ahmed Mostafa Ehab, 29 años. Seis balas de goma le impactaron cuando se encontraba en Plaza Tahrir, tres lo hicieron en la cara, incluyendo una en el ojo. Entró en coma y murió ayer en el hospital de la Universidad Al Azhar en Hussein. El Hospital se niega a entregar el cuerpo a su familia a menos que firme una declaración en la que murió en un accidente de coche.

Islam Bakir, 22 años.

Hussien Taha, 19 años, estudiante de Derecho, asesinado de un disparo en el corazón con fuego real después de las oraciones en la mezquita de Ibrahim (Alejandría).

El Régimen de Mubarak está enviando un claro mensaje al mundo: la única alternativa es la Hermandad Musulmana. Decirle al mundo que nosotros demandamos un gobierno civil laico que respete las creencias de todas las personas.

Este es el mensaje de los que recuerdan a estos jóvenes asesinados (desgraciadamente muchos más). El mejor homenaje, dicen, es difundir, precisamente, este mensaje para que llegue a “vuestros gobiernos”, medios y opinión pública. Llega tarde, pero debe llegar. Los hijos de Facebook han convertido este ruego (para ser difundido urgentemente) en la esquela del olvido (político). Game Over.

Vía | Freedom Martyrs

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos