Compartir
Publicidad
Publicidad

Sarkozy se retrata otra vez al hablar de un "Internet Civilizado"

Sarkozy se retrata otra vez al hablar de un "Internet Civilizado"
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cuando Sarkozy le encarga al censor, sobrinísimo, amigo de Sinde (y alguna cosa peor) la organización de un G-20 sobre derechos de autor y un Internet Civilizado, pero no habla de Hadopi ante los representantes del mundo de la cultura que tenía delante cuando anunció lo del G-20, es que algo pasa.

¿Qué pasa?. Pues que lejos de las mentiras que viene a contar a Madrid, plagadas de insultos, el asesor de Obama (que realmente era de Bush) sobre la preocupación en Europa porque no sale la ley Sinde, lo que pasa es que a los parlamentos nacionales y las sedes de los partidos cada vez llegan más voces y encuestas que sugieren abrir rápido la ventana y escuchar a la sociedad informada no sea que su propio electorado "conservador" o bipartidista pida explicaciones del tinglado global del copyright y acabe de posicionarse del lado de la generación red y pruebe con otras opciones hasta ahora minoritarias.

Harta como está la gente de los constantes abusos de las sociedades de derechos de autor, de las mentiras, manipulaciones y presiones del embajador. Por eso lo del G-20 sobre derechos de autor para "tratar de avanzar juntos, no unos contra otros" más parece una actualización de la agenda del asesor de imagen que ve como "nos podemos estrellar, Nicolas" como no vendamos mejor. Por cierto, que tampoco estaba previsto hibernar la firma final del ACTA. ¿Qué pasa, señores políticos?.

Pasa que formaciones críticas con la dictadura del embajador del copyright han superado ya la barrera del 20% de los votos en Francia y Alemania. Aunque los Editores que presionan para sacar adelante la Ley Sinde en cuestión de horas no te lo pongan muy grande no se lo vayas a contar a un amigo y crezca la ola de gente a la que le apetece probar con otras opciones menos contaminadas que las del bipartidismo conservador que rinde pleitesía a la vieja industria de antes de Google como han hecho con el ladrillo que nos ha hipotecado a todos.

Pasa que muchos en el influyente y tradicional "tercer partido" europeo también están hartos del monopolio y el monipodio. Eso pasa. Pero en la voluntad de Sarkozy nada ha cambiado y además se ha equivocado.

Tan mal está que ha pretendido cambiar el discurso y ha sacado el mismo conejo de la vieja chistera. Ese que cuando asoma repite en francés: L’Internet civilisé. L’Internet civilisé. L’Internet civilisé. Dicen en Le Monde que es la historia de un concepto de geometría variable.

Sarkozy pretendía actualizar el discurso y las formas - y eso se lo han dicho mil veces a Sinde - para vender un poco mejor el control estatal (político) de la red. El principio de la mordaza pasa siempre por un Comité. En breve en el Senado de España. Pero el disparo a Sarkozy le ha salido por la culata de su vieja escopeta pues lo de "Internet Civilizado" todavía hace más cristalino cual es su concepto de la red.

"Lo más revolucionario que le ha pasado a la cultura humana en los últimos tiempos. La más poderosa herramienta de emancipación cultural", como ha explicado el gran intelectual español, Jesús Mosterín, requiere como el caballo salvaje de una doma civilizadora para poder pasearlo en sociedad y no abrir un blog y que alguien se acuerde de los chanchullos del tráfico de armas y la financiación de las campañas o de su señora (o pareja que no me acuerdo).

A este plano de realidad que tanto les asusta se asoman los civilizadores de internet, con Sarkozy al frente, para domar al potro salvaje que genera riqueza, prosperidad, cultura y oportunidades vitales, pero sobre todo profundiza en la democracia al facilitar el control del poder, que eso es la esencia de la democracia. Aunque te aseguro que hay muchos diputados que no lo saben y se piensan que la democracia es lo del papel en la urna un domingo cada cuatro años.

Estos días el magnífico y activo periodismo digital francés ha recordado que también Antoine Gallimard, presidente francés de los editores del libro, amigo íntimo de muchos autores españoles con columna y enemigo declarado de Google, había usado exactamente las mismas palabras para describir la nueva contribución que aportaría Hadopi: civilizar a los de Internet.

El discurso paternalista del Internet Civilizado de Sarkozy bebe efectivamente del miedo a la libertad (y a perder los privilegios). Pero en Francia algunos han profundizado un poco más en la intrahistoria idelógica de este concepto que el presidente francés ensaya de vez en cuando, ahora como decimos para intentar convencer a su propio electorado que empieza a hacerse preguntas sobre el tinglado global. ¿No serán piratas los que dicen que todos son piratas?. No puede ser (o sí).

Para algunos finos analistas la raíz ideológica del Internet Civilizado al que recurre regularmente Sarkozy para justificar Hadopi o el filtro censor (el vídeo de la Bruni) está en el corpus justificador del colonialismo de Jules Ferry. Aquel republicano que aglutinaba el aplauso de republicanos de derecha e izquierda y defendía la conquista de los territorios incivilizados (de razas inferiores) con las ideas del "progreso". Si bien el populista Jules Ferry justificaba la colonización, sobre todo, por imperativos económicos: "Le hace falta a nuestra Gran Industria". ¿Te suena?.

"Como cuando fuimos a Argel para destruir la piratería": civilicemos Internet, erradiquemos a los piratas. Ah, se me olvidaba, "WikiLeaks no tiene lugar en el Internet civilizado que debemos construir" (Eric Besson, ministro de Asuntos Digitales de Nicolás Sarkozy).

Foto | World Economic Forum

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos