Microsoft promete una tienda de juegos abierta y transparente para evitar poner en peligro la compra de Activision Blizzard

Microsoft promete una tienda de juegos abierta y transparente para evitar poner en peligro la compra de Activision Blizzard
3 comentarios

Que los reguladores vean con malos ojos una adquisición de empresas puede dar al traste con adquisiciones multimillonarias dentro del sector tecnológico. Bien lo sabe Nvidia, que esta misma semana ha visto frustrada su compra del fabricante ARM por 40.000 millones de dólares.

Por eso, los ejecutivos de Microsoft parecen querer adelantarse a los acontecimientos ante el ineludible escrutinio de su reciente acuerdo de adquisición del gigante de los videojuegos Activision Blizzard (por más de 60.000 millones de dólares), y han empezado a tranquilizar preventivamente a los organismos reguladores prometiendo una futura tienda de aplicaciones "abierta" y "universal".

Para ello, este miércoles Microsoft anunció un conjunto de 'principios' que la compañía asegura que aplicará tanto a la Microsoft Store en Windows como a la próxima generación de sus marketplaces de juegos. El presidente de Microsoft, Brad Smith, reconoce sin rodeos que su objetivo es el de

"abordar la creciente responsabilidad de Microsoft a medida que comenzamos el proceso de búsqueda de aprobación de los reguladores de todo el mundo respecto a nuestra adquisición de Activision Blizzard. […] Estamos más enfocados en adaptarnos a la regulación que en luchar contra ella".

"No estamos en el mundo de 2018 o 2019, es 2022. Y reconocemos que ahora habrá más escrutinio en cualquier gran adquisición que lleve a cabo cualquier gran empresa tecnológica".

"Nos comprometemos a jugar limpio", parece estar proclamando Microsoft

Una enmienda a la totalidad al modelo App Store / Google Play Store

Los principios recogidos en el documento suenan a reprimenda contra el modelo restrictivo aplicado hasta ahora en las tiendas de sus rivales Google y Apple, que ha desembocado en numerosas críticas y litigios durante los últimos años:

  • Microsoft permitirá a todos los desarrolladores acceder a su tienda de aplicaciones si cumplen con los estándares de la compañía.
  • No habrá dobles raseros en la aplicación de las reglas de marketing de la tienda: no dará ventajas a las aplicaciones de sus aplicaciones o las de sus partners sobre otras.
  • Los usuarios de Windows seguirán pudiendo usar otras tiendas de aplicaciones y cargar aplicaciones descargadas de Internet
  • Los desarrolladores no estarán obligados a usar el sistema de pagos de Microsoft para los pagos en la aplicación.
  • Se respetará la privacidad de los consumidores, dándoles controles para administrar sus datos y cómo se utilizan.
  • Se comprometen a no hacer uso de ninguna información o datos no públicos de la tienda de aplicaciones para competir contra los desarrolladores que publican en la misma.
  • No impedirán que los desarrolladores se comuniquen directamente con los usuarios a través de sus apps para fines comerciales legítimos.

De hecho, estos principios parecen pensados para seguir la estela del proyecto de 'Ley de Mercados Abiertos de Aplicaciones', recientemente aprobado en el Comité de Justicia del Senado estadounidense, que se aplicaría a todas aquellas tiendas de aplicaciones con más de 50 millones de usuarios estadounidenses…

…y que evitaría ciertas prácticas hoy vigentes como la de exigir a los desarrolladores que usen exclusivamente el sistema de pagos integrado en la plataforma, o la de castigar a los desarrolladores por ofrecer sus aplicaciones a precios diferentes en otros lugares.

Es importante señalar, en cualquier caso, que Microsoft realmente no ha anunciado el lanzamiento de una nueva tienda de aplicaciones ni la inmediata implantación de los citados principios en sus actuales tiendas: sólo ha hecho públicos los principios que se compromete a aplicar a futuro.

Temas
Inicio