Publicidad

Depresiones y malas condiciones laborales: varios extrabajadores de Facebook hablan de su experiencia moderando contenido
Redes sociales y comunidades

Depresiones y malas condiciones laborales: varios extrabajadores de Facebook hablan de su experiencia moderando contenido

Publicidad

Publicidad

Las difíciles condiciones de trabajo de los moderadores de Facebook vuelven a ser noticia. Si en febrero The Verge publicaba una amplia investigación en la que relataba la difícil vida de estos trabajadores, realmente empleadas de subcontratas de la compañía de Mark Zuckerberg, esta semana una nueva investigación en la que queda claro que la situación va más allá y Facebook parece no conocerla.

El relato de lo averiguado comienza de una forma especialmente trágica: con la muerte de uno de los moderadores prácticamente en su puesto de trabajo.

Uno de los moderadores de Facebook llegó prácticamente a morir en su puesto de trabajo de un ataque al corazón, según la investigación

Según explica el artículo publicado por el medio estadounidense y basado en entrevistas con una docena de empleados de la subcontratada empresa Cognizant, Keith Utley, antiguo miembro de la Guardia Costera de Estados Unidos, murió de un ataque al corazón en la oficina en la que trabajaba. Sucedió poco después de que sus compañeros advirtieran que estaba tremendamente angustiado.

La empresa, según la investigación, llegó a mentir al resto de empleados sobre el suceso incluso insinuando que Utley estaría recuperándose.

El impacto de moderar para Facebook

Eye 1553789 1280

La investigación de The Verge muestra la crudeza que supone moderar contenido para Facebook. Además, sin trabajar directamente para la compañía y cobrando un sueldo notablemente bajo, 28.800 dólares, si lo comparamos con los empleados directos de la red social. Cognizant, por el contrato suscrito con Facebook, recibe 200 millones según un extrabajador conocedor de este asunto.

Una de las historias más llamativas es la de Shawn Speagle, un hombre de 23 años que fue contratado con la promesa de ayudar a las empresas a analizar el engagement de sus páginas de Facebook, quizás teniendo que moderar contenido en algún momento.

Sin embargo, dos semanas después de que entrara en la oficina, un gerente les dijo a él y a un compañero que revisarían violencia gráfica y discursos de odio a tiempo completo. No era la idea con la que este hombre accedió a la entrevista.

Vio mutilar los genitales de un ratón vivo, cortarle la cara a un gato con un hacha de guerra, personas jugando con fetos humanos...

"Durante los seis meses posteriores a su contratación, Speagle moderaba de 100 a 200 puestos al día. Vio a la gente arrojar cachorros a un río enfurecido y poner fuegos artificiales en la boca de los perros. Vio a la gente mutilar los genitales de un ratón vivo y cortarle la cara a un gato con un hacha de guerra. Vio vídeos de personas que jugaban con fetos humanos y dice que aprendió que se les permite estar en Facebook "siempre y cuando la piel sea translúcida". Descubrió que ya no podía dormir más de dos o tres horas por noche. Con frecuencia se despertaba llorando con sudor frío".

Desde Cognizant se defienden en el reportaje asegurando que son transparentes a la hora de explicar el trabajo que un futuro empleado llevará a cabo, aunque el artículo explica que si sus jefes se hubiesen preocupado por la idoneidad de Speagle habrían descubierto que tenía antecedentes de ansiedad y depresión quizás no compatibles con la tarea que se le iba a encomendar.

Las condiciones de trabajo

Apple 691323 1280

De acuerdo con el reportaje, el centro de moderación de contenido de Facebook objeto de este trabajo periodístico es que el que realiza un trabajo más deficiente de América del Norte y no cumplen con el contrato firmado. En este se establece que deberían ser capaces de detectar con un 98 % de fiabilidad el contenido dañino, pero estos apenas llegan al 92 % de precisión.

En este bajo desempeño podrían tener que ver las condiciones de trabajo de los empleados. En su sede de Tampa, Florida, según el testimonio que proporcionan, las instalaciones están frecuentemente sucias, los baños presentan manchas de excrementos y sangre menstrual, en sus escritorio han llegado a encontrar vello púbico, uñas y otros deshechos corporales, las peleas verbales y físicas son habituales en la oficina, así como los robos, e incluso se han denunciado dos casos de acoso sexual que ahora están ante la Comisión de Igualdad de Oportunidades en el Empleo de los Estados Unidos.

A esta situación en el entorno de trabajo hay que sumar las condiciones estrictamente laborales. Los empleados trabajan por 15 dólares la hora, una remuneración por debajo de la media del estado; no disponen de bajas por enfermedad porque la legislación de Florida no las requiere; un motivo de despido puede ser faltar repetidamente a la oficina aunque sea por motivos de salud y solo disponen de dos pausas de 15 minutos por jornada y 9 minutos adicionales de "bienestar" que pueden emplear en el momento en el que se sientan abrumados por el coste emocional que supone su trabajo.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir