Compartir
Publicidad

La NSA monitorizó los hábitos porno de varios presuntos islamistas radicales para restarles credibilidad

La NSA monitorizó los hábitos porno de varios presuntos islamistas radicales para restarles credibilidad
5 Comentarios
Publicidad

Nuevos documentos filtrados por Edward Snowden destacan una táctica empleada por las instituciones americanas para combatir el terrorismo: monitorizar los hábitos pornográficos de radicales islamistas con el fin de minimizar su credibilidad.

Esto es lo que se recoge en una serie de diapositivas y documentos que han sido obtenidos por el "Huffington Post":http://www.huffingtonpost.com/2013/11/26/nsa-porn-muslimsn4346128.html y que se corresponden con el análisis de las actividades online de seis radicales islamistas afincados en varias partes del mundo. Tres de origen saudí y otros tres de origen anglosajón, la NSA monitorizó durante meses sus visitas a páginas porno y sus conversaciones subiditas de tono con mujeres de diferentes ámbitos. Todo ello con la intención de restarle credibilidad a sus discursos.

La NSA tiene información sexual explícita sobre dos de los seis individuos, aunque varios portavoces no han querido confirmar si ésta ha sido utilizada para atentar contra su reputación o si ha sido filtrada a los medios de comunicación. En los documentos tampoco se observa ningún tipo de preocupación por el aspecto legal o ético de este tipo de prácticas, algo que no debería sorprender a nadie a estas alturas de la película.

Además de analizar los hábitos pornográficos de estos supuestos radicales la NSA también examinó sus listas de contactos.

Una táctica utilizada durante décadas

Este tipo de iniciativas han sido utilizadas por diferentes organismos estadounidenses durante décadas y no solo han afectado a presuntos terroristas. Bajo el mandato de J. Edgar Hoover el FBI llevó a cabo numerosos análisis de las conversaciones de personalidades como "Martin Luther King Jr":http://en.wikipedia.org/wiki/MartinLutherKing,Jr.#FBIandKing.27spersonal_life con el fin de restarle credibilidad a su figura a mediados de la década de los 60.

Este tipo de investigaciones consistían por entonces en pinchar los teléfonos de los objetivos y seguir sus pasos, algo que hoy en día resulta mucho más sencillo gracias a Internet y las comunicaciones online.

Con el paso de los meses vamos conociendo mejor las actividades de la NSA y vemos cómo abarcan diversos ámbitos. Más que preguntarse qué será lo siguiente en filtrarse deberíamos pensar qué aspectos de nuestros hábitos online no han sido tocados por la NSA.

Vía | Huff Post En Genbeta | Filtraciones de la NSA

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio