Las cinco principales diferencias entre Windows 10 y Windows 11

Las cinco principales diferencias entre Windows 10 y Windows 11
21 Comentarios

Este verano se cumple un año desde el inesperado anuncio de una nueva versión del sistema operativo de Microsoft, Windows 11, pocos años después de que la compañía asegurase que Windows 10 iba a ser 'la última versión de Windows', que a partir de ese momento se actualizaría mediante una política de 'rolling release' sin cambiar el número de versión de Windows. Microsoft intentó argumentar su repentino cambio de posición, pero a todos nos sonó un poquito a tomadura de pelo.

Si a estas alturas aún no te has actualizado a Windows 11 y te mantienes en Windows 10, procedamos a echar un rápido vistazo a las principales diferencias entre ambos, para que valores si te interesa emprender la migración. Ten en cuenta también que Microsoft ya nos ha sorprendido antes incorporando a Windows 10 algunas de las 'novedades' de su sucesor (como pasó con la implementación de DirectStorage, enarbolada en su momento como uno de los grandes atractivos de W11 para el público gamer).

Un vistazo a…
WINDOWS 10: 9 TRUCOS MUY ÚTILES y POCO CONOCIDOS

La barra de tareas y el menú de Inicio

Sin duda, los mayores cambios entre ambas versiones de Windows (y los primeros que se perciben) afectan al aspecto de la interfaz de usuario. De primeras, la tradicional alineación de iconos a la izquierda de la barra de tareas (propia de Windows desde sus orígenes, no sólo en Windows 10) se transmuta en una novedosa alineación centrada.

En cuanto clicamos en el menú de Windows, las diferencias se acumulan: en primer lugar, destacan las esquinas redondeadas, los iconos de tamaño más reducido y una posición destacada, en la cima del nuevo menú, para la barra de búsqueda.

Actualmente, podemos devolver los iconos de la barra de tareas a su antigua posición en la zona inferior izquierda, pero para eso tendremos que alterar la configuración por defecto. Sin embargo, funciones como la posibilidad de cambiar la posición en la pantalla de toda la barra de tareas, que antes sí era posible, ahora han sido eliminadas.

Aspecto y gestión de las ventanas

Sanp

Además de los cambios concentrados en la barra de tareas y el menú de Inicio, Windows 11 introduce varios cambios con respecto a su sucesor que afectan a toda la interfaz. Ya no es sólo que las esquinas redondeadas se prodiguen por todas las ventanas y no sólo por el menú de Inicio, sino que dichas ventanas ahora incluyen una interesante función denominada Snap Layouts, que acerca Windows al modelo de los 'tiling window managers', facilitando la simultánea visualización de varias ventanas en el escritorio.

Menú contextual

Context

El nuevo menú contextual —el que aparece al hacer clic con el botón derecho en el escritorio o en el Explorador— es, sin duda, uno de los cambios polémicos de Windows 11, al restringir artificialmente las opciones disponibles (que siguen accesibles mediante un segundo clic) y por suprimir la leyenda de texto que acompañaba hasta ahora a los iconos correspondientes a algunas de las funciones más usadas —como borrar, renombrar, copiar, cortar, pegar, etc— lo que nos obliga ahora a estar adivinando la función de cada icono. Por fortuna, existen métodos para restaurar el antiguo menú contextual de Windows 10 en Windows 11.

Requisitos mínimos de hardware

Una de las grandes (y no demasiado gratas) novedades de Windows 11, y posiblemente la que más polémica generó cuando se anunció su lanzamiento, fue la relativa a los nuevos requisitos de hardware del sistema operativo. Si bien su nivel de exigencia en términos de potencia es similar al de Windows 10…

…cientos de miles de equipos compatibles con Windows 10 han sido incapaces de actualizar a su sucesor (no, al menos, sin 'trucar' un poco las cosas) por culpa de la exigencia de placas bases modernas, equipadas con determinados modelos de CPU (algunos relativamente recientes, como los Intel Core i 7000 y los AMD Ryzen 1000, han quedado excluidos), con módulo TPM 2.0 y con Secure Boot. Igualmente, se han duplicado las exigencias en materia de memoria RAM, desde 2 GB hasta los actuales 4 GB.

Compatibilidad con Android

Juegos

Uno de los grandes atractivos de Windows 11 cuando Microsoft lo anunció fue la posibilidad de instalar en el mismo aplicaciones Android como si se tratase de cualquier aplicación Windows, sin necesidad de emuladores ni de máquinas virtuales, sólo de un 'subsistema Windows para Android' (WSA) equivalente al WSL que ya permite usar software Linux.

Al principio, la disponibilidad e integración de aplicaciones dejaba bastante que desear, teniendo a nuestra disposición sólo una pequeña porción de las mismas, seleccionadas por la Appstore de Amazon. Sin embargo, Microsoft ha avanzado notablemente en los últimos meses en la implementación de un WSA digno de tal nombre… así como en el desarrollo de un Google Play Juegos para PC.

Temas
Inicio