Microsoft fuerza en Windows 10 la instalación de la comprobación de compatibilidad con Windows 11, y no permite desinstalarla

Microsoft fuerza en Windows 10 la instalación de la comprobación de compatibilidad con Windows 11, y no permite desinstalarla
9 comentarios
HOY SE HABLA DE

Microsoft no parece estar muy contento con el ritmo de actualizaciones desde Windows 10 a Windows 11 de estas últimas semanas y, como ya pasó hace cinco años con la actualización a Windows 10, están empezando a recurrir a técnicas invasivas para forzarnos a cambiar nuestra versión de su sistema operativo lo antes posible.

Así, ya han empezado a forzar entre los usuarios de Windows 10 la instalación de una herramienta, PC Health Check, encargada de analizar nuestros equipos para advertirnos del nivel de compatibilidad de los mismos con el nuevo Windows 11 y, con ello, de si podemos optar a la actualización gratuita a través de Windows Update.

Hace un lustro, al menos, su excusa para forzar la actualización a Windows 10 desde Windows 7 fue la inminente finalización del plazo para que dicha actualización pudiera realizarse de manera gratuita. Sin embargo, ahora sólo llevamos unas pocas semanas con Windows 11 disponible, y Microsoft ya se ha encargado de instalarnos software no solicitado.

Un vistazo a…
'Sgroogled.com': cuando MICROSOFT lanzaba anuncios ANTI-GOOGLE

Una reinstalación continua que sólo podremos frenar usando Regedit

Y esto lo ha hecho incluyéndolo en la actualización KB5005463 de Windows Update disponible para sistemas Windows 10. Bien es cierto que la instalación de PC Health Check no ejecuta automáticamente la aplicación ni activa automáticamente la actualización a Windows 11 (ni siquiera en equipos 100% compatibles), pero Microsoft debería aprender a respetar un poco la voluntad de sus usuarios…

…sobre todo porque, además, esta aplicación puede ser desinstalada: posteriores actualizaciones volverán a reinstalarla una y otra vez. Ah, y no intentes desinstalar la KB5005463 desde el historial de actualizaciones, porque el sistema te sorprenderá con un mensaje comunicando que tal actualización no está instalada en tu sistema operativo.

Instalado
"¿A quién va a creer, usuario, a nosotros o a sus propios ojos?"

No, esta reinstalación continua sólo puede verse frenada recurriendo a Regedit, el editor del Registro de Windows. Como explican en la publicación estadounidense Bleeping Computer, primero deberemos desinstalar la herramienta, tras lo cual tendremos que abrir regedit.exe (pulsando Win+R o recurriendo al menú de búsqueda de la barra de tareas).

Una vez hayamos abierto el editor, tenemos que ir a la ruta "HKEY_LOCAL_MACHINE\SOFTWARE\Microsoft\PCHC" y comprobar si allí hay una clave llamada "PreviousUninstall", cuyo valor tendremos que cambiar a "1".

El paso anterior impedirá la instalación de la citada actualización. Como alternativa, podemos intentar bloquear únicamente la instalación de la aplicación de comprobación de compatibilidad. Para ello tendremos que crear la clave "installed" con el valor "1" en la ruta "HKEY_LOCAL_MACHINE\SOFTWARE\Microsoft\PCHealthCheck".

Temas
Inicio