Recibió una estafa por WhatsApp de alguien que decía ser su hija. Se puso tan nerviosa que no supo ver que era todo falso

Recibió una estafa por WhatsApp de alguien que decía ser su hija. Se puso tan nerviosa que no supo ver que era todo falso
4 comentarios

Esta es una historia real que le pasó a una amiga de la periodista que aquí escribe. Hace unos días estaba Belén tomando algo con una amiga. Acababa de aterrizar a una ciudad en la que nunca había estado y se reencontró con una conocida con la que tenían muchas cosas que contarse y ponerse al día. Cuando decidieron irse del bar, ambas miraron sus móviles que estaban en silencio. Se encontraron con decenas de llamadas y mensajes por plataformas de mensajería varias enviados por parte de amistades en común y de la familia de Belén.

Incluso había mensajes en grupos grandes preguntando si alguien sabía dónde estaba Belén que había una gran urgencia. En los mensajes se le pedía a a Belén que por favor se pusiera en contacto con su familia cuanto antes. A la otra los mensajes acumulados preguntaban si estaba con Belén. Podéis imaginaros el susto de ambas al ver el despliegue montado para localizarlas.

Justo en ese momento, cuando ya habían visto sus teléfonos, una amiga de Belén llamó. Dijo que cómo estaba, que si estaba bien, que estaban preocupadas, que su madre ya había informado a la Guardia Civil... Belén no entendía nada. Llamó a su madre. Tras una conversación primero atropellada por los nervios, cuando comenzó a llegar la calma, al ver que Belén estaba estupendamente, las ideas comenzaron a aclararse.

Un vistazo a…
¡QUE NO TE ENGAÑEN! Los principales TIMOS en COMPRAS ONLINE y CÓMO EVITARLOS

La típica estafa

policia nacional estafa

El tema es que la mujer recibió un mensaje por WhatsApp. Decía ser su hija. Comentaba que se le había caído el teléfono en el WC, se había mojado y estropeado y que había comprado una nueva SIM. Que ya le explicaría más tarde su problema pero que necesitaba 2.200 euros urgentemente.

Mientras que al principio de la conversación la madre respondió con calma, cuando vino la petición de ayuda urgente se puso muy nerviosa. Porque además, mala coincidencia, justo ese día su hija había volado a pasar unos días a otro país que no conocía.

Y aunque no cayó en la trampa, porque quería asegurarse antes de que realmente era su hija (una cosa que hizo muy bien fue decir a su supuesta hija si seguóia en París, sabiendo perfectamente que su hija no estaba en París y a lo que la otra persona dijo que sí), la urgencia del mensaje le hizo pasar un muy mal rato. Primero llamó a la Guardia Civil para informar de que a su hija podría haberle pasado algo. Y luego avisó a amigas varias para ver cómo llegar a ponerse en contacto con su hija.

Pistas de una estafa obvia

Este estrés hizo que ni siquiera sus amigas cayeran en la cuenta de que esto podría tratarse de una de las tantas estafas típicas que se realizan a través de WhatsApp. Solo un amigo alertó de esto: vamos a localizar a Belén, pero seguro que es una estafa.

Cuando los ánimos se habían calmado, Belén le dijo a su madre que le compartiera las capturas de pantalla. En esas capturas se veía claramente que algo había raro: muchas faltas de ortografía que ella nunca comete, muchas palabras propias del español latino, cuando ella es de Catalunya... Belén quiso repasar con su madre ese mensaje para que, si vuelve a pasar algo similar, sepa identificar los aspectos sospechosos.

Porque a primera vista a todo el mundo nos puede parecer muy dificil de caer en estas trampas, pero en momentos de estrés, las respuestas del cuerpo y el cerebro cambian.

Ya a comienzos de este año en Genbeta nos hicimos eco de que la Policía Nacional estaba alertando de un nuevo caso de robo de dinero: los estafadores contactan con mujeres y las engañan haciéndose pasar por sus hijos para solicitarles, de manera urgente, dinero con el fin de hacer frente a un problema inmediato. Este es uno de los tantos casos similares que reportamos a menudo.

En Genbeta os hemos dado muchos consejos para evitar caer en estas estafas. El fenómeno de phishing y estas estafas a través de webs, correo electrónico y mensajería, en lugar de ir a menos, crece cada año. Y os explicamos que una de las mejores formas de identificar un caso de estafa online es leer con atención ya que suelen estar plagadas de faltas de ortografía y alguna incongruencia.

Como ya os comentamos un "punto clave que nos permite identificar los SMS que son fraudulentos es precisamente la calidad de escritura. Estos mensajes fraudulentos casi siempre cuentan con algunas erratas importantes. Ante estos casos siempre es importante desconfiar".

Temas
Inicio