Compartir
Publicidad
Publicidad

El ICANN estudia incorporar 500 nuevos dominios a Internet

El ICANN estudia incorporar 500 nuevos dominios a Internet
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El ICANN, organismo internacional que autoriza las extensiones de Internet, tiene trabajo. Está en debate la posibilidad de incorporar hasta 500 nuevos dominios, que se añadirían a los ya clásicos .com, .es, .org, .info, etc. En la actualidad, tan solo existen 20 terminaciones, pero el próximo año podrían multiplicarse debido a las peticiones de ciudades, comunidades y marcas.

Por un lado, hay territorios que quieren conseguir su propia extensión, como Madrid, Euskadi o Barcelona. En este momento, los únicos que tienen dominio propio son los catalanes (.cat), pero las demás comunidades y principales ciudades quieren subirse al carro. En el caso de la capital, Madrid, se persigue la creación de .madrid, por ejemplo.

Por otro lado, está la terminación especial .xxx para páginas web de pornografía. Aunque el grupo de contenidos para adultos obtuvo la autorización hace unos meses por parte del ICANN, ahora se ha decidido aplazar su aprobación definitiva hasta marzo del próximo año.

Finalmente, también hay marcas internacionales que quieren extender su nombre en Internet. Es el caso de Orange que quiere que se le otorgue la terminación .orange. Sin embargo, tendrá la oposición de los productores de naranjas o incluso la de la propia operadora francesa, con la que comparte nombre. Aun así, cabe preguntarse si es necesaria la existencia de tales extensiones.

Algunas comunidades internacionales, como la de gays y lesbianas o defensoras de la familia, han conseguido consenso en el ICANN y lo más seguro es que se apruebe su petición. Sin embargo, las demás todavía están por confirmar. Es lógico que algunos contenidos de la red estén claramente identificados, como es el caso de la pornografía, pero hay otros que quizás no necesitan con tanto fervor su dominio propio.

El ejemplo más claro es el de Orange. Actualmente, la terminación .com es la más extendida y, a menudo, muchas personas que desconocen el final de una web la utilizan para entrar en ella. En su defecto, también destaca el .es en España. Más allá de esto, pocas veces se usa el .org o el .info. Si a esta lista empezamos a sumar extensiones, los usuarios de Internet se perderán en un mar de dominios. Las consecuencias de esto sólo harán que el tráfico de Google aumente, dado que las personas desconocerán la web directa y tendrán que acceder a ella a través del buscador.

Hay que discernir entre gremios y entidades. Es lógico que, por ejemplo, las ciudades quieran tener su propia extensión. Pongamos que sea .city. Pero no lo es que cada ciudad quiera tener la suya, porque entonces tendremos webs del estilo de www.madrid.madrid, o www.barcelona.bcn , o www.valencia.val. En cambio, si sabemos que las ciudades están agrupadas bajo un solo dominio, no habrá duda de que hay que usar .city.

Además, para que el ICANN autorice el proceso de aprobación, cada aspirante tiene que cumplir unos requisitos legales y técnicos mínimos. En esta ocasión, hay que desembolsar 185.000 dólares (alrededor de 140.000 euros) para cubrir los costes del análisis de viabilidad de los dominios solicitados.

Foto | Guillermo R. Loizaga (Flickr)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos