A falta de drones, buenos son robots: Glovo iniciará en 2022 un proyecto piloto de robots autónomos de reparto en Madrid

A falta de drones, buenos son robots: Glovo iniciará en 2022 un proyecto piloto de robots autónomos de reparto en Madrid
6 Comentarios

Tras un lustro de conflictividad laboral y debate político-legal en torno a la figura de los 'riders' en nuestro país, las empresas de reparto de comida parecen empezar a apostar por una alternativa, a priori, menos problemática: los vehículos de reparto autónomos. Siguen así la estela de varias compañías de delivery en China y los EE. UU..

Y es que el unicornio español Glovo ha firmado un acuerdo con Goggo Network, la compañía fundada por el emprendedor hispano-argentino Martin Varsavsky (fundador también de Jazztel), para lanzar una prueba piloto que pondrá a circular estos 'robots de reparto' por las calles de Madrid en 2022, comenzando en enero en el Distrito de Salamanca.

Un vistazo a…
Cómo solicitar el CERTIFICADO DIGITAL de PERSONA FÍSICA de la FNMT

Un programa piloto posible gracias a la última reforma de la normativa de movilidad de la capital

Inicialmente, tres de estos robots se desplazarán por esta zona de Madrid, circulando exclusivamente por vías peatonales y a una velocidad equivalente a la de un peatón (un máximo de 8 km/h), gracias a una IA que les permitirá reconocer obstáculos y pasos de peatones.

Los clientes, que recibirán una notificación cuando el robot autónomo llegue a destino, tendrán que recoger el paquete haciendo uso de una clave única o bien acercando el móvil al robot para abrir su compartimento. Los robots servirán los mismos productos disponibles en el servicio de supermercado a domicilio de Glovo.

Durante, al menos, el primer mes de puesta en marcha del programa piloto, los robots irán acompañados de un operador humano que supervisará las entregas y recogerá las opiniones de los usuarios sobre el servicio.

Esta iniciativa es posible gracias a que el ayuntamiento de la ciudad reformó en septiembre su normativa de movilidad y aprobó una nueva ordenanza que regula la circulación de vehículos autónomos por sus calles.

Zona Operaciones Robot Delivery
Zona de operaciones del robot, con la localización del supermercado de Glovo y los planes de expansión a futuro.

Glovo ya ha solicitado el preceptivo permiso al consistorio, y el propio concejal de Innovación y Emprendimiento se ha manifestado al respecto:

"Autorizar en pocas semanas pruebas de concepto en una zona acotada nos va a convertir en un punto muy atractivo para que empresas de todo el mundo se establezcan en Madrid".

Además de este proyecto conjunto con Glovo, Goggo Network cuenta ya con permiso para echar a rodar una iniciativa propia: un foodtruck autónomo que operará en la zona de Las Rozas

Más allá de la movilidad y la IA: el otro lado del debate

No faltan, sin embargo, quienes ven en un proyecto como este una declaración de intenciones de la compañía en lo que respecta a la relación con sus 'riders', y un paso más en la robotización de los puestos de trabajo.

De hecho, la federación de riders del sindicato CGT se preguntaba ayer en Twitter si Oscar Pierre y Sasha Michaud —fundadores de la compañía— pretendían deshacerse de los repartidores invirtiendo en robótica, "en vez de cumplir con el Estatuto de los Trabajadores".

Tal opinión no carece de base: Ander Castillo, director del área de envíos ultrarrápidos de Glovo, reconocía recientemente que su compañía estaba "estudiando cómo la automatización puede reducir los costes de personal y optimizar la ejecución de las tareas".

Por su parte, Yasmine Fage, cofundadora de Goggo, explica con estas palabras las ventajas de los robots frente a los humanos en el sector del delivery:

"El robot ofrece rapidez, eficiencia y flexibilidad. Puede servir un pedido en cualquier momento y hora y con ellos se producen menos errores, mejorando el servicio final".

Temas
Comentarios cerrados
Inicio
Inicio